Lula reclama por espionaje de EE.UU. a presidenta Rousseff

"¿Cuál fue el delito que Dilma cometió?", preguntó irónicamente el expresidente brasileño.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) cuestionó este miérrcoles en Sao Paulo al Gobierno de Estados Unidos por el supuesto espionaje a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

"¿Cuál fue el delito que Dilma cometió?", preguntó Lula en tono irónico durante su intervención en el foro "Un mundo sin hambre: estrategias de superación de la miseria", en el que participaron representantes de países de América Latina y África.

"Nosotros necesitamos tomar en serio la cuestión de la democracia o, por casualidad, ¿pueden el señor (presidente de EE.UU., Barack) Obama y su esquema de inteligencia espiar las conversaciones de nuestra presidenta?", dijo el exmandatario.

"¿Dónde está la democracia o la autorización judicial para eso?", se preguntó el expresidente brasileño.

Documentos entregados por el exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, en inglés) de EE.UU. Edward Snowden al periodista Glenn Greenwald, columnista del diario británico The Guardian, que reside en Río de Janeiro, revelan que ese organismo espió las comunicaciones de Rousseff.

El esquema de espionaje estadounidense también habría afectado al presidente de México, Enrique Peña Nieto, según los documentos entregados a Greenwald.

Además, el domingo otros documentos filtrados de la misma forma indican que la petrolera estatal brasileña Petrobras fue otro de los objetivos de los espías estadounidenses, según un informe del canal de televisión Globo.

Rousseff planteó personalmente el asunto al presidente Obama la semana pasada durante la reunión de líderes del G20, en la ciudad rusa de Sanetersburgo.

Tras un encuentro privado con Obama, la presidenta brasileña dijo que este se ha comprometido a dar explicaciones sobre las denuncias de espionaje.

Rousseff condicionó la visita de Estado que tiene previsto hacer a Washington el próximo 23 de octubre precisamente a esas explicaciones que aguarda de la Casa Blanca.

Por otra parte, Lula propuso crear un "sistema de gobernabilidad global", para que decisiones importantes no se concentren en pocos países.

"Me asusta profundamente que algunas personas quieran negar la democracia, los partidos políticos y las entidades en Brasil. No es posible tener democracia si negamos la existencia de los partidos políticos", apuntó Lula, quien puso como ejemplo de democracia la reciente ola de protestas por diversas reivindicaciones sociales.

Según Lula, "el pueblo va a la calle y es excelente. Todas las pancartas que están ahí, ya Dilma las empuñó", en referencia a su pasado como activista.