Mubarak repetirá el 'juicio del siglo'

A sus 84 años y en delicado estado de salud, el destronado dictador volverá a comparecer por la matanza de civiles durante el levantamiento popular que lo bajó del poder.

Después de ser derrocado en enero de 2011, el exdictador Hosni Mubarak fue condenado a cadena perpetua (el 2 de junio de 2012)  por la matanza indiscriminada de manifestantes de la revolución egipcia. Más de una vez, durante el emblemático levantamiento que tuvo su sede en la Plaza Tahrir, las fuerzas militares abrieron fuego contra la multitud, un hecho que, según cifras de la Fiscalía. dejó 846  civiles muertos.

El primer juicio contra Mubarak se realizó en la Academia de Policía, a las afueras de la capital. El caso, llevado a cabo por el juez Ahmed Refaat, fue denominado como 'el juicio del siglo'. Sin embargo, en enero de este año un Tribunal anuló la condena interpuesta, aceptando los recursos presentados por los abogados defensores y la Fiscalía contra la citada sentencia a cadena perpetua. El histórico fallo del 2 de junio del año pasado no contaba con pruebas suficientes, según la defensa de Mubarak y Al Adli, mientras que el Ministerio Público exigía la pena de muerte para los inculpados por la muerte de manifestaciones.

Mubarak, a sus 84 años y en delicado estado de salud, volverá a ser procesado por esa misma causa junto al exministro del Interior Habib al Adli, quien también fue sentenciado a cadena perpetua en el primer fallo, y seis altos cargos de su departamento que fueron absueltos. Además, también se repetirá el juicio a los dos hijos de Mubarak, Alaa y Gamal, y el empresario Husein Salem -detenido en España- por delitos de enriquecimiento ilícito y por favorecer la exportación de gas a Israel a precios bajo el valor de mercado.

Está vez habrá nuevos elementos para analizar durante el juicio. El diario británico The Guardian y varios periódicos egipcios publicaron extractos de un informe sometido a Mursi en enero pasado pero que todavía no ha sido publicado oficialmente. El texto acusa al ejército de torturas y desapariciones forzosas durante los 18 días de la revuelta contra Mubarak y también en los meses siguientes. Human Rights Watch pidió este viernes al presidente egipcio que haga público cuanto antes el documento para que sea "el primer reconocimiento por parte del gobierno de los abusos cometidos por el ejército y la policía durante dos años".

A mediados de 2012, Mursi, el primer presidente islamista y civil de Egipto, formó una comisión de investigación sobre el papel del ejército durante la revuelta y el periodo posterior, que tendría pruebas de que Mubarak vio la matanza de manifestantes por televisión, de lo cual se podría deducir su responsabilidad directa y consciente en estos hechos.

Sin embargo, el ministro de Defensa y máximo responsable del ejército, el general Abdel Fatah Al Sisi, ya desmintió cualquier tipo de abusos de las autoridades contra los manifestantes antes y después de la caída de Mubarak. Ante el presidente Mursi juró que “las fuerzas armadas ni mataron ni ordenaron matar. No actuaron con alevosía ni ordenaron actuar con alevosía". Mursi elogió por su parte al ejército por "haber protegido a Egipto cuando empezó su marcha el 25 de enero".

La repetición de lo que en Egipto se ha llamado el "Juicio del Siglo" se desarrollará otra vez en la Academia de Policía, entre fuertes medidas de seguridad. Está vez ya no será Ahmed Refaat, sino el magistrado Mustafa Hasan Abdala, el encargado de impartir justicia.