Publicidad
El Mundo 27 Mayo 2012 - 5:14 pm

A propósito del juicio contra los cinco acusados de perpetrar los ataques del 11-S

Guantánamo, una tragedia americana

El consejo de guerra es de singular importancia si se tiene en cuenta que en 2008 el entonces director de la CIA, Michael Hayden, aceptó que su institución torturó a prisioneros sospechosos de pertenecer a la red terrorista Al Qaeda.

Por: Miguel Ángel Flórez *
  • 40Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/guantanamo-una-tragedia-americana-articulo-349206
    http://tinyurl.com/mahtg8q
  • 0
insertar
Oficiales del ejército estadounidense escoltan a un detenido hacia un interrogatorio en la base de Guantánamo.

La comparecencia de los cinco acusados de los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos, el pasado 4 de mayo, ante un tribunal militar en la base de Guantánamo (Cuba), revivió las denuncias sobre los tratos crueles, inhumanos o degradantes que recibió ese grupo de prisioneros mediante la técnica de la asfixia simulada (waterboarding en inglés), ampliamente utilizada por Estados Unidos en ese centro de reclusión en el Caribe y en las prisiones extranjeras que tiene en Irak y Afganistán.

Desde su detención en 2002, esta es la primera aparición en público de Jaled Cheij Mohamed, un kuwaití de 47 años; el yemení Ramzi ben al Chaiba; el paquistaní Alí Abd al Aziz Alí, alias Mohamed al Baluchi, y los saudíes Walid ben Attach y Mustafá al Husaui, considerados por las autoridades estadounidenses como los autores intelectuales de los atentados del 11-S en Nueva York, Washington y Shanksville (Pensilvania), que causaron la muerte de 2.976 personas.

El consejo de guerra reviste singular importancia para los medios de comunicación, dado que en 2008 el entonces director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Michael Hayden, aceptó públicamente y por primera vez que su institución había torturado a los prisioneros, sospechosos de pertenecer a la red terrorista Al Qaeda, por el temor de nuevos atentados terroristas en suelo de los EE.UU. También es crucial para las familias de las víctimas.

En conjunto, lo que pone de presente este proceso dirigido por un tribunal militar es el legado de graves violaciones al derecho internacional humanitario cometidas por el gobierno de George Bush, que expresan el colapso moral que alcanzó la nación norteamericana durante esa administración y la sitúan en las antípodas de los derechos humanos y de las normas de la civilización política.

Pero la prisión militar de Guantánamo revela hoy más que nunca las insostenibles y brutales contradicciones del presidente Barack Obama, quien con dulces y elocuentes promesas durante su primera campaña electoral anunció que retornaría a prisiones regulares de los Estados Unidos a los 172 hombres de 24 países que permanecen en la base naval.

La prohibición por parte del Congreso de EE.UU., en 2010, del uso de recursos públicos para el retorno de prisioneros de Guantánamo a cárceles ubicadas en territorio estadounidense, echó por la borda la posibilidad de que el gobierno de Obama restableciera la legalidad de las detenciones indefinidas de los “combatientes enemigos ilegales”, como definió Bush a los integrantes de Al Qaeda recluidos en prisiones estadounidenses secretas.

Pero la nobleza de los mensajes políticos de la campaña electoral de Obama se desmoronó en la conciencia pública cuando en mayo de 2009 el presidente vetó la publicación de imágenes de torturas cometidas por el ejército estadounidense en las prisiones extranjeras que ese país tiene en Irak y Afganistán, sorprendiendo a la opinión pública internacional y a las organizaciones defensoras de las libertades civiles en su país.

Esta decisión se habría sustentado en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que requiere que los estados prohíban toda propaganda o apología al odio nacional que incite a la violencia.

En lugar de justificaciones claras y legítimas para sustentar las medidas que prohibían la divulgación de fotografías en las que se registraban las confesiones obtenidas bajo métodos de tortura, el gobierno de Obama ofreció un puñado de argumentos ambiguos, profundamente influidos por la legendaria máxima del filósofo Marshall MacLuhan: “sin comunicación no habría terrorismo”.

La frase, que ha hecho carrera entre los analistas, no le sirvió de mucho a Obama para impedir que se conocieran las penosas imágenes de las víctimas anónimas de los sistemas de confinamiento secretos, detenciones ilegales, interrogatorios despiadados y tribunales militares no ajustados al derecho internacional pero creados por EE.UU. en su lucha contra el terrorismo.

Ojalá el presidente Obama, con sus aspiraciones de reelección presidencial, disponga de tiempo para comprender que el veto o la destrucción de las evidencias de los actos arbitrarios cometidos en el pasado por una nación sobre otra pueden conducir de una manera mucho más vertiginosa e irracional a la violencia. Por supuesto, se trata de un escenario que para todos es deseable y obligatorio impedir.

En Estados Unidos han cambiado muchas cosas, aparentemente, pero la prisión militar de Guantánamo parece decirnos que ese país se debate en contradicciones desgarradoras y teme mirar su rostro en el espejo de la justicia, dado que lo revela amargo y poco democrático, decretando su propia muerte moral.

* Coautor del libro Periodistas, guerra y terrorismo.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 7
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Yihadistas en Siria se acercan a la frontera con Turquía
  • Reanudan en Venezuela juicio contra Leopoldo López

Lo más compartido

  • Salud Sep 26 - 2:15 pm

    Jugos que no son jugos

    Jugos que no son jugos
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
7
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Acróbata Sobreviviente

Lun, 05/28/2012 - 19:14
Gracias por el vínculo, Miguel. Falta un artículo sobre los ataques terroristas preparados en brigadas de las fuerzas militares colombianas. ¡Saludos!
Opinión por:

condoritoo

Lun, 05/28/2012 - 08:51
y saber que estos gringos califican a los demás paises en derechos humanos .
Opinión por:

INAKY

Lun, 05/28/2012 - 08:23
Guantánamo: Una VERGÜENZA americana
Opinión por:

HABLADOR2000

Lun, 05/28/2012 - 01:50
en colombia deberian de haber unas dos asi para tanto guerrillero ampon y asesino que hay suelto, por ally o la pena de muerte con la inyeccion letal aver si dejan de deliquir estos villanos de las farc
Opinión por:

FELLINI

Lun, 05/28/2012 - 09:15
Hablador de mierda. Pedazo de burro. Se no ta que es uno de esos uribestias prepago. Digale a su jefe que se demovilice.
Opinión por:

coffeemate

Lun, 05/28/2012 - 08:07
Debería haber destierro o algo similar para tanto Uribestia bruto, que no sabe ni escribir. Aprenda a escribir primero pedazo de bruto, antes de decir tanta babosadas.
Opinión por:

DOBLECERO

Lun, 05/28/2012 - 07:32
Ojala la inyección letal no aplique para los delitos contra el idioma.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio