Conflicto sirio desbordó las fronteras

Bashar al Asad afirmó que la guerra apunta "al eje de resistencia" antiisraelí.

El presidente sirio Bashar al Asad afirmó este miércoles, al entrevistarse con el canciller iraní, Ali Akbar Salehi, que "la batalla que tiene lugar actualmente" en su país apunta "al eje de resistencia" antiisraelí y no sólo a Siria.

"La batalla que tiene lugar actualmente no apunta sólo a Siria, sino a todo el eje de resistencia" antiisraelí, afirmó Asad, según la agencia oficial Sana.Para los sirios, "el eje de resistencia" incluye a Siria, Irán y sus aliados libaneses del Hezbolá y palestinos del Hamas y de la Yihad islámica.

Asad afirmó además, luego de que Salehi le informara sobre la reunión del lunes en El Cairo del "grupo de contacto" regional sobre Siria (Irán, Egipto, Turquía y Arabia Saudita), que su país mostró "una apertura a todas estas iniciativas, propuestas para hallar una solución a la crisis" en Siria.

"La clave del éxito de estas iniciativas depende de las intenciones sinceras para ayudar a Siria, así como del respeto de la soberanía de este país y del rechazo a las intervenciones extranjeras", continuó el presidente Asad.

El ministro iraní, cuyo país es el principal aliado regional de Damasco, evocó por su parte "el respaldo ilimitado" de Teherán "a los esfuerzos del gobierno sirio para restablecer la seguridad y la estabilidad".

La reunión entre los dos responsables fue, según Sana, sobre "la consolidación de la cooperación bilateral, de manera a permitir a los pueblos de los dos países vencer las dificultades que provocan las sanciones inicuas" occidentales impuestas a Siria e Irán.

Estas sanciones, agrega Sana, apuntan a "quebrar la voluntad de los dos países al servicio de los intereses de los países occidentales e Israel".