Publicidad
Investigación 24 Ene 2015 - 10:23 pm

Desde el punto de vista médico y psicológico

La crueldad de pasar hambre

Aunque las cifras han bajado, esta semana ya se conocieron los primeros seis casos de niños muertos por desnutrición en el país. Tres de ellos ni siquiera habían cumplido un año de vida.

Por: Diana Carolina Durán Núñez
En Twitter: @dicaduran
  • 8827Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/investigacion/crueldad-de-pasar-hambre-articulo-539796
    http://tinyurl.com/pr6pblj
  • 0
insertar
Los menores indígenas son particularmente vulnerables al drama de la desnutrición. En la foto, dos niños emberas de Nariño sentados sobre ayuda humanitaria. / Nelson Sierra G.

Colombia es un país que nada entre oleadas de paradojas: mientras aspira a ingresar al club de los países ricos, OCDE, cuya misión es “promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo”, en su territorio muere cada 33 horas un menor de cinco años por hambre. La cifra es del Instituto Nacional de Salud, pero hay otras más osadas, como la de las investigadoras del Externado Magda y Nubia Ruiz: tres niños mueren cada día por esta causa. El término oficial y políticamente correcto es “desnutrición”, que, a fin de cuentas, no es otra cosa que el hambre oculta en un disfraz que tiene que ver con la cantidad o calidad de los alimentos que se comen. Aun así, el resultado final es el mismo: el cuerpo simplemente no da más.

Es una tragedia sin fin. Esta semana el Instituto Nacional de Salud reportó que, en lo corrido del año, seis familias han enterrado a sus pequeños por hambre. Tres de ellos ni siquiera habían cumplido su primer año de vida y los otros tres estaban entre los 12 y los 15 años. De ese grupo, tres murieron el mismo día que fueron internados. Sucedió en Córdoba y en Magdalena, como recordatorio de que el año pasado en la región Caribe se presentó el 45% de los 240 casos registrados en el país. Sucedió en La Guajira, departamento que el año pasado dio sepultura a 43 de sus chiquitos porque no se alimentaban como debían. Sucedió en Risaralda, en Meta, en Nariño. El último cálculo de la ONU es que en el mundo un 26% de los niños sufren de desnutrición crónica.

Y usted, ¿sabe qué pasa en el cuerpo de un pequeño al que la pobreza no le permite alimentarse como necesita, al punto de llegar a desnutrición crónica y morir por ello? Fernando Sarmiento Quintero, coordinador de la Unidad Gastroenterológica y Nutrición de la Fundación Hospital de La Misericordia, el hospital pediátrico más grande del país, nos explicó en detalle.

“Existen tres tipos de desnutrición desde el punto de vista de la gravedad: riesgo nutricional, moderada y severa. La severa es la que presenta menor número de casos, pero es la más grave porque los niños mueren y porque deja ver que el hambre es una condición social. En el hospital la vemos principalmente como producto del desplazamiento, de la gente que se viene de las zonas rurales a engrosar los cinturones de miseria de las ciudades”. La introducción del doctor Sarmiento va en línea con una realidad que ya han denunciado organismos como el Programa Mundial de Alimentos: el destierro por la violencia afecta la seguridad alimentaria de las víctimas, pues su principal sustento eran su tierra y los animales. Los alimentos dejaron de estar al alcance de la mano.

Quien pasa hambre vive pobreza, pero en la mayoría de casos no se trata de niños que llevan un tiempo prolongado sin probar bocado: se trata de menores que llevan meses —y hasta años— alimentándose de la peor forma posible. “Sus familias no tienen con qué comprar nutrientes de calidad. Los alimentos con proteínas y ricos en calcio y hierro, (carnes, huevo y leche) y los que concentran las vitaminas y minerales (frutas y verduras) son muy costosos, , por eso, si es que pueden, compran lo más barato, carbohidratos: papa, arroz, pasta, yuca, plátano. La gente calma el hambre pero no se alimenta, y ese es el origen de los problemas”, explica Sarmiento.

***

Si los niños comen muy poco, o reciben una alimentación de mala calidad con componentes desequilibrados, el resultado son las deficiencias: el organismo se resiente. Se disminuyen los niveles de calcio, de hierro y de vitamina A, principalmente. Y ese déficit, mezclado con cantidades desproporcionadas de carbohidratos que intentan sin éxito reemplazar a las proteínas, trae consecuencias.

***

Se llama catabolismo: el cuerpo empieza a sacar de sus propios depósitos lo que usualmente le brinda la comida. Si el niño está comiendo de todo, pero en porciones mínimas, va a alcanzar un tipo de desnutrición conocida como “marasmo”. “Se ven con los huesitos forrados”, señala el doctor Sarmiento. La marca más común es la reducción de la talla, y lo que un niño pierde en crecimiento de esa forma no lo recupera nunca. La última Encuesta Nacional de la Situación Nutricional en Colombia (Ensin), hecha por el ICBF en 2010 —este año viene otra—, muestra que los departamentos más afectados por este tipo de hambre infame son Vaupés, Amazonas, La Guajira, Guainía y Cauca. En todos hay un buen número de comunidades indígenas.

El cuerpo es una máquina potente que no se apaga sin dar la batalla, pero es una batalla perdida si no tiene nutrientes con qué darla. El hierro es indispensable para la formación de la hemoglobina, una proteína especializada en transportar oxígeno a todos los tejidos del cuerpo. Por esa razón, los niños que pasan hambre suelen presentar anemia y la formación de sus tejidos se ve afectada. Igual pasa con la formación ósea, que se ve seriamente comprometida por la ausencia de calcio —por eso son niños más pequeños—. La falta de vitamina A compromete la integridad de la piel y de las mucosas, lo que incluye una pobre lubricación en los ojos con riesgo de lesión en la córnea: un niño que sufre de hambre puede llegar a quedar ciego.

Cuando en su alimentación predominan los carbohidratos, explica el doctor Sarmiento, la apariencia física del pequeño cambia en comparación con quienes sufren de marasmo. No están “forrados en los huesos”, al contrario, se hinchan. La causa: los líquidos que normalmente van al sistema vascular se filtran en los tejidos. Su hígado se llena de grasa y crece también. Esta condición se llama “kwashiorkor”. “Los padres, al ver a los niños ‘rellenitos’, piensan que están bien. Pero no lo están. Así como se pierde tejido muscular y desaparece el tejido graso, su potencial de crecimiento e intelecto se van a ver afectados si no se detecta a tiempo”, señala el médico.

Un niño con marasmo —que a duras penas tiene qué comer— cuenta con menos probabilidades de sobrevivir que un pequeño que sí come, pero lo incorrecto. En ambos casos, sin embargo, el hambre se vuelve un motor de estragos porque los niños necesitan tres veces más nutrientes que los adultos. Morir de hambre, como morir de sida, no es posible: lo posible es sucumbir ante alguna enfermedad que a cualquier mortal bien alimentado no tumbaría. El hambre, como el sida, afecta el sistema inmunológico y, por lo general, los niños mueren por infecciones pulmonares o gastrointestinales. Neumonía y diarrea. La diferencia entre el hambre y el sida es que sólo la última no tiene remedio hasta ahora.

—¿A los niños con hambre les duele algo, doctor Sarmiento?

—No les duele nada. Pero sufren de hambre. Y todos sabemos lo cruel que es sentir hambre.

El daño es mental también

El Espectador consultó a Jacqueline Londoño, subdirectora de la dirección de nutrición de Bienestar Familiar, quien explicó las repercusiones que el hambre tiene sobre las mentes de los pequeños que soportan este calvario: “La desnutrición produce daño a nivel cerebral y neuronal. Las dendritas, conectoras del sistema nervioso, dejan de multiplicarse. En la foto de una neurona de un niño desnutrido versus la de un niño normal se nota que la del desnutrido es poco ramificada. (El hambre) no permite que el cerebro crezca y se desarrolle normalmente”. ¿Qué quiere decir esto? “Que el niño pierde su capacidad de interrelacionarse con el mundo”, asevera Londoño. “Ni siquiera juega porque su organismo está ahorrando energías”.

Estudios recientes en Brasil, Guatemala, India y Sudáfrica lo confirman: quien pasa hambre sufre un daño irreversible en su cerebro. “Es una injusticia que a menudo se transmite de generación en generación”, ha señalado la Unicef, evidenciando así un círculo espantosamente vicioso: quien vive en la pobreza no tiene cómo acceder a alimentos que lo nutran; la desnutrición reduce las capacidades de aprendizaje; alguien sin educación sólida no tiene otro camino —aparte de la ilegalidad— para salir de la pobreza. El hambre “puede eliminar oportunidades en la vida de un niño y también oportunidades de desarrollo de una nación”, dijo alguna vez Anthony Lake, director Ejecutivo de Unicef.

