Corea del Norte e Irán intercambian material nuclear a través de China

Así lo revela un informe realizado por la ONU, el cual China intenta impedir que salga a la luz pública.

China trata de impedir la publicación de un informe del grupo de expertos de la ONU en el que se documenta que Corea del Norte e Irán colaboran en materia nuclear y que intercambian material balístico violando las sanciones del organismo, indicaron fuentes diplomáticas.

Esas fuentes, que pidieron el anonimato, explicaron a Efe que el informe detalla que ambos países intercambian regularmente material balístico y nuclear a través de un tercer país, al que identificaron como China, por lo que Pekín quiere evitar que las conclusiones del estudio salgan a la luz.

"China ha interrumpido el procedimiento habitual en estos casos y asegura que necesita más tiempo para estudiar un informe que se ha convertido en una piedra en el zapato de Pekín, porque demuestra cierta relajación a la hora de hacer cumplir las sanciones de la ONU", señalaron las mismas fuentes diplomáticas.

El informe de los expertos, compuesto por más de ochenta páginas y al que por el momento sólo tienen acceso oficial los quince miembros del Consejo de Seguridad, subraya el preocupante grado de colaboración entre Corea del Norte e Irán, y determina que Pyongyang también importa armas convencionales así como productos de lujo, indicaron las fuentes.

Agregaron que el documento señala, entre otros asuntos, que "objetos relacionados con misiles balísticos prohibidos han sido transferidos entre Corea del Norte e Irán de manera regular a través de vuelos de Air Koryo e Iran Air que realizan transbordos en un tercer país".

Pyongyang habría exportado además "tecnología, componentes y sistemas de misiles a clientes en Oriente Medio y el sur de Asia", y además, gracias a ese intercambio, habría desarrollado misiles más sofisticados.

Uno de los siete expertos que integran el grupo es chino y se ha negado a firmar el documento, según indicaron las mismas fuentes diplomáticas, que detallaron que, durante la reunión del Consejo de Seguridad celebrada hoy sobre Corea del Norte, las delegaciones mostraron a China su "preocupación" sobre esas conclusiones.

El representante chino ante la ONU pidió entonces más tiempo para analizar las conclusiones del informe, indicaron esas fuentes, quienes aseguraron que hay malestar en el Consejo ante la supuesta "relajación china" a la hora de velar por el cumplimiento de las sanciones contra Teherán y Pyongyang.

Por su parte, el embajador portugués ante la ONU, José Filipe Cabral, presidente del comité de sanciones del organismo, reconoció ante la prensa que "supuestamente uno de los miembros del panel no firmó el informe", lo que lamentó, ya que "la cohesión entre los expertos es muy importante" y aseguró que espera que esa situación se solucione y trabajen "con unidad".

El Consejo de Seguridad de la ONU empezó a aplicar sanciones sobre Corea del Norte en 2006, después de que Pyongyang realizara una prueba nuclear, mientras que esas sanciones fueron reforzadas en junio de 2009 en respuesta al segundo ensayo nuclear del régimen comunista.