Santeros de Cuba, dispuestos a atender a Chávez