Publicidad
El Mundo 2 Abr 2013 - 10:27 pm

Vaticano

El anillo del papa

El símbolo del matrimonio del papa con Cristo ha sido protagonista de la historia y de anécdotas.

Por: Redacción Internacional
  • 173Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/el-anillo-del-papa-articulo-413689
    http://tinyurl.com/bvl37ug
  • 0
insertar
El Anillo del Pescador o Pescatorio (en latín, Anulum Piscatoris). / Agencia

Francisco, el sumo pontífice argentino, no quiso que el Anillo del Pescador que llevará durante su mandato de la iglesia católica fuera de oro sino simplemente de plata dorada. Eso sí, lleva la imagen de San Pedro con las llaves, un diseño de Enrico Manfrini, artista muerto en 2004 llamado “el escultor de los papas”.

A pesar de las intrigas de las que tanto se ha hablado, lo recibió de manos de uno de los cardenales acusados de liderar las pugnas por el poder, el italiano Angelo Sodano. Francisco debe llevar la joya hasta su muerte o renuncia, cuando el camarlengo se lo retire y lo machaque o anule para que nadie pueda usarlo y, a la vez, para simbolizar el final del papado. El papa es también conocido como 'El Pescador', ya que él es el sucesor de San Pedro, y San Pedro fue un pescador.

Pero detrás del anillo del pescador hay mucha historia y siempre ha representado “la infalibilidad pontificia”, tan discutida por expertos como Hans Küng. La Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis rige el rito antiguo de destruir el anillo del Pescador a la muerte del papa. Joseph Ratzinger ya no lo luce y se cree que pasará al museo Vaticano.

Antes de Francisco el papa que había llamado a la austeridad simbolizada desde el anillo fue Pablo VI, quien decidió crear durante el Concilio Vaticano II, un anillo, no de oro sino de plata para todos los obispos.

Según la Arquidiócesis de Bogotá, el Anillo del Pescador o Pescatorio (en latín, Anulum Piscatoris) es un anillo usado por el Obispo de Roma quien, como sucesor del apóstol San Pedro, es la cabeza visible de la Iglesia Católica. Su nombre se debe al antiguo oficio de pescador del apóstol San Pedro, el primer papa. Un anillo nuevo es hecho para cada Sumo Pontífice. El Anillo del Pescador tiene la imagen de San Pedro pescando en un bote, bordeado por el nombre del papa que ocupa la sede en ese momento en latín.

El origen de la joya data de una carta escrita por Clemente IV a su sobrino Pedro Grossi en 1265 se incluye la mención conocida más antigua del Anillo del Pescador, usado para sellar toda la correspondencia privada presionando el anillo sobre la cera roja. El anillo del pescador se usa entre otras cosas para sellar las bulas papales y una forma de mostrar respeto y obediencia al Papa es besando el anillo del pescador.

Desde que lo hiciera el papa Eugenio IV, allá por mediados del siglo XV, esta costumbre se sigue llevando a cabo muerte tras muerte. El anillo es mucho más antiguo, ya que la primera mención de la que se tiene constancia está en una carta de Clemente IV que data de 1265.

También ha sido protagonista de anécdotas: el papa Juan Pablo II perdió el anillo pontificio mientras saludaba a los fieles durante una audiencia general en la Plaza de San Pedro mientras recorría en su papamóvil. Había caído al piso. Uno de los miembros de la Guardia Suiza lo encontró y se lo entregó nuevamente al pontífice. Pío XII fue víctima de un incidente parecido luego de haber sido besado en la mano por un peregrino, pero el anillo, que tenía una esmeralda, al parecer colombiana, no fue encontrado.

Desde hace varios siglos, se asegura que los fieles que tienen el privilegio de besarlo reciben un año de indulgencia, pero los obispos asistentes del sumo pontífice advierten a los fieles que se acercan al papa que en el protocolo moderno basta con la venia y el ademán de besarlo.
 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 31
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio