ONG siria anuncia 322 muertos por "gas tóxico"

La oposición siria negó el sábado que los rebeldes hayan recurrido a armas químicas.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) anunció este sábado que 322 personas murieron, entre ellas 54 niños, víctimas de "gases tóxicos" en el ataque del miércoles en las afueras de Damasco, según nuevos informes médicos.

"El OSDH contabilizó 322 muertos, entre ellos 54 niños, 82 mujeres y decenas de rebeldes, además de 16 cuerpos no identificados", indicó la ONG en referencia a ese ataque, por el cual el régimen de Bashar al Asad y la oposición se acusan mutuamente de usar armas químicas.

Por su parte, la oposición siria negó que los rebeldes hayan recurrido a armas químicas y afirmó que las acusaciones del régimen al respecto buscan desviar la atención de sus propios crímenes.

"La Coalición Nacional Siria rechaza en bloque las informaciones falsas propagadas por el régimen de Asad y considera que se trata de un intento desesperado de desviar la atención de sus repetidos y metódicos crímenes contra civiles sirios", indicó en un comunicado.

La Coalición acusó de nuevo al régimen de estar implicado "hasta el más alto nivel en el uso de armas químicas", recordando que "la historia del régimen de Asad está repleta de crímenes y de terrorismo metódico".

"La comunidad internacional sabe muy bien que el régimen de Asad es la única parte en Siria que posee los medios de producir, utilizar y almacenar armas químicas", añade el comunicado.

"La Coalición y el Ejército Sirio Libre han repetido en varias oportunidades que respetan las leyes internacionales en tiempos de guerra (...) entre ellas las convenciones sobre las armas prohibidas a nivel internacional", precisaron.

El sábado, las autoridades sirias acusaron a los rebeldes de haber recurrido a gases tóxicos en el barrio de Jobar, en las afueras de Damasco, para rechazar una ofensiva del ejército que intentaba recobrar el control.