Fallo de La Haya sería tema en cumbre de la Unasur

Colombia asiste a la reunión del ente multilateral en medio del análisis del fallo de la Corte Internacional de Justicia.

La ministra, María Ángela Holguín, asiste a la cumbre de cancilleres de Unasur en Lima. /EFE
La ministra, María Ángela Holguín, asiste a la cumbre de cancilleres de Unasur en Lima. /EFE

Tras dos semanas, en las que gran parte de la agenda del gobierno colombiano ha estado atravesada por el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya en el diferendo limítrofe con Nicaragua, la canciller María Ángela Holguín y el presidente Juan Manuel Santos acuden al primer encuentro multilateral después de conocer la sentencia. La cita es en Lima, la capital peruana, donde la ministra se encuentra desde el jueves y a donde el mandatario llegará el viernes para asistir a una nueva cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

La reunión de cancilleres, en la que participa Holguín, es la antesala a la llegada de los jefes de Estado. Los gobiernos de la región tratarán temas como iniciativas comunes, el compromiso con la democracia, la cooperación regional, la integración de la infraestructura suramericana, derechos humanos y participación ciudadana, entre otros. Sin embargo, el contexto en el que se presenta la reunión, dos días después de Colombia presentó su renuncia al Pacto de Bogotá de 1948, abre la puerta a que quizá alguna delegación esté dispuesta a tocar el tema del diferendo.

En sus últimas declaraciones sobre la materia, el presidente Santos ratificó que el país continuará “usando todos los recursos” y “en todas las instancias” para que la sentencia de la Corte no vulnere los derechos del país. “No voy a estar insultando al presidente Ortega (de Nicaragua), pero vamos a actual con toda la firmeza y toda la determinación (…) mano de hierro, pero guante de seda, no gritando, no siendo agresivo, pero siendo contundente”.

Después de renunciar al Pacto de Bogotá, que retiraría la competencia de la Corte Internacional de Justicia en eventuales diferendos limítrofes de Colombia un año después de la presentación de la renuncia, el Gobierno colombiano no especifica cuál será el siguiente paso para afrontar el fallo inapelable del tribunal.

La Corte Internacional de Justicia estará a la sombra de la cumbre, no sólo por el impacto que ha tenido su decisión en Colombia, sino porque también asisten al encuentro Perú -que oficia de país anfitrión- y Chile. Estas dos naciones adelantan otro diferendo limítrofe ante la misma Corte de La Haya, por una porción del Pacífico que ambos reclaman en el área cercana a la frontera entre ambos. Ese proceso entrará a la fase de alegatos la próxima semana, en la que cada uno de los países expondrá a los magistrados sus argumentos. Una vez esta etapa termine, la Corte entra en un periodo de varios meses en los que discutirá cómo fallar el caso.

Hace pocos días, luego de que se conoció la sentencia adversa para Colombia, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, declaró públicamente que su país no iba a aceptar fallos “salomónicos”, utilizando la misma expresión que la canciller Holguín utilizó meses previos al fallo, contemplando que Colombia podría perder alguna porción de mar en el Caribe. Santos, amigo de Piñera, acudirá a la cumbre, al tiempo que la comisión colombiana de expertos en derecho internacional, conformada por el gobierno, analiza los compromisos internacionales del país con el fin de evitar que alguna parte de lo que hoy es su territorio, pueda ser reclamada por otro Estado.