Publicidad
El Mundo 13 Dic 2014 - 9:00 pm

Notas desde Apartadó y Cartagena

¿Cómo modernizar a Colombia?

El coautor de ‘¿Por qué fracasan las naciones?’ plantea una vía controversial para el posconflicto de este país: en lugar de tratar de solucionar el problema de la tierra, mejor —y más realista— hacerlo con la educación y las oportunidades. Análisis.

Por: James A. Robinson * Especial para El Espectador
  • 2997Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/modernizar-colombia-articulo-532967
    http://tinyurl.com/k5hpz3e
  • 0
insertar
“Existen muchas sociedades exitosas hoy que resolvieron su problema rural ignorándolo y dejándolo marchitar”, dice el profesor de Harvard./ Presidencia

Hoy, cuando escribo estas líneas, he podido observar dos lados de Colombia. Con frecuencia hablo de esa sociedad dual que existe en este país, pero hoy solo una de ellas fue parte de dicha dualidad: la de los campesinos y activistas en Apartadó. La segunda no fue la usual imagen opuesta a la de los campesinos, esa de las élites (tanto la del tuxedo como la del orangután). Esta vez eran jóvenes educados, creativos, nerds, emocionados con sus computadores, en competencia en Cartagena por el diseño de una aplicación (app) para la paz; jóvenes procedentes de ciudades como Manizales, que tienen más en común con jóvenes en los Estados Unidos que con cualquier persona en Apartadó.

¿Cómo es que Colombia se va a modernizar? Bueno, estos jóvenes que vi hoy ya son modernos. Lo que se requiere es que puedan transformar a la sociedad para que sea como ellos. Max Planck, el gran físico alemán, decía que “la ciencia avanza con cada funeral”. Quizá lo mismo sea cierto para las sociedades.

Pero, ¿cómo sería esa transformación posible? Ciertamente no luchando por la tierra o institucionalizando la pobreza en la periferia con la distribución de “40 acres y una mula”.

El Gobierno colombiano está todavía promoviendo la noción de que la solución del problema agrario pasa por la restitución de tierras y la redistribución de baldíos y de tierras mal habidas. De esta manera, crecen las esperanzas de la gente —cuando todos sabemos que esto es en realidad imposible de conseguir— y se aplaza la posibilidad de que la gente tome la decisión de rendirse y hacer algo distinto.

Al mismo tiempo, la redistribución de la tierra no puede ser la forma de resolver los conflictos en Colombia, porque por su naturaleza la reforma agraria es de suma-cero: o la tengo yo y tú no, o al contrario. Nada es más propenso al conflicto.

Colombia será moderna si esos jóvenes nerds superan al campesinado y hacen a la élite tradicional tan innecesaria y anacrónica como llegó a serlo la aristocracia británica. 

- Ejemplos de otras partes

Existen muchas sociedades exitosas hoy que resolvieron su problema rural ignorándolo y dejándolo marchitar. Las sociedades alrededor de las plantaciones de azúcar en las islas de Barbados y Mauricio lo hicieron. Las mismas familias blancas tradicionales siguen siendo dueñas de los cañaduzales, pero la gente entendió que su futuro estaba en otra parte; y lo estaba.

Inglaterra hizo lo propio. En el siglo XVIII, Inglaterra experimentó los cercamientos rurales y un gran desplazamiento de gente desde el campo, gente que obtenía su sustento del suelo que pisaba. El libro Paseos rurales, de William Cobbett, y El trabajador del campo, de John y Barbara Hammond, son reveladores.

La gente se mudaba a las ciudades y pueblos y durante ese siglo se vieron significativos incrementos en la concentración de la tierra. ¿Por qué no hubo una acción política hacia una reforma agraria o la redistribución de las tierras? Porque el futuro estaba en otra parte.

Podríamos pensar incluso en que los Estados Unidos nunca resolvieron el problema agrario en el sur, y el sur finalmente comenzó a equipararse con el resto del país cuando la mayoría de los afroamericanos comenzaron a emigrar en los años cuarenta del siglo pasado.

Alguna vez le pregunté a un político de la isla Mauricio ¿por qué, cuando toda la tierra era propiedad de “les grand blancs” (“los grandes blancos”), no hubo nunca una reforma de tierras? Me respondió: “¿qué futuro hay en cortar caña; usted querría que su hijo fuera un cortero de caña?”.

Si uno quiere hoy ver a “los grandes blancos” tiene que ir a las carreras de caballos en Port Louis una tarde de domingo. Como también sucede en Inglaterra en las carreras de Ascot, en donde la aristocracia observa los caballos y casa a sus hijos e hijas entre ellos mismos.

Una vez uno toma la ruta de pelear por la tierra, corre el riesgo de terminar como en Zimbabue, en conflicto y declive económico. 

- Contra toda lógica

Esto genera una pregunta importante para la situación en Colombia: ¿Por qué es que incluso quienes fueron brutalmente aterrorizados y desposeídos, como los pobladores de El Salado, quieren retornar y reconstruir sus comunidades, aun cuando su tierra ha sido robada? ¿Por qué ven un futuro en “cortar caña”?

Admiro profundamente su valentía, recursividad y la ayuda que obtienen de organizaciones como la Fundación Semana. Pero cuando visité El Salado vi mucha pobreza, un centro de salud cerrado porque los salarios de los empleados no habían sido pagados y estaban en paro. Las bodegas en donde anteriormente se compraba tabaco, el único producto agrícola comercial, se convirtieron en billares. Hay paz pero no hay empleos y hasta donde pude ver hay pocos prospectos, excepto en la tierra que fue robada y que es ahora usada por los ocupantes de “buena fe” (según la Ley de Víctimas), como Cemento Argos. ¿Qué es lo que atrapa a la gente en situaciones como esta?

Obviamente esto es excelente para las élites colombianas. Después de todo, ¿quién va a cortar los racimos de plátano en Apartadó y a trabajar en el baldío adquirido de forma dudosa en Vichada? Y de pronto esto es parte de la historia de la eterna promesa de la reforma agraria: prometerla hasta el cansancio pero nunca hacerla realidad y así la élite obtiene lo mejor de los dos mundos: nunca en realidad va a sacrificar la tierra, pero se mantiene la fuerza de trabajo en el lugar con la esperanza de que la reforma suceda en algún momento.

Mi madre nació en un barrio trabajador llamado South Bank, a orillas del río Tees, en el norte de Inglaterra, y su único objetivo en la vida era salir de allí para nunca más volver. ¿Cómo lo hizo? Entró a la escuela de gramática en Saltburn. ¿En dónde está esta opción en El Salado?

- Una vía alternativa

La educación es un juego de suma positiva: mi proceso educativo no impide el de los demás y la educación no amenaza los intereses directos de nadie. ¿Por qué entonces no hay una discusión sobre educación en La Habana?

Todo esto se basa en que la gente no sólo tenga acceso a educación, sino que también tenga oportunidades. Esta es, en mi opinión, una discusión mucho más provechosa. Sí, existen toneladas de barreras de entrada y de monopolistas en Colombia, pero dudo que esto sea más difícil de solucionar que el problema de la tierra. No subestimo los problemas de la zonas urbanas en Colombia, que ciertamente no son un paraíso. Sin embargo, la pobreza es menor, los servicios públicos y escuelas son mejores, la política es más progresiva y hay muchas más oportunidades. Esa es la real discusión sobre una Colombia moderna.

Un punto final. Bajo ese modelo, ¿cómo se pacifica el campo? Esto no fue un problema en Barbados, Mauricio o incluso Inglaterra. Creo que, como lo entendió Vicente Castaño, se debe usar a la élite para hacerlo. Castaño dijo: “...en Urabá tenemos cultivos de palma de aceite. Yo mismo he persuadido a empresarios para que inviertan en esos proyectos productivos de largo plazo. La idea es que los ricos inviertan en esos proyectos en diferentes zonas del país. Cuando los ricos lleguen allí, las instituciones del Estado vendrán detrás. Infortunadamente, las instituciones estatales solamente participan en estas aventuras cuando los ricos están metidos. Tenemos que llevarlos a todas las esquinas del país y esa es una de las misiones de nuestros comandantes”.

En algún sentido, esto fue lo que hizo Estados Unidos. Creó inmensos incentivos para que los capitalistas sin escrúpulos construyeran vías férreas e infraestructura y permitieran que las sociedades de frontera funcionaran (solamente harían dinero si la gente iba a esos lugares y eso solamente era posible si había paz y servicios).

Una hipótesis simple sobre el ímpetu de paz en Colombia es que de repente la periferia se ha vuelto un valioso recurso natural y la ruta paramilitar para la pacificación terminó teniendo muchos efectos colaterales. Así es que los intereses económicos quieren la paz, de esa manera pueden hacer dinero, para ello quieren aportes del Estado y tienen la influencia suficiente para que todo ello suceda (a lo Vicente Castaño).

- Élites y paz territorial

¿Hay modelos alternativos? Hay uno, ese del alto comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, cuando habla de la “paz territorial”. En este modelo, aún en desarrollo, habría un rebalance del poder político hacia la periferia y un proceso de movilidad social que obligaría a las instituciones del Estado a funcionar de una mejor forma: logrando que rinda cuentas y que cumpla con la reforma agraria y la provisión de bienes públicos y, finalmente, terminando los conflictos y el vacío de autoridad que ha creado tantos estragos en los últimos 50 años.

Es un muy buen plan, pero ¿es posible implementarlo? No tengo dudas de que la gente se pueda movilizar. Vi a muchas personas llenas de pasión y articuladas en Apartadó. Pero ¿pueden escapar de la sombra del clientelismo y la violencia? Sólo si el Gobierno realmente tiene la capacidad y el deseo de ayudarlos. ¿Y lo tiene?

En la década de 1960, la movilización de campesinos por una reforma agraria con la creación de la ANUC (Asociación Nacional de Usuarios Campesinos) fue increíblemente exitosa, pero fracasó porque asustó terriblemente a la élite política colombiana y no tuvo una forma efectiva de interactuar con el Estado para hacerlo funcionar de una mejor forma. Colapsó en una orgía de desilusión y de líderes asesinados. ¿Qué es diferente ahora?

Los colombianos deberían enfrentar la realidad que Vicente Castaño conocía cuando hablaba de la Colombia periférica. La lección de la historia de Inglaterra es que si bien el poder de las élites no puede ser negado, estas sí pueden ser domesticadas y sus energías canalizadas en direcciones socialmente útiles. Esto puede crear un tipo de paz territorial diferente, no tan deseable como la que concibe el comisionado Jaramillo, pero posiblemente más realista. Si el Gobierno quiere que este plan sea real, necesita comprender mejor los obstáculos que enfrenta e imaginar una reorientación dramática en la relación entre la Colombia central y la periférica.

¿Es esto justo y razonable? Probablemente no. Pero la historia no es justa. Miremos a Sudáfrica. Han apostado a poder retirar el estatus de los blancos, pero sin tratar de joder a los blancos para seguir la ruta de Zimbabue. Lo están haciendo con educación, acciones afirmativas y redistribución.

*Deseo agradecer a Tulio Róbinson-Ángel por su ayuda en el trabajo de campo en El Salado. También a la Fundación Semana por su hospitalidad durante nuestra visita a El Salado.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir
69
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

selenium

Jue, 01/22/2015 - 08:40
Piensen por un momento: a algun pobre hombre de buen corazon se le da un pedazo de tierra en un lugar lejano, sin capital para sembrar, sin educación, sin nada mas que ganas de sobrevivir, sin salud, sin nada, que hará? lo que he visto: vender barato para irse a buscar futuro a la ciudad, sabe que no esta alla, pero tiene la certeza de que morira luchando y no enterrado en el campo. La educación debe llegar a todos los rincones del pais, el teletrabajo es una gran opción para descentralizar.
Opinión por:

nealjimenez

Mie, 01/21/2015 - 08:05
En La Habana deberían hacerse dos cosas, por ningún motivo detener las negociaciones, solamente hasta que se finalice un acuerdo y tema prioritario, ojalá único, la educación para que sea de excelente calidad para todos. El poder se ha ejercido desde el centro, y este es un ejemplo, la solución se da desde Bogotá, sin consultar a quien va dirigida esa solución.
Opinión por:

luispuyana

Lun, 12/29/2014 - 05:08
El profesor Robinson plantea la tesis colonialista en la era moderna en la que las naciones invadidas sigan igual de dependientes y que es mejor educar para mantener el subdesarrollo y convertir el país en un florecimiento de máquilas como lo es hoy México, China Y OLVIDA O SE HACE EL PENDEJO QUE CON EL DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA POR COLÓN, EN LOS EEUU LLEGÓ LO MÁS AVANZADO DE EUROPA EL CAPITALISMO y el resto de América ingresó lo más atrasado de la vieja Europa: El feudalismo, la concentración de tierras Y NADA DE INDUSTRIA, QUE EL GENIO DE BOLIVAR FUE HABER DEJADO EN CLARO EN SU CARTA DE JAMAICA DE 1815, QUE SIN LOGRAR LA INDEPEDENCIA DEL YUGO ESPAÑOL, COLOMBIA NO PODRÁ DESARROLLARSE, pues el yugo español PROHIBE que tengamos fábricas y NO CULTIVAR los frutos de Colombia, QUE NOSOTROS LOS AMERICANOS BAJO EL YUGO SEAMOS CONSUMIDORES. Hoy el Robinsón plantea lo mismo QUE SIGAMOS SIENDO CONSUMIDORES Y BIEN EDUCADOS PARA MANEJAR LAS FÁBRICAS QUE NOS LLEGAN DEL CAPITAL INVERSIONISTA, ADIOS A ESTUDIAR PARA AVANZAR EN TECNOLOGÍA UNA VIL COPIA DEL YUGO ESPAÑOL. QUE SEGUIMOS SIENDO SAQUEADOS DE NUESTROS RECURSOS DIZQUE PARA MEJORAR EN EDUCACIÓN, cuando precisamente la educación científica NO avanza pues no aprovechamos nuestros recursos naturales para salir del atraso sino para mantenerlo.
Opinión por:

manamuisca

Vie, 12/19/2014 - 19:04
el autor está equivocado de enfoque de modernización, debería leer el discurso de Kant acerca de que es la ilustración donde refiere la modernización como el mundo de la libertad, ello supone dos tipos de trasformaciones , en las prácticas y en las concepciones, así como de ambientes que partan de la triada civilista de reconocimiento de sujeto de derecho,garantía de la propiedad y de los negocios jurídicos , implica la ampliación del mercado interno,una cultura democrática, participativa y solidaria para facilitar el bienestar y la autonomía de las personas
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Vie, 12/19/2014 - 15:09
En otras palabras, la "fórmula" paramilitar de Vicente Castaño es la necesaria para modernizar a Colombia. Así, los campesinos que alcancen a escaparse saldrán corriendo a las ciudades para educarse en los semáforos. Ni siquiera Uribe lo podía haber dicho mejor. Con razón Robinson es el "chacho" de la godarria de los economistas neoinstitucionales que le echan incienso.
Opinión por:

Certero.33

Vie, 12/19/2014 - 09:16
"Obviamente ESTO ES EXCELENTE PARA LA ÉLITES colombianas", INCLUIDA LA FARCISTA CON SUS ZRC. "Después de todo, ¿quién va a CORTAR LOS RACIMOS DE PLÁTANO en Apartadó y a TRABAJAR EN EL BALDÍO adquirido de forma dudosa en Vichada? Y de pronto esto es parte de la historia de la ETERNA PROMESA de la reforma agraria: prometerla hasta el cansancio pero NUNCA HACERLA REALIDAD y así la élite obtiene lo mejor de los dos mundos".
Opinión por:

Certero.33

Vie, 12/19/2014 - 09:23
Las ZONAS DE RESERVA CAMPESINA (ZRC) "inexorablemente van a convertirse en 'GUETOS' EN DONDE LA IZQUIERDA RADICAL VA A SER LA AUTORIDAD que no sólo ejerce control político, sino determina qué, cómo, en dónde y para quién se debe producir": goo.gl/ij4BeS ___ ¡He ahí la IGNOMINIA FARCSANTISTA!
Opinión por:

Iván Montenegro T.

Lun, 12/15/2014 - 07:45
Estoy en desacuerdo con la reivindicación de la modernización estilo paramilitar, porque ese proceso estuvo y está mezclado con el narcotráfico, tiene muy poco impacto en el empleo, es paternalista y premoderno, suplanta el rol del Estado por la asunción de funciones por parte de empresas privadas, en el caso de la palma con graves impactos ambientales. La vía de la Habana es difícil, pero hay, por ejemplo, algunas experiencias de modernización agraria con la aplicación de biotecnología por parte de campesinos, experiencias en innovación social, y se plantea el reto de reconstrucción de las comunidades y de la economía campesina. Eso requiere la construcción de capacidades de gestión institucional en las regiones, en fin, la imaginación y la decisión política de hacerlo. De acuerdo con la importancia de la educación y con el apoyo al emprendimiento como una de las oportunidades para la gente que se forma. No será hora de adaptar experiencias de trabajo social por parte de los estudiantes universitarios en los sectores deprimidos y en el campo ?.
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Dom, 12/14/2014 - 21:37
Este man si es un bacán. La sacó del estadio ...¡qué genio! ~~~Sacó de taqito al tíoabuelo de Chucky maravilla, el lord bogotano que un día se compró 'el- tiempo' y después se compró la presidencia. Después le paró el macho a su antecesor y copartidario, el viejo López. ~~Lord Edward Saints impuso el sello de la pausa, y así nos quedamos= en segunda, ...en primera ....parados desde los años '30s.
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Dom, 12/14/2014 - 22:11
"40 Acres and a Mule", así se llama la compañía del cineasta afroestadoudinense Spike Lee; "Malpaso", la de Clint Eastwood. Parececiera que este hijo de Robin, como que le dio por combinar —¿o se le chispotió?— y le salió una mezcla trabada, algo así como para el título de este artículo= “El Malpaso de una mula sobre 40 acres”.
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Dom, 12/14/2014 - 22:09
No sólo son patéticos estos gringazos empapados de hegemonía colonial. Son falaces, además. Este como que viene siendo el reemplazo de Malcom Deas en la casita-de-nariño, el que hizo parte de la nómina del presidente guaca entre 1990-1994: el inglés que lleva como 40 años por estos pagos diciéndonos a nosotros los colombianiatos cómo es que somos. Es uno a los que todavía le siguen prendendiendo velas en las fundacicones y academías de historia cachacas.
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Dom, 12/14/2014 - 22:06
Chucky como que anda necesitando refuerzos para contestarle a Willy Ospina (ver columna de hoy). Ya el muy maduro sir Tony Blair perdió su pátina de credibilidad y caché. Ahora este académico de lentes de Clark Kent viene a ocupar el último de los tres escaños del podio que estaba vacío= uno está reservado para el care’tostada de John Kerry que por estas días vuelve a puyarle el fundillo a Chucky pa’que se pongan las pilas en cubita; y el otro peldaño para los Powell conferencistas de turno que vienen a bogotacito a decirnos cómo es que se hace la paz después que han fumigado a medio oriente. ¡Tan queridos ellos!
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Dom, 12/14/2014 - 22:02
Siendo tan culto y tan vargasllosudo, lo que el hijo de Robin (robin-son) no parece haber leído es a su compatriota, alguien más leído y menos entrometido en asuntos extranjeros: Jonathan Franzen. Especialmente su novela 'Freedom', donde palabra más, palabra menos se comprende qué sentido tiene para el ario norteamericano (para el WASP, específicamente) la nocióne de libertad.
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Dom, 12/14/2014 - 22:00
Las últimas generaciones de gringos heredaron ese wild abstract-concept of freedom como ampliación de sus horizontes; esta promesa hecha por sus antepasados ya no puede ser cumplida, la superficie de la tierra ya no se puede estirar más= ya a México le quitaron lo último que podían quitarle (pero le impusieron el más canalla de los NAFTAS) y a los cubanos -que en 1959 los sacaron a patadas de regreso go home- les metieron 55 años de bloqueo económico. Por eso el hijo de Robin dice que las tierras cubanas son improductivas (dejaron de venderle azúcar a tío Sam) y no hay centros de salud. Dice James (éste, a diferencia del nuestro, si se pronunica lleímmmss) que apenas aguanta pa'Guantánamos. Se olvida este descrestador de "la-de-los-Andes", que los médicos cubanos viajan por el mundo de una forma que nunca lo hicieron no lo hacen sus medical's compatriots. Que en otros -a parte de la dignidad de no dejarse quitar la tierra- uno de los favores más grandes que le hicieron a los isleños es que en cubita nadie muere de gordura colesteruda como en el norte.
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Dom, 12/14/2014 - 21:48
Sin embargo, se dedicaron a vender la “democracia” como vendiendo coke= libertad como un mercancía, como cosa de consumo. Por eso, después que meten sus "elecciones libres" en países lejanos adonde nadie los ha llamado, empiezan a repartir plomo ventia'o para defender su sacrosanta freedom para quedarse con lo que más puedan. ~~~Ahora nos dicen, a través de one mule que es pendejada dejarle acres a los campesinos, pues estos infelices patirraja’os no saben qué hacer con ella.
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Dom, 12/14/2014 - 21:45
Lo más charro del asunto es cómo don Fidel y los bacanes del EE -que deciden quién mete baza en su diario- se olvidaron que otra lumbrera, un cabeza e'bombón de aquí de la tierra, ya se había inventado este mismo cuento bo-chim para quitarle la tierrita a unos campesinos indefensos de los llanos orientales= ¿remember el affaire “Carimagua”
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Dom, 12/14/2014 - 21:43
Años 2008= al iluminado cerebro de uribito (minAgricultura del Innombrable) le dió por feriar el predio Carimagua (Puerto Gaitán), propiedad de la Nación, que estaba destinado para atender a familias desplazadas por la violencia y que iba a ser entregado a empresarios en concesión y por muy bajo precio por parte del Min Agricultura que había hecho los trámites para cambiar la destinación del predio y otorgárselo a los latinfundistas. ~~La belleza de “Little U” sacó el carretazo de que dichos predios no eran productivos para los campesinos que no tenían los recursos para explotarlos, afirmación que desmintió el senador Jorge Robledo al revelar que los predios sí eran productivos y rentables para los campesinos.
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Dom, 12/14/2014 - 21:41
Lo que no se entiende es cómo EE le da entrada a estas eminencias grises que vuelven a vendernos el reciclado discurso imperialista (la misma canallada anglosajona) de la colonización del siglo XIX. ¡Es increíble el reciclaje hegemónico empacado en papel brillante producido en la Uniandes! ¡Es increíble cómo no ha perdido vigencia la vieja sentencia fatalista= “Lo que se hereda no se hurta!”. Chucky no le ha cambiado ni una coma a la cobardía vendepatrias de su antepasado Lord Edward Saints. ¡Es increíble como le paran bolas a semejante embaucador!
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Dom, 12/14/2014 - 21:38
Lo que no entiendo es por qué don Fidelito se hace como el que nada sabe… bueno, de más que sí sabe= el fue uno de los que salió todo lindito posando en la foto en la revista del sobrino de chucky (“bogotá-week”) al lado de la belleza de Collincito Powell. Como vamos ¡…Vamos bien! –decía el borracho.
Opinión por:

Kelinu72

Dom, 12/14/2014 - 16:07
Antes de comentar me he leído algunas entrevista a este mismo politólogo, mucho más preparado y conocedor de Colombia que yo, presentes en la red. Tengo que anteponer que, en general, estoy de acuerdo con su pensamiento pero, en este punto especifico, ha metido la pata y todo el pernil. Antes que nada cabe remarcar la diferencia entre solución "política" y solución "jurídica". En el artículo no está bastante aclarado pero él habla de política: en campo jurídico, sería un infamia, hacer vuelta de hoja y decir simplemente "lo que pasó, pasó: dejemos así y querámonos como hermanos". Sin embargo en campo político sería una opción. Aun así, pero, las cuentas no dan y la solución "huele a gato encerrado", a ideología presupuesta. En primero, porque sería bueno que cada persona hiciera su elección entre campo u oficina, en plena disponibilidad de su propiedad privada y no porque alguien se la quitó a punta de fusil (se le llama Libertad). La comparación con los desplazamientos de los negros de EEUU y los campesinos ingleses linde la deshonestidad intelectual: no creo que fueran tan contentos ni veo que la mayoría de los descendientes se haya enriquecido. Luego, es verdad que el agro es el pasado no solo de la actual Sociedad de la Información sino también de la Sociedad Industrial recién superada. Es verdad que secundario y terciario producen y emplean mucho más que el sector primario. Y es verdad que el futuro (ya presente) es el conocimiento intelectual, la educación, los productos inmateriales. Por ende el Estado precavido debe invertir en esa dirección. Es verdad, sí, en EEUU, en Europa y en algunas nación de Asia. Y no para todos sus habitantes. 0. Desde hace rato ya no vivimos en países aislados, por ende no se puede analizar un país prescindiendo de las relaciones (comerciales, políticas) e intereses que tiene con los demás. 1. Nadie comerá jamás tuercas o megabytes, ni la industria utilizará novelas para construir carros: siempre se necesitará de los productos del campo y del secundario. De hecho ¿Adónde van las materias primas sacadas del subsuelo colombiano, petróleo y minas? 2. Para realizar productos, hasta inmateriales, hacen falta recursos, materiales e inmateriales. Quienes dicen que Apple, Microsoft o Facebook salieron de la nada olvidan mencionar que todos sus fundadores estudiaban en universidades de vanguardia y caras pero muuuy caras. 3. Colombia no es la isla Mauricio. No existe ningún país de tamaño visible que pueda prescindir del primario ni del secundario. De hecho los EEUU siguen produciendo muchos bienes agrícolas e industriales y manteniendo el más alto porcentaje de PIL del primario y secundario respecto al terciario, comparando con los países europeos. 4. Colombia es, todavía y lamentablemente, un país agrícola y gobernado por aristócratas. ¿se puede pasar de país retrasado a país adelantado de una, saltando dos o tres escalones históricos? También Lenin lo creía, yo no lo creo. Sin todos estos puntos no se entendería el porqué de un conflicto, en mucha parte, directo a la posesión de la tierra. Otra cosa: “La educación no amenaza los intereses”. En Iguala la piensan diferentemente… En conclusión, estoy de acuerdo con invertir en la educación, accesible y ojalá de calidad. Pero dentro de un marco de justicia y de libertad personal. Cierro diciendo que proponer a un narcotraficante asesino como mentor del estado es una erudición digna de mejor causa: seguro que existió algún industrial filántropo (tipo EEU del siglo XIX) que dijo lo mismo sin deber matar a nadie, sino fundando empresas, universidades y hospitales. PS: "..construcción de ideas..generación de opinión…convivencia…no ataques al pensamiento…" : bonitas palabras. ¡Será muy chévere cuando se aplicarán! Fuera de broma: según ustedes la polarización y el odio ¿son efectos o causa de la guerra?
Opinión por:

dante777

Dom, 12/14/2014 - 19:57
Que hijueputa mamertarado tan idiota.
Opinión por:

Kelinu72

Dom, 12/14/2014 - 16:15
¡Qué desastre de formatación y de word editor! Perdonen: había dejado muchos "return" y espacios para que la lectura fuera leve ¡tengan paciencia!
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Dom, 12/14/2014 - 14:42
En otras palabras, la "fórmula" paramilitar de Vicente Castaño es la necesaria para modernizar a Colombia. Así, los campesinos que alcancen a escaparse saldrán corriendo a las ciudades para educarse en los semáforos. Ni siquiera Uribe lo podía haber dicho mejor. Con razón Robinson es el "chacho" de la godarria de los economistas neoinstitucionales que le echan incienso.
Opinión por:

camarinro

Dom, 12/14/2014 - 12:55
Al tratarse de humildes opiniones, doy la mía. Si bien es cierto la educación debe y tiene que ser el tema primario, la tenencia de la tierra no debe de permanecer concentrada en unas pocas manos, no solo por justicia y derecho, sino por simple sentido de sobrevivencia, porque ningún régimen ya sea de extrema izquierda o extrema derecha ha podido garantizar una producción estable y autosuficiente y para la muestra un botón Cuba y Colombia, grandes importadores de productos agrícolas. Ahora, las personas que hemos tenido el privilegio de educarnos en Colombia como en el exterior, y que hemos trabajado como burras, no vemos sino la oportunidad de un retiro para comprar una “Chagrita” para regresar, sembrar, producir y descansar. Bien decía uno de los foristas que este es un tema que sirve para analizarse dependiendo del cristal con que se mire. De todas maneras su aporte es valiosísimo y la tesis de Castaño ese personaje oscuro, malévolo y novelesco, tienen mucho de verdad.
Opinión por:

dante777

Dom, 12/14/2014 - 13:10
¿la tenencia de la tierra no debe de permanecer concentrada en unas pocas manos? Osea que usted propone que le quietemos las tierras a los indígenas que a pesar de ser el 3% de la población son dueños de las tercera parte del territorio nacional o que le quitemos la finquita de 900 mil hectáreas a las FARC y demás terrenos que tienen en todo el país que le fueron quitados a campesinos pobres
Opinión por:

dante777

Dom, 12/14/2014 - 11:27
Con razón los izmierdosos no quieren que se eduque a al pueblo. Si se educa al pueblo se acaba la izmierda en Colombia. A la izmierda le conviene tener campesinos analfabetos en la miseria para poder seguir existiendo.
Opinión por:

dante777

Dom, 12/14/2014 - 12:40
Totalmente de acuerdo, sin pobres a quien chantajear con limosnas y sin gente ignorante que se deje manipular la izmierda no puede existir.
Opinión por:

31337

Dom, 12/14/2014 - 12:33
Es cierto. Mientras menos sepa la gente de economía básica, educación financiera, matemáticas y lenguaje, mejor para esos sembradores de pobreza llamada "izquierda política"
Opinión por:

agualongo

Dom, 12/14/2014 - 10:57
Sí, esta propuesta del señor Robinson se presta para debates. Y hartos. De un lado, no es posible continuar con la lógica bicentenaria de 'dejar hacer, dejar pasar' que siguen teniendo los poderosos en este país. O mejor: por qué dejar a un lado el que el mismo Estado apoyó el despojo, desplazamiento y asesinato de los pequeños propietarios del campo. Por qué dejar que narcos, guerrillos y confianzudos empresarios mantengan su status y nosotros sigamos escuchando sus cantos de sirena. No obstante lo dicho por el señor de Harvard tiene sentido si los colombianos nos proponemos el plan de recobrar la tierra, de obtener educación de calidad para, ahí, sí, obtener una paz con equidad. Saludos desde el Sur ! ! !
Opinión por:

dante777

Dom, 12/14/2014 - 11:02
Los mayores despojadores y desplazadores de este país son las FARC, vaya mire la finquita de las FARC de 900 mil hectáreas en los llanos http://www.elmostrador.cl/kiosko/2014/11/24/una-finca-de-900-mil-hectareas-entre-la-inmensa-fortuna-de-farc/
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$423.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio