¿A quién persigue la ley de drogas que firmó Obama?

La Ley contra el Tráfico de Droga Transnacional no busca pedir la extradición de campesinos cocaleros.

El presidente de EE.UU., Barack Obama.  /EFE
El presidente de EE.UU., Barack Obama. /EFE

El 8 de octubre de 2015, el Senado de Estados Unidos aprobaba la Ley contra el Tráfico de Droga Trasnacional, una propuesta presentada por la legisladora californiana demócrata Dianne Feinstein con el apoyo del republicano por Iowa Chuck Grassley. (Lea: Obama sanciona ley que persigue producción y tráfico de drogas en el extranjero)

De acuerdo con el texto presentada por Feinstein, una de las demócratas más progresistas, “El Departamento de Justicia enfrenta barreras en la construcción de los casos de extradición en contra capos extranjeros , especialmente de Colombia y Perú , los principales productores mundiales de cocaína. Los capos de estos países utilizan con frecuencia las organizaciones de tráfico de drogas en México como intermediarios para el transporte de narcóticos ilegales a los Estados Unidos”. Es decir busca perseguir a los capos, no a los cultivadores.

La ley prohíbe a cualquier persona “producir o distribuir” determinadas sustancias o productos químicos clasificados como drogas cuando “tiene la intención, el conocimiento o tiene razón para pensar que esa sustancia será importada a EE.UU. de forma ilegal”.

De acuerdo con Adam Isacson, director del programa de política de seguridad regional de la Oficina para América Latina en Washington, “esa ley se aprobó más o menos unánimemente, porque la DEA y los fiscales se cansaron de tener que ligar a un narcotraficante con un envío a los Estados Unidos antes de pedir su extradición. Ya no hay que probar que estaba produciendo o enviando droga al mercado de los EE.UU., solo que estaba produciéndola o enviándola”.

Explica el experto que duda que se vaya a utilizar esa ley para pedir la cabeza de campesinos cocaleros. “La ley existente ya habilitaba a Estados Unidos pedir la extradición de cocaleros si se pudiera probar que la cocaína producto de sus arbustos iba a nuestro país. (y según los estimativos de la DEA, 90% de la cocaína que se consume en EE.UU. se hace en Colombia o pasa por Colombia)”. Pero aclara, “pero EE.UU. no solicita tales extradiciones hoy en día, porque hacerlo sería sobrellenar nuestro sistema de justicia con casos menores. Entonces no veo ningún efecto sobre los cultivadores de droga, por lo menos sobre los cultivadores de pocas hectáreas”.

Arlene B. Tickner, profesora de la Universidad de Los Andes tampoco ve que la ley busque extraditar a los campesinos. “Se trata de una enmienda muy corta del Section 1009 del Controlled Substances Import and Export Act que incluye provisiones para quienes trafican con precursores químicos, entre un par de cosas más, pero no veo que vaya en contra de los pequeños cultivadores”.

Además, “difícilmente Diane Feinstein, senadora demócrata y progresista, estaría promoviendo legislación para reforzar la persecución de quienes cultivan sustancias ilícitas como la coca en terceros países”.