Chavismo y oposición convocan marchas en medio de tensión por resultados electorales

A pesar de las críticas por un posible fraude, Nicolás Maduro tomará posesión el próximo viernes para completar un periodo de seis años.

La oposición y el chavismo convocaron marchas por toda Venezuela en el segundo día de tensiones por los resultados electorales, que dieron al oficialista Nicolás Maduro un estrecha victoria sobre Henrique Capriles, quien exige un recuento total de votos.

Grupos de chavistas, vestidos de rojo y enarbolando banderas venezolanas, se manifestaban esta mañana en varios puntos del país, como en los estados de Zulia, Anzoategui, Carabobo y Apure, en respuesta a las manifestaciones del lunes, con episodios de violencoia, hasta cerca de la madrugada.

"Hoy en PAZ movilizaciones en todos los Estados a las Oficinas Regionales CNE, nuestra petición contar voto a voto con el cuaderno de votación", escribió Capriles en su cuenta de Twitter la mañana de este martes convocando a manifestaciones ante los locales del Consejo Nacional Electoral (CNE) en todo el país.

La proclamación de Maduro, ex vicepresidente y ex canciller de Hugo Chávez de 50 años, como presidente electo por el Consejo Nacional Electoral (CNE) generó el lunes cacerolazos y movilizaciones populares, con quema de neumáticos, en varias ciudades del país para pedir el recuento total de los votos, en respuesta a un llamado hecho por Capriles horas antes.

El delfín del fallecido Hugo Chávez ganó las elecciones con 50,75% de los votos contra 48,97% de Capriles, una diferencia de unos 265.000 votos, según el último boletín oficial, con el 99,17% de los sufragios escrutados.

Capriles consideró "ilegítima" esa proclamación y llamó a las movilizaciones, tras lo que Maduro acusó a la oposición de llamar a un golpe de Estado y convocó a los chavistas "al combate en paz, a movilizarse" este martes y miércoles en todo el país.

"No sigan provocando a este pueblo, una contraofensiva de este puebo puede ser tremenda, advirtió a los opositores este martes el diputado chavista William Soto Rojas.

Varios miembros del gobierno denunciaron que grupos de presuntos opositores, algunos motorizados, asediaron la casa de la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, y atacaron varias sedes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), una de ellas incluso incendiada.

El canal oficial VTV y la cadena multiestatal Telesur denunciaron que grupos de presuntos opositores, algunos en motocicletas, protestaron frente a sus respectivas sedes en Caracas en actitudes "provocadoras" y "agresivas", según sus directivos.

En Caracas, miles se lanzaron a las calles en Chacao, oeste, que la mañana de este martes mostraba secuelas de los incidentes. "Fraude, nos robaron el voto", se leía en varios muros de edificios de este sector, bastión de la oposición.

"Deberíamos de tranquilizarnos, lo que están haciendo es llamando a la confrontación, en vez de buscar la paz. El país está muy dividido, hay mucha rabia, resentimiento y esto es muy peligroso", dijo a la AFP Arlynn Rojas, de 21 años.

Al proclamar presidente a Maduro, la presidenta del CNE defendió la transparencia del proceso electoral y pidió a la oposición recurrir a la "vía legal" y no a las amenazas.

"Yo no tengo dudad sobre el reusultado arrojada por el CNE, creo que es importante darle una tranquilidad a aquellas personas" que cuestionan los resultados", opinó Vicente Díaz, el único de los cinco rectores del órgano electoral, afín a la oposición.

Las salidas a la situación no se vislumbran dada las convocatorias a las movilizaciones por ambas partes.

"En algún momento esto va a tener que parar, se asumirá que el presidente es Maduro, se va a pensar que tiene una base de legitimidad un poco debil, pero Maduro tiene que empezar a gobernar y hacer unos gestos que disminuyan esa ilegitimidad que le achaca la oposición", afirmó a la AFP el analista Ignacio Avalos.

Las tensiones tienden a aumentar. Maduro tomará posesión el próximo viernes para completar el periodo de seis años de su mentor Chávez, iniciado el 10 de enero.