Telefilme pone a los alemanes frente a crímenes del nazismo

Las escenas de la película en las que se ve a resistentes polacos han provocado la cólera de Varsovia.

Un telefilme sobre la vida de algunos alemanes en el torbellino de la Segunda Guerra Mundial y que muestra sin ambages los crímenes del Tercer Reich, ha desatado una ola de emoción en Alemania y de incomodidad entre los polacos, presentados como "oscuros antisemitas".

La serie, de tres partes, titulada "Nuestras madres, nuestros padres", producida y difundida por el canal de televisión pública ZDF, sigue el recorrido de cinco amigos entre 1941 y 1945, a quienes la declaración de guerra de Alemania a la Unión Soviética, el 22 de junio de 1941, separa bruscamente.

Dos de ellos son enviados al frente oriental, una se enrola como enfermera, mientras que los otros dos se quedan en Berlín. El soldado Friedhelm declara de modo premonitorio que "la guerra revelará lo que hay de peor en cada uno" de ellos.

Bajo el uniforme de la Wehrmacht, los jóvenes son pronto testigos de los crímenes que los SS cometen contra los judíos en los territorios ocupados y ellos mismos los cometen. Así, el teniente Wilhelm ejecuta a un prisionero ruso por orden de sus superiores.

Más de siete millones de alemanes, en promedio, han visto el telefilme, transmitido entre el 17 y el 20 de marzo del telediario de las ocho de la noche.

Las escenas de la película en las que se ve a resistentes polacos han provocado la cólera de Varsovia.

El embajador polaco en Berlín, Jerzy Marganski, protestó el miércoles en una carta al canal, arguyendo que la película presentaba a la resistencia polaca y a la mayoría de polacos "como gente motivada por un antisemitismo oscuro, que los diferencia apenas de los nazis alemanes".

A través de las vidas de los cinco jóvenes, el telefilme traza el retrato de una generación de alemanes que la guerra marcó para siempre. ZDF ha dicho que quería "mostrar la Segunda Guerra Mundial bajo una nueva luz" para "fomentar el diálogo entre generaciones dentro de las familias".

"Si llegamos a colmar un poco el silencio que hay en muchas familias acerca de la Segunda Guerra Mundial, entonces este telefilme será un acontecimiento televisivo propiamente dicho", explica Heike Hempel, directora de programas de ficción en ZDF en el diario Frankfurter Rundschau.

El canal ha recibido varios cientos de mensajes de espectadores conmocionados en su sitio web. "Durante mucho tiempo me he interrogado sobre lo que debieron sufrir mis familiares, sobre sus actos y sobre cómo me hubiera comportado en su lugar", escribe Winze43, que dice que su padre murió en el frente, en 1943, en Riga. Otro espectador lamenta "no haber tenido la oportunidad de discutir ampliamente el tema" con sus padres.

A pesar de los elogios de la crítica, los historiadores han reservado a "Nuestras madres, nuestros padres," una acogida tibia.

En el Berliner Morgenpost, el historiador Martin Lücke, de la Universidad Libre de Berlín, señaló que al mostrar recorridos tan emotivos "hay el riesgo de identificarse con los personajes y de tratar de excusar sus crímenes debido al contexto".

Johannes Tuchel, profesor de ciencias políticas y director del Centro de la Resistencia Alemana piensa, por su lado, que "siempre será algo bueno mostrar que la Segunda Guerra Mundial fue una guerra de agresión lanzada por los alemanes".