'Venezuela va rumbo a una debacle económica': Capriles

El líder opositor venezolano señaló que la gente le perdió el miedo al gobierno tras la muerte de Hugo Chávez.

 El líder opositor venezolano, Henrique Capriles, aseguró este martes que la razón de fondo sobre la ola de protestas que vive el país es "la debacle económica" hacia la que se dirige y "no solamente el problema de la violencia y la inseguridad". (Vea: Barricadas y manifestaciones siguen en Venezuela)

"A la violencia, que se les fue de control (al Gobierno venezolano), se suma una crisis económica con la inflación más alta del mundo el año pasado, de un 56 %, y un índice de escasez casi del 30 %, cuando lo normal es de 5 %", indicó Capriles en una entrevista con una radio argentina.

Según el dirigente del partido Primero Justicia, los últimos hechos violentos "han sido utilizados por el Ejecutivo de Nicolás Maduro "para tratar que se concentren sectores de clase media para darle fuerza a la represión".

"Así le dicen al mundo que hay un golpe de Estado en desarrollo, que lo quieren tumbar", señaló.

Capriles afirmó que al Gobierno "se le fueron las cosas de las manos" y "la gente le perdió el miedo" con la llegada de Maduro al poder tras la muerte de Hugo Chávez.

"Si continúa reprimiendo lo que va a hacer es que continúen las protestas en el país", auguró Capriles, para quien la crisis económica que vive Venezuela "puede distraer al mundo, pero la crisis sigue".

El líder opositor denunció una vez más la "ilegitimidad" del Gobierno de Maduro, y señaló que, aunque no ha hablado personalmente con él, sí lo ha hecho con funcionarios de su gabinete.

"Nuestra posición no es intransigente. Estamos dispuestos a hablar con el diablo, a ir al infierno a hablar de la violencia y de la inseguridad. El Gobierno tiene que entender que Nicolás cree que es Chávez pero él no es Chávez", concluyó.

Venezuela se encuentra sumida en una ola de protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro desde hace 13 días.

Incidentes y hechos de violencia ligados a esas protestas han dejado 13 muertos y 150 heridos, según cifras oficiales.