Publicidad
El Mundo 21 Nov 2012 - 12:03 am

¿Qué vendría después de la sentencia de la Corte Internacional de Justicia?

'Se encontrará el mejor camino', tras fallo de la Haya

Uno de los diseñadores de la demanda que Nicaragua impuso a Colombia es optimista frente al futuro de las relaciones entre las dos naciones.

Por: Diego Alarcón Rozo
  • 162Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/se-encontrara-el-mejor-camino-tras-fallo-de-haya-articulo-388219
    http://tinyurl.com/a7mw3yz
  • 0
  • 130
insertar
Actualmente, el cayo Serrana, desde el lunes rodeado por aguas nicaragüenses, es patrullado por 18 soldados colombianos. / Andrés Torres

Mauricio Herdocia considera que la reacción colombiana luego del fallo es normal en esta etapa.

Cuando se inició el litigio entre Colombia y Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia, Mauricio Herdocia era miembro de la Comisión Territorial Asesora del país centroamericano para los diferendos limítrofes. Él fue uno de los cerebros detrás de la estrategia nicaragüense que, como primera medida, optó por exponer a la población que el litigio con Colombia no era una cuestión de los cerca de 50 kilómetros cuadrados de tierra que tiene el archipiélago de San Andrés, sino de una nueva delimitación del territorio de esa otra Nicaragua, la del mar, por la muralla del meridiano 82. Entonces definieron sus pretensiones marítimas y las argumentaron ante la corte.

Mauricio Herdocia se declara satisfecho por lo conseguido ante la Corte y anticipa que en la etapa venidera los dos países tendrán que entrar a definir acuerdos para la implementación del fallo. Es optimista en cuanto a ese proceso, pues cree que las nuevas relaciones que deberán tener su país y Colombia abrirán posibilidades de cooperación e integración sin ese “factor contaminante” que era el litigio para las relaciones bilaterales. Herdocia habló con El Espectador sobre el fallo y la manera como fue recibido por su país, y compartió su visión.

Usted dice sentirse satisfecho por el resultado. ¿Es esa la percepción de todo su país?

El fallo ha sido objeto de una aceptación general de la gente y del Gobierno. Hay satisfacción por lo obtenido, incluso siendo conscientes de que Colombia también ha ganado una parte de las que eran sus pretensiones.

¿Por qué considera que vienen buenos vientos para las relaciones entre Colombia y Nicaragua?

Estos fallos son de obligatorio cumplimiento, inapelables, definitivos. Yo creo que el fallo de la CIJ abre para Colombia y para Nicaragua una gran ventana de oportunidades para afianzar el proceso de integración regional. En Centroamérica tenemos el Sistema de la Integración Centroamericana y ahí, con Colombia formando parte de ese gran corredor Centroamérica-Suramérica, deberíamos profundizar y avanzar en diversos aspectos ahora que el diferendo fue resuelto y la tensión debe aplacarse. Nicaragua ha mostrado disposición para la ejecución del fallo de la manera menos traumática posible, en un ambiente de concordia y fraternidad, como corresponde a dos países hermanos y latinoamericanos.

Nicaragua aceptó el fallo a cabalidad, pero Colombia, en cabeza del presidente Juan Manuel Santos, todavía no lo hace. ¿Qué opina?

De manera personal y respetuosa me parece que en esta etapa es lógico. Colombia está asimilando el fallo. A mi juicio, Colombia obtuvo parte importante de sus reivindicaciones, pero tal vez no las que esperaba. Hay que dar un tiempo para que se asimile este fallo y hay que actuar con prudencia, con cautela, y no impacientarse. Las aguas volverán a su curso y al final, estoy seguro, Colombia y Nicaragua van a encontrar la mejor manera de ejecutar esta sentencia dentro de los parámetros de dos países unidos por vínculos culturales, vínculos humanos estrechísimos.

Se ha dicho que se ignoraron los acuerdos que tenía Colombia con otros países de la región y que dos cayos colombianos enclavados en medio de aguas nicaragüenses podrían ser una fuente de problemas...

Hay que recordar que en derecho internacional los tratados obligan a las partes que los suscriben, pero si al suscribir un tratado éste afecta derechos de un tercero que no ha participado en su definición, obviamente el tercero preserva todos su derechos. Para fines académicos se pueden analizar los fallos, pero a nivel de Estado lo único que resta es acatarlos. Esto no es un menú a la carta donde uno escoge qué parte de la sentencia va a acatar y cuál no. Hay que comerse todos los platos, los dulces y los amargos.

¿Qué decir en cuanto a la navegación hacia los cayos en aguas nicaragüenses, Quitasueño y Serrana, y al futuro de los pescadores de San Andrés?

En todos aquellos aspectos de la ejecución de la sentencia en los que eventualmente los países puedan cooperar en el marco de lo dispuesto por la Corte, debe hacerse. Hay una importante disposición de Nicaragua. Si hay que hacer algún tipo de acuerdos para facilitar el tránsito hacia esas zonas o para la pesca, obviamente va a considerarse y de manera positiva. Para eso están las relaciones de amistad y cooperación. Confío en que los dos países van a encontrar el mejor camino.

Relacionados

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 130
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Obama aprovechará asamblea de la ONU para ampliar coalición contra el Estado Islámico
  • Fernando de la Rúa, hospitalizado tras operación
  • Fútbol colombiano: la cabeza y la cola se enfrentan en Bogotá

Lo más compartido

  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • Vicky Hernández, la actriz que está sola, enferma y triste
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio