Organización contra Armas Químicas examina arsenal químico sirio

Este examen coincide con intensas negociaciones diplomáticas en busca de la adopción de una resolución de la ONU sobre el desmantelamiento del arsenal químico de Damasco.

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) empezó a examinar este sábado el inventario del arsenal químico entregado por Siria, donde el ejército y sus milicias afines mataron a 15 personas en un pueblo sunita.

El régimen de Damasco había entregado este sábado, como estaba previsto, el inventario de su arsenal químico a la OPAQ, cumpliendo la fecha límite fijada en el acuerdo ruso-estadounidense alcanzado el 14 de septiembre en Ginebra.

"La OPAQ confirmó la recepción de la lista que se esperaba del gobierno sirio sobre su programa de armas químicas", indicó la organización con sede en La Haya. "La secretaría técnica está examinando la información recibida", añadió.

Este examen coincide con intensas negociaciones diplomáticas en busca de la adopción de una resolución de la ONU sobre el desmantelamiento del arsenal químico de Damasco.

Pero los diplomáticos aún no logran ponerse de acuerdo sobre el proyecto de resolución que presentarán al Consejo de Seguridad. Hay gran discrepancia sobre la invocación o no del capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas, que prevé medidas coercitivas -que van desde sanciones económicas hasta el uso de la fuerza-, si Siria no respeta sus compromisos.

Rusia, aliada de Damasco, se opone a este tipo resolución, que sí apoyan los países occidentales. Pese a numerosas reuniones, los cinco miembros del Consejo de Seguridad (Estados Unidos, China, Rusia, Francia y Gran Bretaña) no se han puesto de acuerdo.

Sin embargo, Rusia puede cambiar su posición sobre Siria si observa alguna intención de engaño por parte del régimen de Bashar Al Asad, indicó el sábado un responsable del Kremlin.

"Estoy hablando teórica e hipotéticamente, pero si llegamos a la convicción de que Asad está engañando, podemos cambiar de posición", dijo Serguei Ivanov desde Estocolmo, donde asiste a una conferencia, citado por las agencias rusas.

Pero el responsable del Kremlin no dio mas detalles y reiteró la posición de Moscú, opuesto a cualquier acción militar externa en Siria, donde la guerra civil ha dejado ya 110.000 muertos en 30 meses.

Examen postergado

La OPAQ, que tenía previsto reunirse el domingo para examinar el programa de destrucción de las armas químicas de Damasco, así como la solicitud de adhesión de Siria a la convención para la prohibición de ese tipo de armas, decidió postergar este encuentro sin fijar una fecha.

Según fuentes diplomáticas, el texto que debe servir como base de trabajo a la reunión, y que es el objeto de discusiones entre estadounidenses y rusos, aún no está listo.

Pero mientras la reunión de la OPAQ no se celebre será difícil que el Consejo de Seguridad pueda aprobar una resolución.

Un equipo de investigadores de la ONU, entre ellos nueve expertos de la OPAQ, afirma haber encontrado "pruebas flagrantes y convincentes" del uso de gas sarín durante un ataque el 21 de agosto cerca de Damasco, que dejó centenares de muertos.

Los países occidentales acusan al régimen sirio de haber perpetrado este ataque. Sin embargo, Damasco afirma que el ataque del 21 de agosto fue obra de los rebeldes. Su aliado, Rusia, mantiene la misma postura.

Por otra parte, la coalición de la oposición siria rechazó este sábado la propuesta de Irán de facilitar un diálogo entre los rebeldes y el régimen del presidente Asad por estimar que es poco creíble viniendo de parte del principal aliado regional de Damasco.

"La propuesta iraní no es seria y carece de credibilidad política", afirma la coalición en un comunicado

En el terreno, 15 personas murieron por impacto de bala o por heridas de arma blanca en una operación del ejército y de milicianos prorrégimen contra un pueblo sunita del centro de Siria, Sheij Hadid, informó este sábado el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), que se informa gracias a una red de activistas y de fuentes médicas en Siria.

En fin, un responsable del régimen sirio aseguró el sábado que las reservas de trigo existentes --3 millones de toneladas, en buena parte importadas de Irán-- bastan para cubrir durante "más de un año" las necesidades del país.