Francia 'juega a dos bandas' con el conflicto sirio

Por un lado estudia enviar equipamiento de comunicaciones a los rebeldes sirios y por otro trabaja por una solución política al conflicto.

El ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, afirmó este viernes que su Gobierno estudia enviar equipos de comunicaciones a los rebeldes sirios, al tiempo que negocia con Rusia, principal aliado del Bachar al Asad, para encontrar una solución al conflicto.

En unas declaraciones a la radio "France Inter", el ministro francés señaló que la única alternativa a la solución diplomática pasa por "una victoria clara de la oposición", por lo que destacó la importancia de ayudarla.

Fabius indicó que no se enviarán armas que puedan agravar el conflicto, pero no descartó la entrega de equipos de comunicación, tal y como ha hecho ya Estados Unidos.

El portavoz del Ministerio francés de Exteriores, Bernard Valero, precisó en rueda de prensa que se reflexiona sobre cuál sería el canal para ese suministro de equipos de comunicación, y admitió que podría ser a través de la plataforma opositora del Consejo Nacional Sirio (CNS), pero también a través de otros miembros de la sociedad con los que se mantiene en contacto, como médicos o profesores.

En cuanto a la justificación de la entrega de equipos de comunicación, Valero insistió en que "el mundo tiene que estar informado de los crímenes que se cometen en Siria", y también en que la posibilidad de que la población se comunique entre sí puede evitar masacres.

"Ser advertidos de la llegada de una columna de blindados, puede salvar vidas humanas", señaló a modo de ejemplo, antes de repetir la idea de que el régimen de Damasco ha dado muestras de que quería cometer los crímenes "a puerta cerrada", por ejemplo con la persecución de periodistas o los obstáculos a la misión de los observadores de la ONU.

Valero dio a entender que esa ayuda la podría ofrecer Francia de forma aislada o en cooperación con sus socios europeos.

El ministro indicó que la oposición a Al Asad va creciendo en el país y aludió a los contactos que su Gobierno mantiene con Moscú, donde ayer estuvo el director de Asuntos Políticos de su departamento, para discutir de la situación en Siria.

"Los rusos, que hasta ahora estaban muy ligados a Bachar al Asad, ven por sí mismos que es un tirano y un asesino", dijo el ministro, quien señaló que Rusia "se debilita" apoyando al régimen de Damasco.

Para Fabius, el principal asunto de negociación con Moscú es la identidad del sustituto de Bachar al Asad.

A ese respecto, y pese a la negativa de las autoridades rusas a reconocer que discuten con Occidente escenarios que pasarían por la salida del poder del presidente sirio, Valero dijo que los franceses han tomado nota en sus últimas conversaciones de que Moscú "no daba mucha importancia al futuro de Al Asad".

"Los rusos pueden contribuir a que la situación avance en la buena dirección, al contrario de lo que ha ocurrido en los últimos meses", indicó el portavoz francés.