Publicidad
El Mundo 13 Mar 2013 - 8:02 pm

Los rastros de Fukushima

El dilema nuclear de Japón

Se reaviva el debate sobre la viabilidad de la energías nuclear como alternativa a los tan criticados combustibles fósiles.

Por: Mauricio Jaramillo Jassir*
  • 22Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/el-dilema-nuclear-de-japon-articulo-410137
    http://tinyurl.com/krf9kra
  • 0
Un grupo de personas encienden velas formando la frase en inglés "Gracias por tu ayuda Arahama" durante una ceremonia en memoria a las víctimas del terremoto y tsunami que hace dos años asoló el norte de Japón, en Sendai, en la prefectura de Miyagi. / EFE

Esta semana se conmemoran dos años de la tragedia de Fukushima en Japón, lo que justificadamente ha revivido el debate sobre la viabilidad de la energía nuclear como alternativa a los tan criticados combustibles fósiles. En consecuencia, el anuncio del gobierno de Tokio de reabrir centrales nucleares, provocó fuertes protestas de quienes ven en dicha actividad un riesgo enorme para el país.

El debate llega en un momento particular por lo que ha significado en los últimos años la revisión de la doctrina japonesa, marcada por el pacifismo luego de la Segunda Guerra Mundial. La llegada como primer ministro de Shinzo Abe, ha significado una revisión de dicho talante y ha supuesto un incremento de los gastos militares considerable. El hecho es seguido con preocupación en Seúl, Pyongyang y Beijing, que advierten en ello riesgos considerables para la armonía regional. Pero la inquietud no sólo se da en el ámbito regional, sino en el interno.

En esta vía, el gobierno conservador de Abe busca reducir la vulnerabilidad japonesa derivada de la dependencia energética de la importación de hidrocarburos, a pesar de que los problemas con la energía nuclear quedaron en flagrancia luego del desastre de Fukushima. Actualmente, de las cincuenta centrales nucleares, funcionan únicamente dos.

No obstante, la llegada de Abe ha provocado un cambio al respecto. A diferencia de su antecesor, el moderado, Yoshihiko Noda, quien buscaba detener definitivamente la producción nuclear hacia 2040, el actual premier neoconservador pretende revivirlo. Las motivaciones económicas son evidentes; desde dicho anunció el valor de las acciones de la compañía Tokyo Electric Power (Tepco), encargada del manejo nuclear, aumentó un 33%, dos años después del desplome en 2011 por cuenta del desastre del tsunami.

Resulta contradictorio que sea esta compañía la encargada de manejar el tema nuclear, cuando el informe final luego de lo ocurrido en Fukushima, la señala como responsable “por no haber percibido la realidad de peligro […] y por creer en el mito de la seguridad nuclear”. Responsabilidad, valga la pena anotar, que también el informe le endilga al gobierno.

Hasta el momento las dos principales alternativas para la energía basada en combustibles fósiles han desnudado debilidades mayores. Los biocarburantes que se plantearon como una salida efectiva y viable, han demostrado un efecto nocivo sobre la seguridad alimentaria de millones. El expresidente del Banco Mundial Robert Zoellick así lo reconoció, al afirmar que existía un vínculo entre la crisis alimentaria de 2007 en algunas zonas del mundo y la expansión de biocarburantes por el impacto que los segundos tiene sobre los precios de los primeros. En la actualidad, el tema nuclear pone en evidencia riesgos por años inadvertidos.
La conmemoración de Fukushima trae a la mente la dificultad de solucionar estructuralmente un problema cuya complejidad apenas comienza a ser comprendida.

*Profesor de Relaciones Internacionales Universidad del Rosario.

  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Lanzan vino con sabor a Los Simpson
  • Obama dice a presidentes centroamericanos que devolverá a niños migrantes

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio