Obama habla con primer ministro turco para tratar crisis siria

De la misma forma abordaron la problemática que se vive en Egipto.

El mandatario estadounidense Barack Obama./ EFE
El mandatario estadounidense Barack Obama./ EFE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, telefoneó al primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, para tratar los últimos acontecimientos ocurridos en Siria y Egipto, informó la Casa Blanca en un comunicado.

A petición de Erdogan, Obama llamó al primer ministro turco desde California, donde se encontraba visitando a algunas tropas estadounidenses, y discutieron sobre "el peligro de los extremistas extranjeros en Siria".

Ambos "coincidieron en la importancia de apoyar a la oposición siria unificada e inclusiva", apunta el comunicado.

Obama y Erdogan expresaron su preocupación por la situación en Egipto y reafirmaron su compromiso compartido para "apoyar de manera democrática e incluyente" al país.

"Los dos líderes acordaron que sus equipos se sigan coordinando estrechamente para promover nuestros intereses comunes. El presidente (Obama) expresó sus mejores deseos al primer ministro y al pueblo turco en el comienzo de sus vacaciones Ramadán", finaliza la nota.

El Ejército egipcio depuso el pasado 3 de julio al hasta entonces presidente Mohamed Mursi, el primer mandatario elegido democráticamente desde el fin de la dictadura de Hosni Mubarak.

El presidente interino egipcio, Adli Mansur, designó al político liberal y premio Nobel de la Paz Mohamed el Baradei primer ministro del país para que dirija la nueva transición marcada por el Ejército.

Por otra parte, Obama, anunció la decisión de entregar 195 millones de dólares en ayuda humanitaria adicional a Siria en alimentos, equipamiento médico y otros suministros, así como a los campos de refugiados en países cercanos.

Cerca de 41 millones, principalmente en alimentos, serán distribuidos entre los cerca de 245.000 refugiados sirios en diversos campamentos de Egipto, Jordania, Líbano, Turquía e Irak.

Además de la ayuda humanitaria, Washington indicó a finales de julio que está avanzando en su objetivo de proporcionar armas a la oposición siria, después de que el Congreso diese su aprobación tras vencer las reservas iniciales al respecto.

Se espera que esa ayuda incluya armamento pequeño, municiones y posiblemente también armas antitanque, aunque el gobierno estadounidense no ofrecido más detalles al respecto.

Al menos 93.000 personas han muerto en Siria desde el inicio del conflicto en marzo de 2011, según datos de Naciones Unidas, aunque el Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha elevado ya la cifra a más de 100.000.