Publicidad
El Mundo 10 Feb 2016 - 10:48 pm

Cinco días sin presidente en la isla

El día en que llegué a Haití

Rechazados por sus vecinos de República Dominicana, los haitianos viven entre la pobreza, la corrupción y otros problemas. Desde Puerto Príncipe, Óscar López, un colombiano, nos dibuja un país que trata de progresar.

Por: Nohelia Leal Barrera
En Twitter: @NoheliaLeal_
  • 335Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/el-dia-llegue-haiti-articulo-615796
    http://tinyurl.com/j45juv9
  • 0
insertar
Tras el carnaval en Haití, la gente vuelve a protestar en las calles para pedir un proceso electoral transparente. El país no tiene presidente desde el domingo. / EFE

Desde el domingo, Haití vive sin un jefe de Estado. A pesar de la crisis política por la que atraviesa el país tras la cancelación en cuatro oportunidades de las elecciones presidenciales, quien ostentaba el cargo, Michel Martely, decidió entregar el poder y marcharse. Las riendas del país las tomó el primer ministro, Evans Paul, quien aceptó el cargo “temporal” a la espera de que el Parlamento elija a un presidente interino que deberá organizar nuevas elecciones generales. Pero en medio del carnaval, la tarea se comenzó a retrasar. “Las fiestas son importantes, van desde el fin de semana hasta antes del miércoles de ceniza. La cultura del haitiano es así, licor, música fuerte y se les olvidan todos los problemas. Nueve meses después se incrementan los nacimientos en Haití”, cuenta desde ese país Óscar Eduardo López, un colombiano que vive en la isla desde 2001. Allí se casó con una haitiana y tuvo cuatro hijos. Todos con doble nacionalidad. Óscar reconoce las falencias estatales y sociales, pero también resalta la fortaleza física y mental del pueblo haitiano para sobreponerse a tantas adversidades. “Hace alrededor de 30 años, Haití era un país próspero, era conocido como la Perla del Caribe, estaba en mucho mejor condición que su vecino, República Dominicana. Pero luego de derrocar la dictadura (1986) cayó en un espiral de violencia y corrupción política que hizo retroceder al país. Los eventos naturales también se han ensañado con el país, comenzando por los huracanes, que en distintas épocas han causado grandes daños y muchas pérdidas humanas. Pero la peor catástrofe de la historia del país fue el terremoto del 12 de enero del 2010. Desde entonces la historia haitiana se partió en dos, el 10 % de su población murió en la tragedia”, cuenta Óscar López.

La reconstrucción ha sido lenta y hoy, seis años después del terremoto, miles de haitianos viven todavía en carpas. “Otro de los temas preocupantes es la salubridad, la mayoría de barrios de bajos recursos no tienen acueducto. En donde sí hay el suministro es por unas horas cada 15 días. El servicio de energía eléctrica también es deficiente; regularmente la ciudad está dividida en sectores y cada uno recibe el suministro de energía aproximadamente por ocho horas al día”.

Confrontar esta realidad no es tarea fácil para un haitiano, mucho menos para un extranjero como Óscar, quien recuerda lo que vivió cuando llegó hace 15 años. “Pensaba que encontraría algo parecido a lo que muestran de Somalia o Etiopía, gente desnutrida por doquier, pero al llegar vi personas fornidas, el desnutrido parecía ser yo”, afirma.

“Durante los primeros 15 días de estadía llegue a deprimirme al ver tanta gente pobre, tirados en los andenes tratando de vender cualquier cosa, especialmente me golpeaba el hecho de pensar que alguien comprara un peluche viejo y descolorido para llevarle a su hijo o hija porque no tenía dinero para uno”, recuerda.

(AFP)

“Con el tiempo pude entender que aunque yo estaba triste de verlos sumergidos en su pobreza, ellos eran felices y me dije: ‘¿Cómo así que yo estoy triste por ellos y ellos muy contentos?’, y ahí comprendí su situación. Contradictoriamente a lo que pasa en muchos países de Latinoamérica, incluido Colombia, en Haití es muy difícil ver en la calle casos de robo, o asaltos a mano armada”, explica.

Hoy, Óscar culpa a la corrupción generalizada que se presenta en Haití de la mayoría de los males. De hecho, señala esa razón como la raíz del actual vacío de poder. “La tensa situación que se vive ahora tiene su sustento en los partidos políticos, mas no en un inconformismo de la población”, dice López. “Las manifestaciones políticas regularmente son en fechas programadas, desde el mediodía hasta las seis de la tarde; el resto del día todo es tranquilo como si nada pasara”, agrega.

