Pese a ausencia de Chávez, Venezuela vive concentración "total" de poder

Así lo aseguró el director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco.

El gobierno del presidente Hugo Chávez mantiene una concentración "total" del poder, que usa para intimidar a sus opositores en Venezuela, al tiempo que la Corte Suprema de Justicia "no tiene la más mínima credibilidad", denunció este jueves la organización Human Rights Watch (HRW)."En Venezuela hay una concentración del poder diríamos total", dijo el director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, en una rueda de prensa para presentar el informe anual 2012 de la organización, bastante crítico con el país sudamericano.

"Lo que debería constituir un régimen democrático con separación de poderes, no existe", fustigó Vivanco, al aseverar que la Corte Suprema de Justicia "no tiene la más mínima credibilidad" desde que fue "capturada" por el gobierno de Chávez en 2004.

Vivianco dijo que por ello no le extrañaba la decisión del máximo tribunal que falló que Chávez, hospitalizado en Cuba desde el 11 de diciembre tras su cuarta operación contra el cáncer, no estaba obligado a juramentarse para un nuevo mandato el 10 de enero, y tenía tiempo indefinido para recuperarse.

Esa decisión "bastante sorprendente" dejó a Venezuela en una "situación bastante anómala" donde "el anterior gobierno sigue gobernando", estimó.

"Es muy revelador y un excelente ejemplo (...) de lo que representa el no contar con un Poder Judicial independiente, capaz de preservar y hacer valer las reglas del juego democrático y de la propia Constitución elaborada por el presidente Chávez", dijo.

La acumulación de poder permite "que el gobierno intimide, censure y enjuicie a venezolanos que critican al presidente", señaló HRW en su informe.

Chávez, reelecto para un nuevo periodo de seis años en octubre de 2012, "y sus partidarios han abusado de su poder en una gran variedad de casos que han afectado al poder judicial, los medios de comunicación y defensores de derechos humanos", afirmó la organización humanitaria estadounidense.

HRW recalcó, en las cinco páginas que dedica al país, que aún existen críticas al gobierno, pero "la posibilidad de enfrentar represalias similares, a través de acciones estatales arbitrarias o abusivas, ha debilitado la capacidad de los jueces de pronunciarse" en casos de alta visibilidad.

Los medios también han sido fuertemente regulados, mientras que una situación de especial preocupación son las cárceles del país, de "las más violentas de América Latina", según el reporte.

Las pandillas han tomado el control de los centros penitenciarios, donde se producen "cientos de muertes violentas" al año y frecuentes hechos violentos como el enfrentamiento entre bandas en la cárcel Yare I en agosto de 2012, con saldo de 25 muertos, y el motín del viernes pasado en la cárcel de Uribana , con 58 fallecidos.

HRW ha emitido anteriormente varios informes sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela, que son descalificados de manera rutinaria por el gobierno de Hugo Chávez.