Publicidad
El Mundo 13 Jul 2013 - 9:00 pm

La tormenta desatada por la información entregada por Edward Snowden

'La confianza está golpeada'

Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, analiza las implicaciones que podría tener el conocimiento de los programas de espionaje de EE.UU. en América Latina.

Por: Diego Alarcón Rozo
En Twitter: @Motamotta
  • 4Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/confianza-esta-golpeada-articulo-433440
    http://tinyurl.com/p7862xw
  • 0
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reunió con la mandataria de Costa Rica, Laura Chinchilla, durante su visita a ese país en mayo pasado. / EFE

La meta de Edward Snowden está muy cerca de los Andes latinoamericanos. Ya sea Ecuador, Bolivia o Venezuela, o quizá Nicaragua después de cruzar el Caribe. Por eso su pedido de asilo temporal a Rusia le significaría un respiro necesario para idear planes de viaje: ¿Cómo atravesar Europa y el Atlántico hasta este lado del mundo? ¿Cómo hacerlo sin tener que detenerse en alguna nación amiga de Washington?

En cualquier caso, parece evidente que su esperanza está en el contrapoder regional —al menos ideológico— de Estados Unidos, los países que están dispuestos a recibir a este hombre acusado de revelar información relacionada con los programas de espionaje masivo, ordenados desde la Casa Blanca y que hoy lo convierten en prófugo. Países que le ofrecen asilo al hombre que denunció que Washington los espiaba: desde Colombia hasta Argentina todos fueron blanco.

Las protestas de este lado del hemisferio han ido apareciendo a la par con las revelaciones, y la necesidad de oír explicaciones se ha hecho pública en variedad de tonos y agresividades. ¿Cómo afecta toda esta controversia la relación de Estados Unidos con la región? Michael Shifter, en diálogo con El Espectador, intentó responder a estas inquietudes. Él es el presidente del centro de estudios políticos Diálogo Interamericano —con sede en Estados Unidos— y un viejo conocedor de América Latina. Su diagnóstico es claro: el espionaje a la región es un golpe a la confianza, pero el paso del tiempo diezmará cualquier efecto.

¿Pueden los programas de espionaje de Estados Unidos generar una crisis diplomática con América Latina?

Depende de la información que se conozca. Hay muchos informes publicados, pero todavía no está muy claro en qué consistieron estos programas. Está por verse qué más se sabe sobre lo que pasó. Evidentemente esto no va a ayudar a fortalecer la confianza entre Estados Unidos y América Latina. No creo tampoco que vaya a ser fatal, que vaya a producirse un efecto muy fuerte, porque hay muchos intereses de por medio. Hay mucho en juego en las relaciones.

Pero, ¿podría hablarse de alguna consecuencia?

Las relaciones entre Estados Unidos y América Latina se han construido sobre la base de crear confianza. No rompe la confianza, no rompe la relación, pero golpea ese proceso. Últimamente se ha hablado mucho de fortalecer y profundizar las relaciones entre Estados Unidos y América Latina después de la muerte de Hugo Chávez y ha habido visitas como las del vicepresidente Joseph Biden a Colombia y Brasil, la del presidente Obama a Costa Rica, etcétera. Creo que ahora va a ser un poco más complicado entablar confianza, porque todo esto genera sospecha y distancia.

¿Por qué Estados Unidos espiaba a Colombia, si ha sido un aliado tan importante en la región?

Lo mismo podría preguntarse con respecto a Europa. Los países europeos son aliados muy cercanos a Estados Unidos y ha habido este tipo de programas con los aliados más cercanos. La respuesta más común para esas prácticas es que son mutuas entre países. Hay veces son aliados, a veces adversarios... hay una especie de inercia que no refleja necesariamente el nivel de amistad entre los países. Sin embargo, el hecho de que sean comunes no quiere decir que no tengan cierta implicancia al ser descubiertas. El caso de Colombia no necesariamente implica que EE.UU. no tuviera mucha confianza en Bogotá.

¿Estos programas de espionaje podrían confirmar lo que han denunciado gobiernos como los de Venezuela, Ecuador y Bolivia, que hablan de conspiraciones de EE.UU. en sus territorios?

Tal vez todo esto generará suspicacias. Creo que algunos sectores en todas las sociedades ya están de acuerdo con las acusaciones de algunos líderes de la región y este episodio va a alimentar esas críticas y les dará más fuerza. Por supuesto habrá quienes dirán que se está confirmando lo que se ha dicho por muchos años.

¿Qué podría hacer Washington para restablecer la confianza?

Creo que lo mejor que puede hacer es tener un mayor nivel de transparencia con este tipo de programas. Tal vez argumente que detrás están motivos de seguridad nacional. El problema principal es que han sido manejados de manera secreta. Yo soy partidario de que estos programas sean claros. Estoy de acuerdo con Obama cuando dijo que debería haber un debate al respecto. Tiene que haberlo sobre cómo medir la importancia de la seguridad nacional con el tema de privacidad y respeto a los derechos individuales. Hay que buscar el equilibrio.

¿Considera que toda esta controversia tiene a Obama en uno de los peores momentos de su gobierno?

Este problema viene conjunto con otros problemas a nivel de política exterior, como Siria, Egipto, y hasta la reforma migratoria podría tenerse en cuenta. También las revelaciones anteriores que hablaban de un espionaje cibernético de China en Estados Unidos: va a ser muy difícil que Washington se enoje con Pekín cuando está espiando masivamente. Obama se encuentra en una situación complicada, eso es verdad.

¿Qué pasaría si Snowden lograra llegar a Venezuela con toda la información que dice tener?

Generaría una fuerte reacción de Washington, por lo menos del establecimiento político. Tanto demócratas como republicanos creo comparten una actitud bastante dura con respecto a esto de Snowden. Por supuesto considero que se detendrían las conversaciones para normalizar las relaciones. Más allá de eso, no estoy muy seguro de si habría sanciones económicas o medidas como las de no comprar petróleo o no vender comida, aunque no se ven tan viables porque eso afectaría directamente a la gente de los dos países.

Si se compararan los casos de Wikileaks y de Snowden, ¿cuál cree que haya resultado más grave para Estados Unidos?

La muestra de que lo de Snowden es más serio y sensible es lo que pasó con el avión del presidente boliviano, Evo Morales, en Europa. Creo que ese incidente demuestra la gravedad del tema desde el punto de vista de Estados Unidos. Ya sea porque Snowden tiene información o porque sabe mucho de cómo funciona el sistema de inteligencia, me parece que el nivel de preocupación es más alto que en el episodio de Wikileaks. Negarle el espacio aéreo a un presidente latinoamericano al sospechar que Snowden iba en el avión habla de una relevancia enorme del caso para Washington.

  • 4
  • Enviar
  • Imprimir
4
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

rumbelio

Dom, 07/14/2013 - 17:21
LA SEGURIDAD de los gringos me importa un culo. cada quien recoge lo que siembra y estos rufianes de esquina solo han sembrado muerte golpes de estado masacres robos a pueblos crimenes de lesa humanidad.torturas etc etc. y quieren que todos le rian sus fechorias las guevas hay pueblos con dignidad que no estan de acuerdo con esta barbarie.
Opinión por:

Alcaracoco

Dom, 07/14/2013 - 12:27
La Confianza de Todos los Latinoamericanos en el Gobierno de los Estados Unidos está por el suelo ... ¿Quién se Fía de un "amigo" que lo está espiando? ¿Quién Confía en alguien que lo Vigila, lo Persigue, lo Acosa, lo Atropella, lo Controla, Ausculta en Secreto? Noooo ... ¡Nadie!
Opinión por:

pensador230

Dom, 07/14/2013 - 08:50
todo el mundo lo sabia, los documentales de espionaje de national y discovery lo decian abiertamente.
Opinión por:

CARV

Sab, 07/13/2013 - 23:05
Se entiende que el entrevistado trate de 'bajarle el perfil' a lo revelado y sugerido por Snowden, así como a las consecuencias de ello sobre las relaciones entre USA y América Latina. Pero no parece serio decir que esto es un simple berrinche pasajero, después del cual el asunto se olvidará y seguiremos siendo el 'patio trasero' de USA. Seria imperdonable (por parte de los pueblos latinoamericanos) que sus gobernantes aceptaran 'echarle tierrita' al tema, y se prestaran para ser arietes y dinamita de la anhelada y creciente unidad latinoamericana. Por lo menos en Suramérica, esa eventualidad no parece tener chance alguno. Quiéralo o no, Santos o cualquier otro tiene que demostrarles a los colombianos y al mundo que, como país, no estamos dispuestos a dejarnos manosear resignadamente.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio