Mercosur levanta la voz

Los miembros del bloque anunciaron que llamaran a consultas a sus embajadores en España, Francia, Portugal e Italia tras el incidente con el avión de Evo Morales.

Los mandatarios asistentes a la cumbre de Montevideo de izquierda a derecha: Evo Morales (Bolivia), Cristina Fernández (Argentina), José Mujica (Uruguay), Dilma Rousseff (Brasil) y Nicolás Maduro (Venezuala).
Los mandatarios asistentes a la cumbre de Montevideo de izquierda a derecha: Evo Morales (Bolivia), Cristina Fernández (Argentina), José Mujica (Uruguay), Dilma Rousseff (Brasil) y Nicolás Maduro (Venezuala).

La cumbre de Mercosur en Montevideo (Uruguay) resultó nutrida en materia de anuncios. Sirvió de escenario para que Venezuela, en cabeza de su presidente, Nicolás Maduro, asumiera la presidencia pro témpore del organismo, que fue entregada formalmente por el mandatario uruguayo, José Mujica. Maduro se dirigió al bloque (que además conforman Argentina, Brasil y Paraguay) en calidad de nueva voz titular: "Recibo la presidencia del Mercosur con la zurda de Chávez y el espíritu de Bolívar".

Tal vez no hubiera un momento mejor para que el gobierno de Venezuela expusiera su punto de vista político y asumiera el liderazgo momentáneo del organismo: todavía está abierta la herida producida por la negativa de España, Portugal, Francia e Italia, que impidieron que el presidente de Bolivia (miembro observador de Mercosur), Evo Morales, aterrizara en sus territorios sospechando que con él viajaba el extécnico de la CIA acusado de espionaje, Edward Snowden. Ninguna voz en este lado del hemisferio es tan decididamente crítica de Estados Unidos como la de Caracas: antes era la de Hugo Chávez, ahora es la de Nicolás Maduro.

Y es precisamente el caso de Snowden el que copa la mayoría de las páginas de la prensa por estos días, acompañado también por el ofrecimiento de asilo político de Venezuela, luego de que el extécnico de inteligencia revelara los planes de espionaje masivo de Washington, en los que América Latina fue blanco como otras regiones en el mundo. Ahora Snowden pide asilo temporal a Rusia, donde permanece desde hace tres semanas, mientras que encuentra la forma de llegar a Sur América, a Venezuela seguramente.

En cualquier caso, tras la cumbre de Montevideo, resulta claro que el bloque acompañará y apoyará a Venezuela en caso de que Snowden logre arribar a Caracas. Es predecible después de que unidos por la indignación, los mandatarios asistentes acordaran llamar conjuntamente a consultas a sus embajadores en España, Portugal, Italia y Francia para que emitieran su concepto sobre la afrenta contra Evo Morales. Morales, durante su intervención, llamó a invertir en tecnología, a la que describió como la llave para desmarcarse de la influencia del “Imperio”.

Las presidentas de Argentina, Cristina Fernández y de Brasil, Dilma Rousseff, resaltaron la unión del bloque y la estabilidad económica en la que se encuentra. De otra parte, el tema de Paraguay también fue abordado en la agenda, pues el gobierno de Asunción se encuentra suspendido del organismo desde el 29 de junio de 2012, cuando en consenso decidieron tomar dicha represalia tras la destitución polémica del mandatario Fernando Lugo, depuesto por el Congreso en un juicio político. A pesar de que la posición del Mercosur fuera la de señalar un golpe de Estado, la política paraguaya ha ido retornando a la normalidad a lo largo de estos meses, así que el bloque consideró pertinente cesar la sanción.

A partir del 15 de agosto Paraguay podrá retomar su asiento de miembro pleno de Mercosur en cabeza de quien será su jefe de Estado, elegido democráticamente, Horacio Cartes. Su antecesor, Federico Franco, quien fuera vicepresidente de Lugo, había dicho que a su país no le interesaba regresar al bloque, menos aún si Venezuela iba a asumir la presidencia temporal.