Hay 79 heridos en cuidados intensivos por incendio en Brasil

El ministro brasileño de salud señaló que los próximos días podrían ser críticos para las personas con quemaduras e intoxicación inhalar.

Familiares lloran sus seres queridos durante velorio de las víctimas en el Centro Deportivo Municipal de Santa María, Brasil. / EFE
Familiares lloran sus seres queridos durante velorio de las víctimas en el Centro Deportivo Municipal de Santa María, Brasil. / EFE

El ministro brasileño de Salud, Alexandre Padilha, señaló este lunes que quedan 79 personas hospitalizadas en cuidados intensivos después del incendio de la madrugada del domingo en una discoteca en el sur de Brasil que causó al menos 231 muertos, cifra que fue rebajada después de que en la noche del domingo se señalara que había dos personas más.

Cerca del 80 por ciento de esos internados son pacientes que sufrieron una intoxicación al inhalar el humo del incendio de la discoteca Kiss, de la ciudad de Santa María, en el Estado de Río Grande do Sul, y el 20 por ciento restante son heridos con quemaduras graves.

Cuarenta heridos permanecen en hospitales de Santa María y 39 fueron trasladados a centros médicos de Porto Alegre, la capital regional, y ciudades de su región metropolitana, tres de ellos en las últimas horas.

Padilha dijo que en la última noche no se registró ninguna muerte entre los pacientes ingresados en hospitales, aunque advirtió de que los próximos días serán "críticos" para los enfermos.

El ministro alertó que las personas que estuvieron en la discoteca y que inhalaron el humo podrían correr riesgo todavía de contraer una infección respiratoria grave.

Este lunes "entre cuatro y cinco" asistentes a la fiesta acudieron a centros de salud en Santa María con síntomas de problemas respiratorios y fueron ingresados "con un cuadro pulmonar grave", según afirmó Padilha a periodistas en el Centro Deportivo Municipal de Santa María, donde se instaló el velatorio.

Para atender a los quemados, las autoridades brasileñas han contactado con bancos de piel de Sao Paulo y también de otras regiones del país y de Argentina, Uruguay y Perú, según el ministro.

Para la mañana de este lunes está prevista la celebración de una misa ecuménica, a cargo del obispo Helio Adelar Hubert, a la que seguirán los entierros, que comenzarán a realizarse en el cementerio municipal con el auxilio de cerca de 300 militares de una base aérea ubicada en la localidad.