Publicidad
El Mundo 5 Abr 2013 - 10:00 pm

La infanta Cristina, acusada de complicidad

La mala hora de la realeza

La monarquía española vive por estos días su más grave crisis: tras el yerno del rey Juan Carlos, su propia hija podría responder ante la justicia por un caso de corrupción.

Por: Luz Sánchez-Mellado / El País
  • 15Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/mala-hora-de-realeza-articulo-414383
    http://tinyurl.com/dy9ww3t
  • 0
Cristina de Borbón, en la mira de la justicia. / AFP

Lo tenía todo para disfrutar de la privilegiada existencia de una princesa sin trono. Disponía de todo el brillo y la consideración social de una heredera y ninguna de sus enojosas servidumbres. Gozaba, además, una feliz vida familiar con su apuesto marido y sus cuatro preciosos hijos. Pero todo eso es pasado. Cristina de Borbón y Grecia, de 47 años, la hija mediana del rey, la más fotogénica, la más cosmopolita, la primera universitaria de la monarquía española, pasará a la historia, también como la primera imputada por la justicia. Su presunta cooperación —ciega o cómplice— en el desvío de fondos públicos presuntamente cometido por Iñaki Urdangarin, su amado esposo, el hombre que la volvió de revés, la ha expulsado del paraíso.

La vida es bella y sencilla sentado al sol en la terraza del Real Club Náutico de Palma. Bronceadísimos hombres y mujeres almuerzan los platos de un menú que concluye con un sorbete de mandarina. Adolescentes de flequillos extralargos zanganean por el gimnasio. Parece que nada malo, feo o sórdido pueda suceder en esta atalaya con vista a los espléndidos barcos atracados en las 900 plazas de una de las marinas más exclusivas del mundo. Un puerto en el que, por muy bien dragadas que estén, sus aguas no llegan a ser tan claras como para desear bañarse en ellas.

Quizá por eso tiran a la piscina del Club, y no al mar, a los ganadores de la Copa del Rey de Vela. Todos recordamos a don Juan Carlos, muerto de risa, siendo arrojado al agua por la tripulación del Bribón. Seguro que Cristina también acabó dándose chapuzones en muchas de las jornadas que pasó bregando el Azur de Puig, el barco de la clase IMS, con el que tanto regateó en ese certamen. Puede que fuera aquí donde pasara los días más felices de su juventud. Aquí vivió sus primeras fiestas con su amiga Marta Mas, armadora del Azur, y sus primeros amores con el regatista olímpico Fernando León. Era aquí, lejos del escrutinio de Madrid, donde la dulce Cristina, aparentemente más tímida, más modosa, menos Borbón que su hermana Elena, se soltaba el pelo.

Javier Sanz, empresario y presidente del Club Náutico, que recuerda a aquella chica alta y rubia como si la estuviera viendo, no da crédito a lo que oye. Cristina, imputada. Como si ambos términos no casaran en la misma frase. “Esto no es bueno —musita—, esto no es bueno para nadie”. Luego dirá aquello de la presunción de inocencia y el respeto a la justicia. Pero se le ve tocado.

El miércoles, muchos políticos y empresarios, el quién es quién de la isla, tenían el mismo dilema. Estupefactos por una decisión que no esperaban, rumiaban cómo valorar la imputación judicial de Cristina sin salpicar a la familia real, auténtica familia sagrada para muchos mallorquines, agradecidos con el “compromiso” del rey con la isla. A Mallorca no le convienen en absoluto estas cosas, dijo, atónito, eso sí, Pedro Serra, propietario del Grupo Última Hora y auténtico capo de la prensa local.

En la ciudad, a pie de acera, la gente, igual de pasmada, estaba más locuaz. “Ay, la pobre reina, con lo que sufre una madre por sus hijos”, soltaba una señora madura preguntada a las puertas de El Corte Inglés. “Estaban tardando en imputarla”, dice, sin embargo, un recepcionista de hotel de 27 años. Y se explica: “Los jóvenes tenemos el futuro hipotecado, y ellos, teniéndolo todo, por avaricia nos roban el presente. No me alegro, pero tampoco me da pena”.

 

  • 0
  • 9
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Boca Juniors presentó el reemplazo de Carlos Bianchi
  • La Equidad vs. Nacional se jugará en El Campín de Bogotá
  • Intoxicación masiva de niños de megacolegio en Santa Marta

Lo más compartido

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio