"Satanás está infiltrado en gobierno de Rousseff"

Así lo señaló el presidente de comisión de DD.HH. y Minorías de la Cámara de Diputados de Brasil, un cuestionado pastor evangélico acusado de racista y homofóbico.

El flamante presidente de la comisión de Derechos Humanos y Minorías de la Cámara de Diputados de Brasil, un cuestionado pastor evangélico acusado de racista y homofóbico, afirmó en un vídeo divulgado el viernes por la prensa que "Satanás está infiltrado en el gobierno brasileño".

"Me produce pavor entrar en la Cámara de Diputados de este país y ver cómo Satanás está infiltrado en el gobierno brasileño", dijo el diputado Marco Feliciano, según el diario O Globo, que reprodujo las declaraciones de un vídeo filmado durante un culto del pastor.

"Satanás intensificó su activismo en este país, existe una acción de Satanás contra la familia, dentro de nuestro gobierno de izquierda", afirmó el pastor y diputado, que esta semana amenazó con llevar a la justicia a la famosa presentadora infantil y actriz Xuxa.

Xuxa calificó de "monstruo" al diputado en su página Facebook. "Esa persona no puede ser presidente de la comisión de Derechos Humanos", afirmó, según O Globo.

El 7 de marzo el pastor evangélico fue electo -a puerta cerrada por las protestas- como presidente de la comisión, levantando la ira de defensores de los derechos humanos y las manifestaciones ante el Congreso se repiten a diario.

Según el periódico O Estado de Sao Paulo, en 2011 Feliciano escribió en su cuenta Twitter que el amor entre personas del mismo sexo lleva al "odio, al crimen, al rechazo" y que los africanos descienden de un animal "maldito".

"A lo largo del año en esta comisión todos podrán constatar que no soy nada de eso (racista y homofóbico)", aseguró el pastor diputado al asumir el cargo.

En la prensa ha sido acusado de pagar a cinco pastores de su iglesia como asesores y de haber pedido la tarjeta de crédito y la clave a un fiel durante un culto.

Los evangélicos cuentan con una poderosa bancada en el Congreso brasileño. Su mensaje es abiertamente conservador y contrario a la legalización del aborto y el matrimonio entre homosexuales.