Venezuela anuncia investigación de motín carcelario que dejó al menos 56 muertos

El penal Uribana, uno de los "tres más violentos", alberga actualmente 2.400 presos aunque tiene solo una capacidad para 850.

Militares custodian la cárcel Uribana en Venezuela.
Militares custodian la cárcel Uribana en Venezuela.AFP

El vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, lamentó las muertes registradas durante un motín ocurrido en la cárcel de Uribana, en el occidente del país, que dejó al menos 56 muertos y 80 heridos, y anunció que la Fiscalía y el Parlamento investigarán estos "tristes" acontecimientos.

"Hubo una situación de confusión trágica que nosotros lamentamos, lamentamos mucho", aseguró Maduro a su llegada, en la madrugada de este sábado, al país procedente de Cuba, donde visitó al presidente Hugo Chávez, e indicó, sin precisar cifras, que "hay saldos lamentables".

El director del Hospital Central de Barquisimeto, capital del estado Lara (oeste), Ruy Medina, informó el viernes pasado que funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB-Policía militarizada) trasladaron al centro médico alrededor de 90 reos heridos de la cárcel de Uribana "con múltiples heridas de bala".

Detalló que 30 de ellos siguen aún hospitalizados "con heridas de cierta consideración" e indicó que tienen información de "54 fallecidos", 12 de los cuales murieron en el hospital.

En las afueras del penal unos 200 familiares aguardaban angustiados que las autoridades informaran sobre la situación en el interior.

"Estoy incomunicada, no sé nada de mi hermano (recluido en el penal): la última vez que hablamos fue anteayer", dijo una mujer de mediana edad ubicada detrás del cordón de seguridad dispuesto a varios centenares de metros de la cárcel de Uribana, en el estado Lara.

"Lo que queremos es el listado de las personas que están vivas, los que están muertos", agregó esta mujer, quien como la mayoría de familiares se negaba a ofrecer su nombre.

Maduro indicó que solicitaron a la fiscal general venezolana, Luisa Ortega, que inicie una investigación "amplia" de lo ocurrido así como al presidente de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento unicameral), Diosdado Cabello.

Confió que con estas investigaciones "puedan ubicar qué sucedió efectivamente para tomar las medidas legales del caso, pero, además, para tomar las medidas correctivas a fondo" y confirmó que el proceso de regularización de los centros penitenciarios y las cárceles del país "va a continuar".

"Este saldo lamentable del día de hoy nos tiene que hacer reflexionar aún más para acelerar estos planes, para pedir la colaboración máxima de los penados, de los presos, de sus familiares, de todas las autoridades, porque las cárceles tienen que ser sitios para reeducarse", apuntó.

Indicó que "buena parte" de los hombres y mujeres que están encarcelados o involucrados en drogas o violencia "son el resultado de la pudrición del sistema capitalista y de su cultura y de sus series de televisión" e indicó que están combatiendo esos valores "aspirando a una sociedad sana, de paz, verdaderamente cristina".

El Centro Penitenciario de la región Centro Occidental, más conocido como Uribana, es una de las "tres cárceles más violentas" de Venezuela y alberga actualmente 2.400 presos aunque tiene solo una capacidad para 850, según el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP).

El motín más grave en Venezuela desde 1990 ocurrió el 4 enero de 1994 en la prisión de Sabaneta, en el suroeste del país, donde murieron 108 reclusos y 20 quedaron heridos luego de que se produjera un incendio en el penal.