Piden a Rousseff ayudar a solucionar crisis en Venezuela

La MUD reiteró su disposición a reactivar el diálogo con el Gobierno, instaurado para superar la crisis política del país.

La plataforma opositora venezolana Mesa de la Unidad Democrática (MUD) pidió este lunes a la reelegida presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que asuma un "papel" en la búsqueda de una "solución pacífica" a la crisis política en Venezuela.

"Los venezolanos aspiramos a que bajo su renovado liderazgo, Brasil asuma constructivamente su papel en el proceso de búsqueda de una solución pacífica, electoral, democrática y constitucional a la crisis venezolana", señala en un comunicado la coalición opositora.

Una "búsqueda ahora en suspenso, entre las fuerzas políticas que conforman la alternativa democrática y el Gobierno nacional", añade el texto de la alianza, que agrupa a casi todos los partidos de oposición en Venezuela.

Rousseff ganó la segunda vuelta electoral presidencial de este domingo en Brasil, con un 51,64 % de los votos, frente al aspirante socialdemócrata Aécio Neves, que fue respaldado por un 48,36 %.

En su escrito de este lunes, la MUD reiteró su disposición a reactivar el diálogo con el Gobierno, instaurado para superar la crisis política del país, pero que fue suspendido por los opositores ante lo que consideraron una falta de gestos del Ejecutivo.

"Ratificamos nuestra disposición a una interacción sin imposiciones ni discriminaciones, con respeto y reconocimiento mutuo", añade el texto suscrito por el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba.

"El diálogo siempre es necesario en la medida que responda a las necesidades reales del pueblo y que no se extravíe por el camino del sectarismo y la arrogancia", continúa la plataforma opositora en el texto.

El proceso de diálogo entre el Gobierno y la MUD arrancó el 10 de abril pasado, cuando se cumplían dos meses de protestas callejeras, pero se detuvo el 13 de mayo, cuando la plataforma opositora lo dio por "congelado" y dijo que para retomarlo esperaba "gestos" del Gobierno.

Entre estos "gestos", la MUD pedía la liberación de los detenidos por las protestas iniciadas en febrero, algunas de las cuales derivaron en hechos violentos que dejaron más de 40 muertos y cientos de heridos y procesados.

El diálogo político venezolano tuvo como "facilitadores" al Vaticano y a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que designó para ese fin a una comisión integrada por los cancilleres de Brasil, Luiz Alberto Figueiredo; Colombia, María Ángela Holguín; y Ecuador, Ricardo Patiño.

Recientemente, el nuevo secretario de la Unasur, el colombiano Ernesto Samper, también manifestó su voluntad de retomar ese proceso de conversaciones, sin embargo el Gobierno venezolano aún no ha dado una respuesta concreta al respecto.