Antes de llegar a Puerto Príncipe, Óscar López trabajaba para una importante multinacional del sector de construcción. Cuando se presentó la oportunidad de desarrollar su trabajo en Haití, no lo pensó dos veces. Hoy trabaja para una farmacéutica canadiense y aunque Colombia le hace falta, sabe que Haití tiene muchas cosas que ofrecerle. No es el único colombiano allí, calcula que hay cerca de 90 connacionales que trabajan, principalmente, en misiones sociales con el fin de contribuir a sopesar y superar las dificultades que se presentan.

Una tarea compleja. La educación pública, al igual que en varios países de la región, es de baja calidad. “El nivel de las universidades también es bajo, por eso muchos haitianos que tienen recursos estudian en universidades de Estados Unidos, Canadá o Francia. La clase media envía a sus hijos a República Dominicana, en donde se distinguen por obtener excelentes resultados”, dice Óscar. Eso hasta hace unos meses, pues República Dominicana empezó a expulsar a los hijos de haitianos. Miles están en riesgo de ser deportados.

Y así, rechazados por sus vecinos, estigmatizados por la pobreza y señalados por la corrupción, los haitianos esperan que todos los sectores superen la actual crisis política y el país salga del círculo vicioso del caos. Por eso Óscar, al igual que miles de haitianos, sigue apostando por su futuro en Haití.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

5
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

fernando garcia ortega

Jue, 02/11/2016 - 07:03
Señor López: las dictaduras en Haití han sido nefastas, legendarias y gracias a ellas es que están hoy como están. No es la corrupción que genera pobreza y males, son los males de pobreza, ignorancia, hambre y desigualdad que han generado las condiciones para que la corrupción galopante se perpetúe cerrando el círculo perverso de la desigualdad y el atraso. Los 5 ricos que viven allá, tienen más dinero que los ricos nuestros, a costa de todos los haitianos. Ninguna de sus mansiones de dos cuadras y muros de un metro de espesor se cayeron. El fenómeno es el mismo en todo el mundo.... incluso en Africa subsahariana
Opinión por:

Oscarhaiti

Jue, 02/11/2016 - 22:09
Señor García, me alegra que haya gente en Colombia que se interese por Haití. Primero que todo quiero aclarar que en ningún momento he dicho que prefiero una dictadura, soy un convencido de que la democracia es el ideal de cualquier pueblo, el problema son los políticos corruptos que llegan al poder democráticamente para luego olvidarse de ese pueblo que los eligió y preocuparse solo por llenar sus bolsillos, no es la pobreza la que creó a ese político, es él quien con su actuar está generando pobreza. Yo solamente estoy contando los hechos como son, y es lo que te va a decir cualquier haitiano ya sea adinerado o pobre, que en esa época el nivel de calidad de vida de la mayoría de los ciudadanos era muy superior a la actualidad. Y como bien lo aclaras es un fenómeno de todo el mundo, para citar un ejemplo: la crisis iniciada en el 2008 en Estados Unidos que golpeó a todo el mundo y que aún estamos sufriendo las consecuencias de la misma, fué por la corrupción en las entidades financieras y de control en especial del sector inmobiliario, de un solo golpe aumentó el porcentaje de pobres en Estados Unidos en aproximadamente un 5 por ciento.
Opinión por:

monousuario

Jue, 02/11/2016 - 05:59
No se resalto lo mas importante de Haiti, fue el primer pais que se independizo de los europeos.
Opinión por:

Oscarhaiti

Jue, 02/11/2016 - 22:16
Lastimosamente el artículo es sobre la actualidad y el espacio no es suficiente para tocar tantos temas importantes, en realidad Haití fué el segundo país libre de América, después de los Estados Unidos, pero si fué la primera república negra de occidente en lograr su independencia. Aún más importante que eso, en especial para los países bolivarianos, es que sin la ayuda (dinero, armas y hombres entre otras cosas) que le brindó Alexander Pétion a Simón Bolívar muy difícilmente hubiera podido lograr llevar a buen termino su campaña libertadora.
Opinión por:

Juan Smith

Jue, 02/11/2016 - 00:23
Si la República Dominicana es un país de rateros donde se pierde todo al primer papayazo, Haití sigue siendo el peor país para vivir en el continente americano y el Caribe. Hay que tener una obsesión por lo macabro para vivir en Haití
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$423.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio