El voto contra la duda

Miles de personas protestaron en Caracas tras la convocatoria del candidato de la oposición, Henrique Capriles, quien aún no reconoce los resultados del domingo.

Aunque el llamado a la protesta fue pacífico, se presentaron algunos brotes de violencia y leves enfrentamientos con la autoridad.. / EFE
Aunque el llamado a la protesta fue pacífico, se presentaron algunos brotes de violencia y leves enfrentamientos con la autoridad.. / EFE

La tensión sobre alguna posible irregularidad en las elecciones de Venezuela no comenzó cuando fueron anunciados los resultados que dieron la victoria a Nicolás Maduro. Esos 235.000 votos que al final desequilibraron la balanza a favor del candidato oficialista y el casi 1% del ponderado electoral de diferencia, detonaron las versiones que desde los días previos estaban rondando el aire de los venezolanos: los chavistas se preparaban para celebrar y la oposición mantenía su sospecha de fraude. Ahora salen a la calle.

El opositor Henrique Capriles aún no reconoce la cerrada victoria de su rival, a pesar de que la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, oficializó su proclamación en horas de la tarde. Si eso ocurría, Capriles había convocado a una movilización como muestra de protesta, llamó a sus votantes a manifestarse pacíficamente en las calles, cacerolas en mano tal y como ocurrió, y a marchar mañana a la sede del CNE para pedir por la revisión de los votos. Capriles y su equipo de campaña sostienen la teoría de que ocurrieron irregularidades -hasta ahora no puntualizadas- que habrían beneficiado al candidato chavista. Si no se verifican los votos, sostuvo, Maduro será un “presidente ilegítimo”.

El pedido ya se hizo oficial por parte de la Mesa de Unidad Democrática (la coalición opositora) ante el CNE: hacer una evaluación que haga compatibles los resultados arrojados por el sistema automaizado del país con los comprobantes de voto de las urnas.

Los delegados del chavismo como Jorge Rodríguez, vocero de campaña de Maduro, han rechazado la siembra de suspicacias de Henrique Capriles en el sistema electoral, el mismo que “le dio la victoria para la gobernación del estado de Miranda en diciembre, por una diferencia pequeñita de 30.000 votos”. Rodríguez, como Maduro, ahora asegura que la oposición pretende dar un golpe de Estado. La ministra de la Juventud de Venezuela, María del Pilar Hernández, en diálogo con El Espectador, informó que no se ha presentado ninguna denuncia formal por alguna eventualidad ante el CNE: “¿dónde están las pruebas que apoyen una denuncia formal y que sirvan de soporte al CNE para auditar las cajas de votación? Hernandez cree que los reclamos provienen de la derrota y de un intento de cambio en las reglas de juego que desde el principio estaban claras.

Además la ministra puntualiza que el propio sistema obliga a auditar el 54% de las urnas una vez cerrados los consejos electorales, cajas de votación que el sistema señala aleatoriamente en cualquier punto del país. “Habría entonces que llevar a auditoría el 47% restante, pero sería bueno que presenten las pruebas de las irregularidades. En todo caso, las actas de votación, emitidas en presencia de testigos de la oposición, pueden ser comparadas también con los resultados que el CNE publica en su página web. Se darán cuenta que no hay inconsistencias”.

El presidente del Instituto de Altos Estudios Europeos, Gustavo Palomares, invitado junto con su equipo por la MUD en calidad de acompañantes declaró en conversación con este diario que “El escenario no fue el más propicio para calificar la transición y la democracia. En cualquier caso, vimos la utilización sistemática de los medios públicos a favor de un candidato, que abiertamente solicitaba el voto”. .

El presidente electo, Nicolás Maduro, está de acuerdo en que se audite el 100% de las cajas si así lo decide el CNE, tal y como lo anunció en su discurso de victoria. Cuando los opositores llegaron las calles e hicieron sonar sus cacerolas, el ahora mandatario proclamado invitó a sus seguidores a movilizarse en respuesta, hoy y mañana por todo el país. En sus planes está posesionarse ante la Asamblea Nacional el viernes, después de que ambos pueblos expresen sus quejas y defiendan sus posturas marchando en la calle.