Ecuador recibió apoyo de sus aliados de ALBA por el asilo a Julian Assange

El gobierno de Estados Unidos declaró el viernes que no reconoce el asilo diplomático que Ecuador concedió a Assange.

Un eventual ingreso de la policía británica a la embajada de Ecuador en Londres para arrestar a Assange tendría "graves consecuencias en el mundo", advirtieron cancilleres de países de ALBA el sábado en una declaración de apoyo a Quito en su conflicto con Gran Bretaña.

"Advertimos al gobierno del Reino Unido acerca de las graves consecuencias que se desencadenarían en todo el mundo en caso de agresión directa a la integridad territorial de la República de Ecuador en Londres", señaló una declaración común leída por el canciller venezolano Nicolás Maduro al término del encuentro en el puerto ecuatoriano de Guayaquil (suroeste).

La reunión de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) fue convocada por Ecuador a raíz del conflicto abierto con Gran Bretaña luego de conceder asilo diplomático a Julian Assange, fundador de WikiLeaks, quien se refugió en la embajada ecuatoriana en Londres el 19 de junio para evitar una extradición a Suecia ordenada por la justicia británica.

En la reunión, los cancilleres y representantes de Estados miembro de ALBA respaldaron al gobierno de Rafael Correa que denunció que el Reino Unido le amenazó con ingresar a su embajada en Londres para detener a Assange.

"Rechazamos las amenazas intimidatorias proferidas por voceros del gobierno del Reino Unido por violatoria de los principios de soberanía e integridad territorial de las naciones", dice otro aparte de la declaración de ALBA.

Assange, de 41 años, es requerido por la justicia sueca por cargos de agresión sexual que él niega haber cometido.

El fundador de Wikileaks, que reveló cientos de miles de cables secretos diplomáticos y de actividades militares de Estados Unidos, teme que Suecia pueda ser solo un paso antes de una posterior extradición a Washington, donde es requerido por espionaje.

"Estas amenazas (británicas) constituyen un acto hostil, una violación incuestionable al derecho internacional (...) que ofende y lastima a toda nuestra América", dijo el canciller cubano Bruno Rodríguez en la apertura de la reunión.

En tono similar, el ministro venezolano Nicolás Maduro aseguró que "esto no es un conflicto bilateral entre dos países, está en el centro el respeto al derecho internacional, el respeto al derecho humanitario y el respeto a las embajadas y los cuerpos diplomáticos".

El ALBA es una alianza subregional de países conformada por iniciativa del presidente venezolano Hugo Chávez y está integrada además por Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica, Ecuador, San Vicente y las Granadinas, y Antigua y Barbuda.

El gobierno de Estados Unidos declaró el viernes que no reconoce el asilo diplomático que Ecuador concedió a Assange pues "no forma parte de la Convención de 1954 de la OEA (Organización de Estados Americanos) sobre el Asilo Diplomático y no reconoce el concepto de asilo diplomático como una cuestión de derecho internacional".

El presidente ecuatoriano Rafael Correa estuvo presente en la reunión de ALBA y señaló a los cancilleres que, el envío de un supuesto mensaje intimidatorio por parte de Gran Bretaña a Ecuador, "es extremadamente grave no solo para Ecuador sino (...) para el planeta entero".

"No agotaremos esfuerzos ni instancias para lograr el rechazo y la condena unánime a esta inaudita amenaza y posibilidad, porque les insisto, el Reino Unido no se ha retractado de esta amenaza y podría ingresar a nuestra embajada, hoy, mañana", aseveró el mandatario.

El canciller británico había dicho el viernes sin embargo que "no hay amenaza alguna aquí de tomar por asalto una embajada".

El presidente ecuatoriano recordó el sábado que antes de conceder el asilo a Assange, su país agotó "todas las instancias para una solución diplomática" del caso.

Por su parte, el gobierno de Australia confirmó que su legación diplomática en Washington está preparada para una eventual extradición de Assange a Estados Unidos aunque habló de "planes de contingencia" y admitió que aún "no hay pruebas de que esa extradición se vaya a producir".

Pese a que fue advertido de que sería detenido apenas ponga un pie fuera de la embajada de Ecuador en Londres, Assange dijo que el domingo haría una declaración pública a las 13H00 GMT "delante de la embajada".

Kristinn Hrafnsson, número dos de Wikileaks, dijo este sábado en un diálogo telefónico con la AFP en Londres que "por razones de seguridad" no podía "dar detalles" sobre cómo se llevará a cabo esa declaración.

Quito convocó además a los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) el domingo en Guayaquil para estudiar la situación.

En vísperas de esa reunión, las cancillerías de Brasil y Argentina adelantaron que defenderán la inviolabilidad de la embajada ecuatoriana en Londres.

Mientras tanto en Londres, un portavoz del ministerio británico de Relaciones Exteriores declaró que Gran Bretaña está decidida "a trabajar con los ecuatorianos para resolver este caso amistosamente".

A pedido de Ecuador, la OEA convocó a una reunión de los cancilleres de sus 34 Estados miembro para discutir el caso de Assange el 24 de agosto en Washington.