Publicidad
El Mundo 13 Abr 2013 - 9:00 pm

Este domingo, las presidenciales en Venezuela

El chofer del socialismo chavista

Nicolás Maduro, presidente y candidato, dice que si gana las elecciones recorrerá el país en un bus de asistencia al que la gente acudirá para exponer sus problemas.

Por: Diego Alarcón Rozo / Enviado Especial Caracas
En Twitter: @Motamotta
  • 196Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/el-chofer-del-socialismo-chavista-articulo-415929
    http://tinyurl.com/dycmosb
  • 0
  • 131
insertar
El presidente encargado de Venezuela y candidato a la presidencia, Nicolás Maduro, maneja un bus durante un acto de su campaña en Puerto Ordaz. / EFE

Nicolás Maduro ya no maneja metrobús porque su parada definitiva fue en la política. Aquí, debajo de La Previsora, él ya tiene un voto para ser presidente, un voto justo enfrente de ese punto en el que esperaba las mañanas entre 1991 y 1998, con el mismo bigote y el pelo un poco más largo. Luis Rivas vende raspados justo enfrente de la parada para paliar el calor caraqueño, aunque no les llama raspados sino “jugos frapé, una idea que un colombiano trajo a Venezuela”. Apoya a Maduro porque cree en el proyecto de Chávez y bueno, “no será Chávez, pero hay que probar. Lo que pasa es que aquí la gente se queja mucho y lo que tiene que hacer es trabajar”.

Maduro dice que trabajó mucho y que a pesar de la misión que le encomendó el ‘comandante supremo’, sigue siendo ese obrero que pasaba la jornada sentado en la silla de mando de esos Renault y esos Volvo enormes con los que recogía pasajeros. Seguirá manejando, dice, cuando sea electo presidente recorrerá el país en un bus de asistencia al que la gente acudirá para exponer sus problemas y él estará allí para resolverlos. “Él conducirá a este país por las vías del socialismo”, asegura Édison Alvarado, el actual presidente del Sindicato de los Trabajadores del Metro de Caracas (Sitrameca), quien votará por su “compatriota y camarada”.

El apoyo actual de Sitrameca es natural hacia Maduro, como si uno de sus los hijos estuviera obteniendo los triunfos de la familia. “Nicolás, el compatriota”, en palabras de Alvarado, militó en el sindicato desde del 2 de septiembre de 1991 hasta el 15 de febrero de 1996, cuando salió expulsado por “conducta antisindical”. El acta de su paso por el metro tiene todos estos datos: los 10 memorandos por inasistencia injustificada que sus jefes le enviaron y los 53 días de vacaciones que se tomó entre 1997 y 1998. Alberto Vivas, operador de trenes, tuvo que defenderlo varias veces: “él tomaba muchos reposos médicos, pero olvidaba reportar sus excusas. La licencia sindical también le servía para ausentarse. El problema era que no lo reportaba”.

Vivas les pedía comprensión a los jefes y lo ayudaba a tramitar los sueldos retenidos por la empresa por su inasistencia. Eran amigos desde los 12 años, cuando se encontraron en el Colegio Luis Cárdenas, y lo seguirían siendo hasta sus días en la Universidad Central de Venezuela (1987), él en la Facultad de Estudios Internacionales y Maduro en la de Administración. “Nunca se graduó, pero siempre fue muy rebelde, un hombre de izquierda que solía marchar contra el gobierno”. Dejaron de ser amigos el 22 de agosto de 2002: “Yo tenía la vocería de un grupo de trabajadores que pedíamos reivindicaciones laborales. Me llamó al teléfono como diputado de la Asamblea Nacional asociado al chavismo. Me habló muy airado: ¿qué es lo que quieres, tumbar al gobierno?”. No se despidieron y hoy Vivas votará por Capriles: “Si te soy sincero, Nicolás en el metro tenía fama de ‘reposón’ (perezoso)”.

“A Nicolás lo sacó la derecha del sindicato”, explica ahora Édison Alvarado. La versión de Vivas dice que siendo delegado del sindicato, Maduro pidió cuotas económicas, “corrupción, pues”. La de Alvarado, que “el señor Fidel La Rosa, que en el 97 manejaba el sindicato, era de derecha y atacaba a quienes se sabía eran de izquierda”.

Ninguna de las dos versiones las conocía el vendedor de jugos frapé. Él recuerda que Maduro fue canciller desde 2006 y chofer, aunque no sabía que su principal parada era justo enfrente de donde él trabaja. Las encuestas dicen que “Nicolás” cruzará triunfante el camino empedrado de esa batalla que se libra en las urnas. El “hijo de Chávez”, el “chofer del Venezuela”, probablemente hoy se convierta en nuevo presidente, si es que las encuentras cumplen con ese 10% de ventaja que vaticinan sobre Henrique Capriles . “Se le creció el bus a Nicolás”, comenta Luis Rivas: “¿quieres probar el jugo de limón?”.

[email protected]

Relacionados

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 131
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • New York Times crece en el sector digital y reduce pérdidas
  • Cracks del fútbol mundial demuestran su talento en freestyle

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • La impactante broma de los 27 millones de reproducciones en YouTube
  • 'No le preste atención a la gente pobre': Robert Kiyosaki
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio