Venganza pasional, móvil del asesinato de 11 miembros de una familia en México

El hecho se registró en Puebla, un estado donde la violencia ligada al narcotráfico no está tan presente, pero es una de las regiones con más linchamientos de México.

Al menos dos personas irrumpieron la madrugada de este viernes en una comunidad serrana del estado de Puebla, centro de México, y mataron a balazos a 11 miembros de una familia, entre ellos dos niñas, aparentemente por una venganza pasional.

Con base en testimonios, la fiscalía estableció que hace nueve años una de las mujeres asesinadas fue supuestamente violada por uno de los agresores y tuvo un hijo suyo (que resultó ileso en la incursión). Esta situación había generado constantes confrontaciones entre los implicados.

El crimen tuvo lugar en la remota comunidad de El Mirador, en el municipio de Coxcatlán, a unos 300 km de la Ciudad de México y colindante con el estado de Oaxaca (sur).

Los fallecidos son cinco mujeres, cuatro hombres y dos niñas, dijo la fiscalía de Puebla en un comunicado, en el que especificó que hay otras dos menores heridas de bala hospitalizadas.

"Los testigos identifican que uno de los agresores tiene características coincidentes con el progenitor del menor ileso", dijo la institución en un comunicado.

El cadáver de la actual pareja sentimental de la mujer presenta múltiples heridas con arma blanca y más lesiones con respecto a otras víctimas, explicaron las autoridades.

Puebla es un estado donde la violencia ligada al narcotráfico no está tan presente como en otras zonas del país, pero es una de las regiones con más linchamientos de México.

"Se descartan las dos suposiciones que existían, crimen organizado y religioso. Se trata de una venganza", reforzó el alcalde de Coxcatlán, Vicente López, quien calificó el crimen de "alarmante".

En su comunicado, la fiscalía dijo que "ya tiene identificados a dos de los agresores que huyeron hacia la sierra de Oaxaca", pero no precisó si hay más sospechosos implicados.

"Los agresores llegaron al lugar de los hechos a pie y se fueron de la misma forma" luego de que "realizaron diversas detonaciones". En el lugar las autoridades hallaron indicios balísticos calibre 22 y postas de mosquetones.

Una fuente del gobierno de Puebla que pidió el anonimato porque no está autorizada a dar información, dijo a la AFP que los hechos ocurrieron dentro de un solo domicilio.

Esta tarde, las autoridades sacaron los cuerpos del agreste lugar en hombros sobre camillas de madera, cubiertos por cobertores.

Los cadáveres fueron trasladados a la cercana Tehuacán para las necropsias de ley.

El Mirador es habitado por evangélicos que se distanciaron otra comunidad de católicos, El Potrero. Pero según el alcalde, se respetan mutuamente.

"Es una comunidad en armonía, pero las cosas cambian. Hay migración, muchos se van al norte del país y a Estados Unidos y, a veces, al regresar se echa a perder la armonía", dijo el alcalde López. 

Temas relacionados