Campaña busca reivindicar los derechos de trabajadoras domésticas en Centroamérica

Con la iniciativa se busca fortalecer las leyes que regulan el trabajo de las empleadas así como su salario.

Organismos internacionales lanzaron este miércoles en Costa Rica una campaña que busca reivindicar los derechos básicos de las trabajadoras domésticas en Centroamérica, como el salario mínimo, la jornada de ocho horas y la protección social.

"Trabajo como ningún otro, derechos como cualquier otro", es el lema de la iniciativa que promueve la necesidad de modificar los marcos legales para acabar con la discriminación que sufren las trabajadoras del hogar y fortalecer el cumplimiento de las leyes existentes.

"Se necesita cambiar la conciencia. Las trabajaras domésticas son las más pobres y vulnerables, en muchos casos mujeres inmigrantes e indígenas. La discriminación es múltiple, se violan sus derechos fundamentales y derechos humanos", manifestó a Efe la especialista de género de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la española María José Chamorro.

La campaña consiste en una serie de anuncios de radio y televisión que se enfocan en los principios de la jornada de trabajo de ocho horas, el salario mínimo, la protección de la seguridad social, el derecho a pensión y las condiciones dignas de vida y libres de violencia.

Datos de la OIT indican que 17 millones de personas se ocupan del trabajo doméstico de América Latina y el Caribe, el 95 % del cual es realizado por mujeres.

En Centroamérica y República Dominicana, el 10 % de las mujeres ocupadas realiza trabajo doméstico remunerado, según la organización.

En Costa Rica, esta cifra es del 16,1 %, en Nicaragua, del 11,1 %, en Panamá, del 11 %, en El Salvador, del 7,6 %, en Honduras, del 5,9 % y en República Dominicana, del 12,6 %.

Los datos de la OIT para Centroamérica indican que en cuanto a la jornada laboral, solo Costa Rica reconoce una jornada de ocho horas, mientras que en República Dominicana es de nueve, en Nicaragua es de 12 y en el resto de los países no está regulado.

Sobre el salario mínimo, en la región es, en promedio, un 40 % inferior al de otras ocupaciones no calificadas y, además, se permite que las trabajadoras domésticas reciban parte de la remuneración en especie.

"Es un tema de estrategias de organización, que deberá pasar por un diálogo con los gobiernos para que se modifiquen las leyes que se necesiten y que haya una divulgación de los derechos que están siendo reconocidos por la ley pero que no se cumplen", dijo la secretaria de política del Consejo Sindical Unitario de América Central y el Caribe, la salvadoreña Amanda Villatoro.

El Convenio 189 de la OIT sobre Trabajo Doméstico ha sido ratificado por dos países de Centroamérica (Nicaragua y Costa Rica) y 11 de América, entre ellos, Uruguay, Colombia, Ecuador, Argentina, República Dominicana y Bolivia, aunque para las autoridades la puesta en marcha sigue siendo una tarea pendiente.