Crece el número de agresiones contra periodistas en Europa

Según Reporteros Sin Fronteras, los tres países con mayor número de problemas son Turquía, Italia y Hungría.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) alertó del creciente número de ataques registrados en los últimos meses contra periodistas en Europa, con "al menos" 285 "violaciones a la libertad de prensa" solo entre los pasados mayo y septiembre.

La organización extrae la cifra de la plataforma MappingMediaFreedom, lanzada en mayo de 2014 por la ONG Index on Censorship con el apoyo de la Comisión Europea (CE), y que desde el pasado mayo está gestionada por RSF y la Federación Europea de Periodistas.

"Al término del primer año de este proyecto común se anotaron más de 750 incidentes. Eso significa que, cada día, en Europa, varios periodistas son agredidos en el ejercicio de su profesión", lamentó en el comunicado la responsable de RSF en la Unión Europea (UE) y los Balcanes, Alexandra Geneste.

Los tres países con mayor número de problemas, según sus cálculos, fueron Turquía (40), Italia (38) y Hungría (20).

Turquía repitió por segundo año consecutivo el puesto de país con mayor cantidad de violaciones contra los medios, una situación que en esta ocasión se explica ante la cercanía de las elecciones legislativas del próximo 1 de noviembre.

En Italia, país que perdió 24 puestos en la última clasificación de RSF sobre la libertad de prensa y bajó hasta el 73, la mayor parte de las amenazas, que no suelen ser denunciadas por miedo a represalias, proceden de la mafia y de demandas por difamación presentadas por políticos locales o empresarios.

Mientras, en Hungría, las reformas "liberticidas" adoptadas por el primer ministro conservador, Viktor Orbán, tras su llegada al poder a finales de 2010, entre las que se incluye la ley sobre los medios, suponen según RSF una amenaza contra la libertad de informar.

La organización concluyó que, aunque los países de la UE y de los Balcanes suelen comportarse como "buenos alumnos" en su clasificación anual de la libertad de prensa, la tendencia observada en los últimos meses constituye una "degradación alarmante".