¿La mala hora de Walmart?

Este jueves se espera una huelga de trabajadores de la cadena de tiendas en al menos 15 ciudades de Estados Unidos para demandar mejores condiciones de trabajo.

/123rf
/123rf

Los trabajadores de Walmart, la mayor cadena de tiendas minoristas del planeta, se irán a huelga en al menos 15 ciudades de Estados Unidos este jueves. Las protestas, apoyadas por varias organizaciones sindicales tienen como foco varios reclamos, entre ellos el aumento del salario mínimo por hora de trabajo en lugares como Washington.

Walmart ha estado en el centro de varios escándalos desde el año pasado cuando una investigación del diario The New York Times destapó una amplia red de corrupción en la filial de la compañía en México, el brazo internacional más fuerte de la empresa; se estima que una de cada cinco tiendas minoristas en el país latinoamericano pertenece a la empresa.

Este año la compañía se encuentra en una agria disputa con los concejales de Washington, quienes aprobaron un proyecto de ley que obligaría a la cadena a pagarles a sus empleados US$12,50 por hora de trabajo; el salario mínimo actual en esta ciudad es de US$8,25. Hasta el momento, el proyecto no ha entrado en efecto, pues se encuentra pendiente de la aprobación del alcalde, Vincent C. Gray, quien puede vetar la iniciativa. En 2012, los ingresos de Walmart fueron de US$469 mil millones.

Ante las presiones del concejo municipal, la compañía ha advertido que, de ser aprobado el cambio en el salario mínimo, abandonaría la construcción de tres nuevas tiendas en esta ciudad, además de interrumpir la construcción de al menos tres proyectos más.

Walmart asegura que el salario promedio de sus empleados en Washington es de US$12,28, pero que muchos de éstos sólo trabajan medio tiempo y no cuentan con algunos beneficios, como vacaciones pagas.

De acuerdo con el Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU, por su sigla en inglés), que apoya la protesta de los empleados de Walmart, las manifestaciones del jueves se realizarían en Los Angeles, Baton Rouge (Luisiana), Boston (Massachusetts), Chicago (Illinois), Cincinnati (Ohio), Dallas (Texas), Denver (Colorado), Miami y Orlando (Florida), Minneapolis (Minesota), Nueva York, Sacramento y San Francisco (California) y Seattle (estado de Washington).

A principios del mes pasado, la compañía llegó a un acuerdo con el Departamento de Trabajo como parte de una investigación que las autoridades adelantaban acerca de malas prácticas en la disposición de desechos, particularmente en el peligro de operar los compactadores de basura en las tiendas de la marca.

En su momento, la investigación del Times acerca de los sobornos en México despertó duras críticas, tanto en este país, como en Estados Unidos. El diario documentó varios casos en los que los ejecutivos de la marca en el país latinoamericano compraron la decisión de funcionarios mexicanos para permitir la construcción de tiendas en lugares prohibidos por la ley.

La serie de artículos, que comenzó a ser publicada en abril del año pasado, detalla cómo una investigación interna de la compañía encontró rápidamente la evidencia para reprender a sus ejecutivos. Pero esto no sucedió. Incluso, uno de los directos responsables en los sobornos fue ascendido y el informe elaborado al interior de la cúpula de la empresa omitió repartir responsabilidades entre sus dirigentes.