Renuncia no significa que abandone la Iglesia: Papa