ONG reclaman claridad frente a escándalo de prostitutas en Cartagena

En cartas dirigidas a los gobiernos de Estados Unidos, Colombia y a la Organización de Estados Americanos (OEA), piden investigación de posibles casos de explotación sexual y trata de personas. Critican a la OEA por no haber hecho hasta ahora pronunciamiento alguno.

Ante la falta de claridad en los hechos protagonizados por los miembros del Servicio Secreto y militares de los Estados Unidos en la Cumbre de las Américas de Cartagena, varias organizaciones no gubernamentales internacionales, lideradas por Women’s Link Worldwide, el Centro de Pensamiento sobre la Trata de Personas y Equality Now, le enviaron cartas a los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama y Colombia, Juan Manuel Santos, y una a José Miguel Insulza, Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA) pidiéndoles hacer claridad sobre el escándalo.

Según las ONG, resulta preocupante que en el marco de este escándalo que “ha prendido las alarmas en la opinión pública y las autoridades de ambos países, se esté tratando de ocultar delitos de explotación sexual y trata de personas”.

En ese sentido, afirma Ángela Ospina de Nicholls, directora del Centro de Pensamiento sobre la Trata de Seres Humanos, es “absolutamente necesario iniciar una investigación para, primero, evitar la impunidad de los posibles delitos cometidos o conocidos en este marco y, segundo, para consolidar el prestigio y la efectividad del trabajo que se ha llevado a cabo en materia de lucha contra la explotación sexual y la trata de seres humanos en Colombia”.

Las organizaciones señalan como prueba de estos presuntos delitos una noticia publicada por Caracol Radio, según la cual una agencia de viajes ofrecía servicios de turismo sexual en Estados Unidos, Europa, Asia y Australia. El representante de dicha agencia, señalan las ONG, admitió que miembros del Servicio Secreto los consultaron para explorar la disponibilidad de este tipo de servicios en Cartagena y que el escándalo con los agentes de seguridad de Obama les estaba beneficiando, pues el número de correos de clientes interesados en sus servicios en la ciudad había aumentado significativamente desde que el escándalo se hizo público.

Para la directora de Programas de Women’s Link, Mónica Roa, “es lamentable que ni las autoridades ni los medios de comunicación de los dos países se hayan hecho preguntas como: ¿conocen miembros del servicio secreto la existencia de posibles redes internacionales que se lucran de la explotación sexual de mujeres en Cartagena?, ¿las han denunciado a las autoridades para que se investiguen de acuerdo a las leyes de los Estados Unidos contra el turismo sexual, la explotación sexual y la trata de personas?, ¿quién y cómo recluta en Cartagena a las más de 100 mujeres que se ofrecen como parte de estos paquetes turísticos?, ¿son estas mujeres víctimas de trata interna o de algún tipo de explotación sexual?”.

En el mismo sentido, Tzili Mor, directora de la Oficina de Equality Now en Nueva York, sostiene que “las investigaciones del gobierno de los Estados Unidos deben ir más allá de despidos y bajas simbólicas de los hombres involucrados, y enfocarse en el problema más amplio del turismo sexual y la trata de personas. Igualmente debe destinar fondos adicionales para hacer real su compromiso con la eliminación de la trata de personas y el impulso de la equidad de género en Colombia, alrededor del mundo y en su propia casa”.

Por otro lado, en la misiva dirigida a Insulza, agregan las organizaciones, se hace un reclamo por el silencio guardado por la OEA y por los gobiernos del hemisferio que participaron en la Cumbre de las Américas.