Publicidad
El Mundo 7 Ago 2013 - 9:00 pm

¿Vestigios de la Guerra Fría?

Marcados por la decepción

El presidente Barack Obama canceló el encuentro que tenía programado en Moscú con su colega ruso, Vladimir Putin. Con el caso Snowden a la vista, EE.UU. y Rusia cursan un tramo difícil en sus relaciones.

Por: Elespectador.com
  • 20Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/marcados-decepcion-articulo-438606
    http://tinyurl.com/kpucfnb
  • 0
insertar
El presidente ruso, Vladimir Putin (izq.), y el estadounidense, Barack Obama, se reunieron en junio del año anterior, durante la cumbre del G-20 en México. / EFE

Tal vez baste una sola palabra para definir el estado actual de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Rusia: decepción. “Muy decepcionado” quedó el presidente estadounidense, Barack Obama, cuando hace dos semanas su colega ruso, Vladimir Putin, concedió asilo temporal a Edward Snowden, extécnico de la Agencia de Seguridad Nacional de Washington acusado de filtrar información confidencial sobre planes de inteligencia de la Casa Blanca.

La inconformidad escaló tanto que Obama decidió cancelar el encuentro que tenía programado con Putin en Moscú a comienzos de septiembre. ¿Por qué? “La decepcionante decisión de Rusia de otorgar asilo temporal a Edward Snowden también ha sido un factor que hemos tomado en consideración a la hora de revisar el estado actual de nuestra relación bilateral”, informó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. Así que el Kremlin no encontró una vía diferente para dar su respuesta. Por eso el consejero de la presidencia rusa, Yuri Ushakov, habló de manera pública: “Estamos decepcionados con la decisión de la administración estadounidense de anular la visita del presidente Obama a Moscú que estaba prevista”.

En cualquier caso hablar de decepción resulta mejor que hablar de crisis. El caso Snowden sí parece haber despertado algunos recuerdos del la Guerra Fría: desde su fin, Washington y Moscú no habían encontrado un asunto que los obligara a encontrarse tan de frente, más allá de las serias discrepancias por la manera de abordar el conflicto en Siria o las acusaciones de desestabilización interna que Putin lanzó a Washington en 2011. Ya lo había dicho el propio Obama en una entrevista concedida al célebre presentador Jay Leno: “En ocasiones, ellos parecen retornar a la Guerra Fría y adoptar una mentalidad de Guerra Fría, y yo no paro de decirle al presidente Putin que eso es el pasado”.

Seguramente, para Putin, el hecho de que Obama cancelara el encuentro que tenían previsto en Moscú resulte también ser una actitud típica de la guerra. Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, considera que, a pesar de la calma de las últimas décadas, la relación entre Washington y Moscú no ha sido la más amistosa, aunque se hayan establecido fuertes vínculos. “Ahora Obama tiene el reto de mandar un mensaje de descontento y a la vez reconocer que hay mucho en juego en la relación con Rusia, una nación que goza de un gran poder a nivel internacional”.

La relación entre el Kremlin y la Casa Blanca tiene componentes muy importantes para ambos países. Los dos adelantan un nuevo tratado de reducción de arsenal nuclear (New Start) y para Estados Unidos la colaboración de Rusia en Oriente Medio —más allá de las diferencias respecto a Siria— es fundamental. Como explica el profesor Matthew Rojansky, director del Kennan Institute, “Rusia es vital de cara a la retirada definitiva de las tropas en Afganistán: debe facilitarnos la salida y permitirnos el acceso a través de territorio ruso”.

La cancelación de la visita de Obama a Moscú, la consecuente decepción rusa y el asilo de Edward Snowden aún no cobran dimensiones mayores en el plano bilateral, y tampoco se especula sobre una eventual ruptura. Mañana se reunirán en Washington los secretarios de Estado y de Defensa estadounidenses, John Kerry y Chuck Hagel, con sus colegas rusos, Sergei Lavrov y Sergei Shoigu, en un encuentro que estaba previsto antes del aviso de Obama y que tiene como fin avanzar en las relaciones mutuas. De cualquier manera, la agenda del mandatario reseña la asistencia a San Petersburgo en la primera semana de septiembre, para participar en la cumbre del G-20 (5 y 6 de septiembre). Si bien la Casa Blanca ya descartó un encuentro personal con Putin, desde el Congreso estadounidense se oyen voces como las del senador demócrata Chuck Shumer, que como medida de protesta recomienda a Obama no participar.

 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 3
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

3
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

OSCAR FERNANDO AMADO GARRIDO

Jue, 08/08/2013 - 12:10
Obama debe estar extrañando esas épocas en las cuales cuando el presidente gringo hablaba a los demás países, todos le obedecían sin chistar. Pero dudo que entienda esto, porque todavía cree que con ser "carismático" (?) se le arregla todo.
Opinión por:

Toribioa

Mie, 08/07/2013 - 22:12
Tiendo a sentirme solidario con Assange, Manning y Snowden porque ellos no es que hayan traicionado a su país revelando secretos científicos o técnicos a la manera de, por ejemplo, revelar fórmulas para la bomba atómica, etc, sino que han mostrado al mundo documentos que ilustran bellaquerías que comete EU.Son dos cosas diferentes. Además, desconfío de la justicia de un país que tiene un campo de concentración, llamado Guantánamo, y cosas por el estilo.
Opinión por:

Alcaracoco

Mie, 08/07/2013 - 21:24
El presidente Ruso Bladimir Putin, debe estar muy triste ... Llorando por que Obama no lo Visita ... Putin Debe estar Hasta con diarrea ... Putínsimo! Rusia es un País Soberano. Y No se Deja Intimidar por Amenazas o Reclamos Estados Unidos.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio