Ecuador no permitirá que altercado de embajador afecte nexos con Perú

El presidente Rafael Correa no cree que su embajador Rodrigo Riofrío golpeó a dos peruanas en un supermercado.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, expresó que no permitirá que los extraordinarios nexos con Perú se vean afectados por un altercado entre su embajador en Lima, Rodrigo Riofrío, y dos mujeres peruanas, a raíz de lo cual los representantes diplomáticos de ambas naciones fueron llamados a consultas.

"Una maravillosa semana a [email protected] No permitiremos que un altercado en un supermercado afecten las extraordinarias relaciones entre Ecuador y Perú", dijo el mandatario a través de su cuenta en Twitter.

"Pero tampoco permitiremos que se sacrifique la verdad. ¡Un abrazo a [email protected]!", agregó.

Correa señaló que será recíproco con Perú en caso de que Riofrío no pudiera regresar a Lima, donde es acusado de agredir a dos mujeres peruanas en un supermercado.

"Si el embajador Rodrigo Riofrío no puede regresar a Lima, con el dolor del alma el embajador peruano, Javier León, no podrá regresar a Quito", afirmó durante su informe semanal de labores.

"Y si por esto lastimosamente se tienen que afectar las extraordinarias relaciones que tenemos con Perú, que pena. Pero yo no voy a traicionar a la verdad. Apoyaremos a nuestro embajador", agregó Correa, quien apuntó que Riofrío es "inocente" y el "agredido".

El jueves, los gobiernos de Perú y Ecuador llamaron a consultas a sus respectivos diplomáticos luego de que Quito expresara su apoyó a Riofrío, al desoír un pedido de retiro del embajador ecuatoriano.

Hace una semana, el diplomático admitió que se vio envuelto en una pelea con dos mujeres peruanas, ofreció disculpas y justificó su acción en defensa propia y de su esposa.

La riña se desató cuando el embajador y las mujeres -madre e hija- esperaban ser atendidas haciendo fila en un supermercado.

Cristina Castro, quien denunció la agresión, dijo a la televisora peruana ATV que el embajador le reclamó que debía respetar que él había llegado primero, a lo que ella accedió.

"El señor empezó a decir 'así son los peruanos, ignorantes, por eso este país no avanza, está lleno de indígenas'", agregó.

Castro narró que su hija intervino entonces en su defensa y hubo un intercambio de golpes.