Publicidad
El Mundo 18 Nov 2012 - 9:00 pm

Pleito limítrofe entre Colombia y Nicaragua

El final del diferendo

Después de 11 años de litigio la Corte Internacional de Justicia dictará un fallo definitivo. A las 9:00 a.m. se conocerá.

Por: Ricardo Abello Galvis*
  • 68Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/el-final-del-diferendo-articulo-387802
    http://tinyurl.com/b3k3eus
  • 0
Soldados colombianos ejercen presencia militar en el archipiélago de San Andrés. / Andrés Torres - El Espectador

Este lunes la Corte Internacional de Justicia hará pública su decisión en el caso que enfrenta a Colombia con Nicaragua. Esta decisión es inapelable y debe ser cumplida por las partes so pena de estar poniendo en riesgo la paz y la seguridad de la región.

Con esta decisión la Corte da por terminado un diferendo que duró 11 años. En efecto, es de conocimiento público que el caso fue presentado por Nicaragua el 6 de diciembre de 2001. En el transcurso del proceso Colombia interpuso excepciones preliminares en la medida que consideró que la Corte carecía de competencia para conocer del caso, pretensiones que fueron parcialmente desestimadas por la Corte en la decisión del 13 de diciembre de 2007. En esta decisión se ratificó la validez del tratado Esguerra-Bárcenas de 1928 y quedaron claros los siguientes puntos:

Primero, el de 1928 es un tratado territorial y no marítimo. Segundo, las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina son colombianas. Tercero, el tratado no es de delimitación marítima y, en consecuencia, no hay una frontera marítima entre los dos Estados.

Con base en estos tres puntos, la Corte determinó que sí era competente para conocer sobre el fondo del asunto y podía entrar a definir la frontera marítima entre Nicaragua y Colombia. En este sentido las partes hicieron sus solicitudes.

Colombia abandonó el meridiano 82 como frontera y propuso una línea equidistante entre las islas y el territorio nicaragüense. Esto trae como consecuencia que el punto de partida de la frontera en el paralelo 15 se encuentra al este del meridiano 82.

En este sentido hay quienes puedan pensar que con su propuesta Colombia está perdiendo espacios marítimos en la medida que la frontera era en el meridiano 82; sin embargo, no podemos olvidar la decisión de la Corte de 2007, en la que dijo que no había frontera marítima trazada entre los dos Estados. En consecuencia, no se puede perder lo que nunca se ha tenido.

La posición colombiana se dirige hacia el sur dejando en aguas colombianas todas las islas, islotes y cayos, incluido Quitasueño y Albuquerque, terminando al sur, en la frontera marítima con Costa Rica, al oeste del meridiano 82 siguiendo el trazado de la Costa Mosquitia. Es decir, que lo que se estaría “perdiendo” al norte se estaría “ganando” al sur.

Por su parte, Nicaragua le solicitó a la Corte que trace la frontera entre las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, y la costa colombiana, quedando las islas como territorios de ultra mar. Es decir, que las islas quedarían con su mar territorial y rodeadas de aguas marítimas nicaragüenses.

Este último es, sin duda, el peor escenario para Colombia porque perdería el acceso directo a las islas y una gran cantidad de espacios marítimos de pesca afectando gravemente la perspectiva económica del país.

En lo personal, creo que es poco probable que la Corte acepte las pretensiones nicaragüenses, pues se estaría sentando un precedente que conllevaría a que se tuviera que modificar gran parte de la geopolítica global por el surgimiento de un gran número de reivindicaciones marítimas por parte de varios Estados.

En consecuencia, creo que la Corte trazará la frontera marítima al oeste de las islas partiendo de la propuesta colombiana. Sin embargo, es poco probable que acepten un trazado al oeste del meridiano 82. De acuerdo con lo anterior, una frontera marítima trazada al occidente de las islas, se encuentre esta en donde se encuentre, debe ser considerada un triunfo de Colombia.

En lo relativo a las demás islas, islotes y cayos es claro que todos los que se encuentren sobre el nivel del mar serán de soberanía colombiana, teniendo en cuenta que el Tratado Esguerra-Bárcenas de 1928 establece que las tierras que conforman el archipiélago pertenecen a Colombia. A contrario sensu, si la Corte determina que alguno de ellos no se encuentra de forma clara sobre el nivel del mar, deberán entrar a analizar a cuál de los dos Estados le corresponden dichos espacios.

Aunque tengo la convicción de que la decisión le será favorable a Colombia, no será sino hasta la mañana de hoy, tendremos la certeza de cuáles fueron las pretensiones aceptadas por la Corte. Además, tendremos la tranquilidad que Nicaragua tendrá un argumento menos en el sirirí contra sus vecinos cada vez que tienen una crisis política interna, ya que el caso del archipiélago de San Andrés pasará a ser cosa juzgada.

 

 

*Profesor de la Universidad del Rosario y expresidente de la Academia Colombiana de Derecho Internacional (Accoldi).

Relacionados

  • 68
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio