Cubano que mató a 6 vecinos en EE.UU. estaba quemando 10.000 dólares

En 2012, la Florida se convirtió en el estado con más personas armadas en Estados Unidos.

El hombre que mató a seis vecinos antes de morir este sábado a manos de la policía -tras un tiroteo en un edificio residencial en Miami- era un ciudadano cubano de 42 años que estaba intentando quemar 10.000 dólares en su apartamento, confirmó la policía.

"Seguimos investigando los motivos de este crimen, pero podemos confirmar que la identidad del agresor es Pedro Vargas, de 42 años", dijo este domingo el portavoz de la policía de Hialeah, Carl Zogby.

"Él estaba quemando dinero en el apartamento, pero se desconocen las razones de esta situación irracional", agregó el oficial.

Otras fuentes de la policía citada por la prensa local, indicaron que "Vargas estaba quemando dinero, no se sabe cuánto exactamente pero era parte de unos 10.000 dólares que había retirado recientemente de una cuenta de ahorros".

La policía de Hialeah, ciudad latina al noroeste de Miami, divulgó las identidades de las seis víctimas que murieron en la masacre ocurrida entre el viernes en la tarde y el sábado de madrugada entre los que figuraron los administradores del edficio: Italo Pisciotti, de 79 años y Samira Pisciotti, de 69, una pareja colombiana.

También murió el ecuatoriano Carlos Gavilanes, de 33 años, alcanzado por un disparo de Vargas cuando llegaba a su apartamento en la calle de enfrente, junto a su hijo de 9 años, que resultó ileso.

En el edificio del complejo que alberga unas 90 familias, Vargas se metió a otro apartamento donde disparó contra Patricio Simono, de 65 años, Merly Niebles, de 51 y a la hija de esta pareja de 17 años que estaba escondida en la bañera.

De acuerdo al recuento de la policía, en el apartamento de Vargas, que vivía con su madre de 83 años, se empezó a ver humo y los Pisciotti acudieron a la unidad para ver qué pasaba.

Algunos vecinos escucharon que la madre les pidió a gritos que sacaran a su hijo del apartamento. Vargas se negaba a abrir la puerta y empezó a disparar cuando los administradores del edificio insistieron en llamar a los bomberos y a la policía.

Vargas, que llegó a Estados Unidos en 1997 y obtuvo la ciudadanía en 2004, compró su arma de forma legal y contaba con una licencia en regla para portar armas.

Por el momento se desconoce el tipo de pistola que empleó en su tiroteo.

La policía de Hialeah intentó durante más de ocho horas que Vargas se rindiera cuando se atrincheró en un apartamento donde mantuvo como rehenes a otra pareja de vecinos que salieron ilesos cuando los oficiales le dispararon mortalmente al agresor la madrugada del sábado.

Florida cuenta con las leyes más permisivas para el porte de armas en el país, y en 2012 se convirtió en el Estado con más personas armadas en Estados Unidos. 

Temas relacionados