Maduro abre la campaña electoral en la casa natal de Hugo Chávez

Aseguró que ganará las elecciones porque el gobernante muerto así lo quiso.

EFE

El candidato del chavismo a la Presidencia de Venezuela, Nicolás Maduro, abrió este martes su campaña para las elecciones del 14 de abril desde la casa natal de Hugo Chavez en la localidad de Sabaneta y junto a la familia del difunto presidente.

Maduro, ungido por Chávez el 8 de diciembre como su sucesor y desde su muerte presidente encargado de Venezuela, aseguró que ganará las elecciones porque el gobernante muerto así lo quiso.

"Yo voy a ser presidente de este país porque él así lo ordenó y porque nuestro pueblo lo va a ratificar de esta forma porque el pueblo nunca le falló al presidente Chávez", afirmó.

En Sabaneta, en el estado Barinas, indicó que siente al "comandante Chávez muy adentro", como "un padre para la patria en general", y manifestó su compromiso de "no fallarle nunca al pueblo" y de "ir hasta las últimas consecuencias en la construcción del socialismo".

También renovó el compromiso que contrajo con Chávez para "el resto de lo que nos toque vivir".

"Su espíritu está vivo, más vivo que nunca; él pasó a la vida eterna", dijo sobre el gobernante muerto el pasado 5 de marzo tras más de 20 meses de lucha contra el cáncer.

Maduro estuvo acompañado por los hermanos de Chávez y por el vicepresidente Jorge Arreaza, yerno del fallecido gobernante.

En el acto, que fue transmitido por el canal estatal de televisión, llamó a "construir una dirección colectiva, profundamente unida en los espiritual, en lo ideológico de esta revolución".

Por su parte, Adán Chávez, gobernador de Barinas, destacó que la familia del gobernante fallecido quiso acompañar "con todo el amor" a Maduro en este inicio de la campaña electoral.

Posteriormente, Maduro recorrió en una multitudinaria caravana distintas calles de Sabaneta y sus alrededores como hizo Chávez en las elecciones del pasado octubre y encabezó un mitin en Barinas, en el que estuvo acompañado de su pareja, Cilia Flores, y también de una de las hijas de Chávez, María Gabriela, así como de algunos artistas.

En el discurso, enfatizó que él debe ser presidente porque es "hijo de Chávez, patriota, socialista y revolucionario" y porque fue el propio mandatario quien tomó esta "decisión histórica" por él.

Maduro reforzó esta idea mostrando dos veces al público presente el vídeo en el que Chávez le ungía como su sucesor y pedía el voto por él en el caso de encontrarse incapacitado.

Entre sus promesas electorales, el presidente encargado aseguró que luchará contra los acaparadores, para lograr la meta de la "eficiencia y eficacia" gubernamental que se puso Chávez; para seguir impulsando las llamadas misiones sociales y también para combatir la "corrupción y el burocratismo".

"A partir del día en que me juramente como presidente, me voy a ir con los vicepresidentes, con los ministros manejando yo mismo un autobús y vamos a recorrer la patria entera gobernando con el pueblo", dijo, al asegurar que promoverá el verdadero "gobierno en la calle".

Por otra parte, Maduro alertó al pueblo y a la Fuerza Armada Nacional (FANB) ante la existencia de una "campaña del odio" de parte de la oposición.

"Ellos van a atizar la intolerancia, el odio, atacar al poder electoral para prepararse y desconocer los resultados electorales", advirtió sin aportar pruebas.

Maduro y el opositor Henrique Capriles son los principales candidatos para las elecciones del 14 de abril de las que saldrá el presidente que complete en 2019 el mandato iniciado por Chavez el pasado 10 de enero.