Tommasso Debenedetti, el rey de las mentiras