Necesidad de un diálogo territorial minero-energético

hace 46 mins

Boston: explosión en la recta final

La edición 117 de la Maratón de Boston (Massachusetts, EE.UU.), una de las más importantes del mundo, terminó ayer en tragedia.

Uno de los heridos por las explosiones en la Maratón de Boston, EEUU. / AFP
Uno de los heridos por las explosiones en la Maratón de Boston, EEUU. / AFP

Cuando el reloj marcaba las cuatro horas y nueve minutos de tiempo de carrera desde la largada y aún había corredores llegando a la línea de meta, ocurrieron dos fuertes explosiones, con un intervalo de diez segundos aproximadamente, que desencadenaron escenas de pánico: autoridades confundidas, aceras cubiertas de sangre y trozos de cuerpos por el suelo. Los bombazos tuvieron lugar en las proximidades del hotel Fairmont Copley Plaza, que servía de cuartel general para el evento deportivo. (Ver Video)

Minutos después la Policía de Boston confirmó una tercera explosión en la biblioteca John F. Kennedy. El último reporte policial daba un saldo de dos muertos y más de 100 heridos (al menos seis en estado crítico). Otros dos artefactos fueron detonados por las autoridades cerca de la línea de meta. Todo parece indicar que se trató de un atentado planeado con antelación. The New York Post informó que un sospechoso de procedencia saudí fue identificado por la Policía.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, se puso en contacto con el alcalde de Boston, Thomas Menino, y el gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, para “expresar su preocupación por aquellos que resultaron lesionados y para dejar en claro que su administración está lista para proveer el apoyo necesario para responder al incidente”. Además, ordenó de inmediato el apoyo federal para investigar quiénes fueron los autores de los hechos, así como el cierre del espacio aéreo de la ciudad.

La Policía local abrió líneas para la denuncia de sospechosos y puso la seguridad como un tema prioritario en los hoteles y áreas comerciales, con gran auge de turistas que asisten cada año a la Maratón. El servicio de telefonía celular fue suspendido para evitar detonaciones a control remoto.

Para prevenir otro ataque las autoridades decidieron evacuar otros hoteles de la zona. Los colegios también fueron cerrados. En Nueva York y Washington la Policía reforzó la seguridad en hoteles y otros sitios destacados.