Ex consejera de Berlusconi aseguró que nunca le llevó chicas al político

Fiscalía de Milán pidió seis años de prisión por incitación a la prostitución de menores, ya que 'Ruby' participó en estas fiestas con él cuando tenía 17 años.

Archivo AFP

La supuesta organizadora de las fiestas de Berlusconi y ex consejera regional de Milán, Nicole Minetti, aseguró que nunca llevó chicas a casa del exmandatario Silvio Berlusconi y que mantuvo una historia de amor con él, durante su declaración en el juicio en el que está imputada por el caso Ruby.

Minetti, que antes de entrar en política era higienista dental de Berlusconi, está acusada por inducción a la prostitución en uno de los dos procesos que se ocupan del caso de la joven marroquí Karima el Mahroug, conocida como 'Ruby', junto con el representante de artistas Lele Mora y el exdirector de informativos de canal de televisión Rete 4 Emilio Fede.

Durante una audiencia del proceso, la exconsejera regional por el partido de Berlusconi, Pueblo de la Libertad (PDL), compareció para leer una declaración a los jueces aseguró que no invitó nunca a chicas a sus fiestas y que con el expresidente del Gobierno italiano fue "amor verdadero".

"Amaba a Berlusconi, teníamos una relación. Era amor verdadero y único", explicó Minetti, quien agregó que esta historia ha desencadenado "una feroz campaña de difamación por parte de la prensa, televisión e Internet basada en la maldad".

Sobre las fiestas que Berlusconi organizaba en sus residencias, Minetti aseguró que nunca invitó a nadie a las cenas que se organizaban en la fiestas del expresidente del Gobierno, pero admitió que se ocupó a veces de poner a su nombre "como puro acto de cortesía" los apartamentos que Berlusconi había alquilado a muchas de estas chicas.

Minetti sostuvo además que conoció que Ruby era menor de edad, cuando la marroquí fue acompañada a la comisaría por una denuncia de robo y acudió para recogerla "para evitar que pasase la noche allí".

En otro proceso, la fiscalía de Milán ha pedido para Berlusconi seis años de prisión e inhabilitación de por vida por un supuesto abuso de poder, después de que llamó a la comisaría para que pusieran en libertad a Ruby, e incitación a la prostitución de menores, ya que Ruby participó en estas fiestas cuando tenía 17 años.

Mientras que en este juicio, la fiscalía ha pedido siete años de cárcel y prohibición de mandato público de por vida para los tres acusados.