Rajoy, acorralado

Luis Bárcenas, tesorero del Partido Popular, confirmó la existencia de una “contabilidad B” del partido y afirmó haber dado dinero en efectivo al jefe del gobierno.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, aseguró que fue elegido por los españoles por cuatro años.   / EFE
El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, aseguró que fue elegido por los españoles por cuatro años. / EFE

La situación para el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, es grave. No sólo está en el blanco de las críticas por su supuesto conocimiento de la contabilidad secreta del Partido Popular, sino que fue acusado por el extesorero del partido, Luis Bárcenas, de haber recibido 25.000 euros en efectivo. Eso, sumado a la difícil situación económica del país, pone al mandatario en el momento más aciago de su gobierno. “Desde que estalló la trama de corrupción, Rajoy debió dar explicaciones a los españoles, pero las aplazó y hoy dice que va a terminar su gobierno, pero no dice nada convincente en un momento en que el país no aguanta una crisis más“, explica el profesor español Antonio Núñez.

Ante los pedidos de renuncia, hechos por la cúpula del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Rajoy fue enfático. “Si otros quieren jugar a otras cosas por unas u otras razones, esa es su responsabilidad, pero yo les voy a dar la garantía a los españoles de que aquí hay un gobierno estable y que va a cumplir con su obligación”, manifestó Rajoy. Un presidente del Gobierno “no puede estar saliendo cada día al paso de todas y cada una de las insinuaciones, rumores o informaciones interesadas de todo tipo que se vayan publicando”, dijo.

Se refiere a los mensajes de texto entre Rajoy y Bárcenas que publicó el diario El Mundo, crítico del gobierno, en el que, según el periódico, “muestran como Rajoy le pidió al extesorero que negara la contabilidad B y los sobresueldos y mantuvo un contacto directo y permanente con Bárcenas al menos hasta marzo de 2013”, semanas después de estallar el escándalo.

Pero incluso el diario El País en un editorial le exige explicaciones a Rajoy. “Hace mucho tiempo que el presidente del Gobierno debería haber dado explicaciones sobre la trama de corrupción (...) Sin embargo, se limitó a negar que él hubiera recibido o repartido dinero negro, dejando a sus escuderos el trabajo de desacreditar lo publicado. Cinco meses después, el conocimiento de los mensajes intercambiados con Bárcenas, algunos de ellos cuando ya existía constancia judicial sobre la fortuna del extesorero, compromete seriamente la posición del jefe del Ejecutivo”.

Pero el presidente adjudica todo a una persecución. “Los SMS publicados lo único que hacen es ratificar lo que les he dicho antes: que el estado de derecho no se somete al chantaje”, dijo Rajoy.

El analista político de la Universidad Complutense, Jerónimo Ríos Sierra, explica: “El caso Bárcenas, aparte de vulnerar la legalidad entre quienes son depositarios de la soberanía, evidencia una ruptura de un electorado que no confía y no se siente representado ni por Rajoy ni por el Partido Popular. La situación se torna compleja y puede acabar en una crisis de gobernabilidad”.