Criminales han tenido acceso a instalaciones militares de EE.UU.

Así lo señala una auditoría del Pentágono revelada este martes por el diario The Washington Post.

Organismos de seguridad estadounidenses aseguran el perímetro de la base naval donde se produjo el tiroteo este lunes./ AFP
Organismos de seguridad estadounidenses aseguran el perímetro de la base naval donde se produjo el tiroteo este lunes./ AFP

Al menos 52 criminales convictos han tenido acceso indebido a instalaciones militares en años recientes, según una auditoría del Inspector General del Pentágono, tal como informó este martes el diario The Washington Post.

El informe, que será divulgado en su totalidad en los próximos días, describe la situación de seguridad en diversas instalaciones de la Marina de EE.UU. en Washingtony Virginia, y es parte de una auditoría sobre las medidas para conceder acceso a las bases militares, dijo el diario.

Según el rotativo, el resumen al que tuvo acceso no provee detalles pero este tipo de auditorías suelen ocurrir cuando la Oficina del Inspector General del Pentágono tiene "informes creíbles sobre lapsos (de seguridad)" o conducta indebida.

Agregó que un borrador de la auditoría fue entregado a varias oficinas del Congreso tras el tiroteo de este lunes en las instalaciones de la Marina en Washington, que dejó al menos 13 muertos, incluyendo al atacante, identificado como Aaron Alexis, un subcontratista civil.

Una fuente legislativa dijo al diario que, según la auditoría, al menos 52 criminales convictos han tenido acceso a instalaciones militares de Estados Unidos.

Esa fuente no quiso dar más detalles pero indicó que el informe será publicado "en el futuro cercano", puntualizó el diario.

Según detalles que han salido a la luz a cuentagotas en las últimas horas, Alexis, de 34 años, tenía un patrón de violencia en el pasado.

Alexis fue expulsado de la Marina en 2011 a raíz de un incidente con un arma de fuego el año anterior en Fort Worth (Texas), donde era miembro de la reserva de la Marina.

En 2004, tuvo problemas con las autoridades en Seattle (Washington), también por el uso de un arma de fuego.

Temas relacionados