Reducir significativamente la desnutrición es un propósito de Colombia y todos miembros de la ONU para 2015. El Conpes 140 de 2011 indica que la meta para este año es que la prevalencia de desnutrición crónica sea del 8%, cuando hace 25 años era del 26%. Ese Conpes enuncia también que la problemática del hambre exige “acciones estructurales que pongan fin a la inseguridad alimentaria, en coordinación con Bienestar Familiar, alcaldes y gobernadores, el sector educativo, la salud y la sociedad en general”. La sociedad en general, sí. Porque el hambre —que como cuenta el periodista Martín Caparrós afecta a 900 millones de personas en el mundo— es un crimen colectivo en el que todos, hasta los bienintencionados, somos cómplices.

Estado colombiano: tomando correctivos

El país lleva un tiempo largo intentando fortalecer los derechos de los menores. El primer paso fue adherir la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño en 1990. No obstante, pasarían 20 años antes de que se contara con un primer diagnóstico de la situación de la atención a la primera infancia.

En 2011 se creó la Comisión Intersectorial para la Atención Integral a la Primera Infancia, la cual integran la Presidencia, los ministerios de Salud, Educación y Cultura, el Departamento para la Prosperidad y el ICBF. Este grupo ha desarrollado protocolos y tomado medidas para combatir la grave problemática de la desnutrición. La Unicef señala que “los países que han demostrado voluntad y compromiso político para hacer frente a la desnutrición han tenido gran éxito a la hora de reducir la prevalencia de desnutrición crónica”, y muestra como ejemplos de esa reducción significativa a Perú, Ruanda, Etiopía, Haití y dos estados de la India: Nepal y Maharashtra.

 

75 por ciento de los niños que presentan desnutrición y reciben tratamiento pueden recuperarse, dice la ONU.

 

Al mundo no le falta comida sino corazón

¿Por qué en un mundo de 7.000 millones de habitantes, que produce alimentos para 12.000 millones, 900 millones de seres humanos mueren de hambre? Esa fue la pregunta en la que se basó el periodista argentino Martín Caparrós para salir al mundo, recorrer ocho países (Níger, Bangladesh, Sudán, Madagascar, India, Kenia, Estados Unidos y Argentina) e intentar ponerle rostro a esta gravísima problemática. La conclusión del reconocido reportero es que a este mundo no le faltan alimentos, sino corazón. “Entre ese hambre repetido, cotidiano, repetida y cotidianamente saciado que vivimos, y el hambre desesperante de quienes no pueden con él, hay un mundo de diferencias y desigualdades”, señala el autor. “El primer problema es de desigualdad en la distribución. En los países del primer mundo se tira entre el 30 y 50% de la comida”, explicó Caparrós en una entrevista con el diario El Tiempo en agosto del año pasado.

Relacionados

inserte esta nota en su página
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir
26
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Patecaucho Cibernético

Dom, 01/25/2015 - 11:53
Caparrós tiene razón «Hasta los bien intencionados somos cómplices»... claro, el estómago lleno se olvida del que lo tiene vacío.
Opinión por:

ccabezas56

Dom, 01/25/2015 - 11:37
Es increíble que la gente todavía se muera de hambre y esté desnutrida en pleno siglo XXI. Teniendo la revolución industrial científica y tecnológica en todo su apogeo; con el potencial, incluso de hacer comida artificial; con descubrimientos que asombran por su innovación, genialidad y repercusión en la sociedad; con exploración espacial en la que se aventuran a "colonizar" o descubrir nuevas formas de vida. A pesar de todo lo anteriormente expuesto, la gente padece y carece de las mínimas condiciones humanas para satisfacer sus necesidades básicas; especialmente, la comida. Parece que los que tienen el poder o gobiernan la tierra, no tienen consciencia que hacer de la tierra un lugar cómodo y común para todos, es prioritario. Pero el egoísmo intrínseco que caracteriza a la humanidad impide que los necesitados reciban lo justo. (Eclesiastés 8:9) Por fortuna, Dios intervendrá en los asuntos de la tierra y establecerá un paraíso para quienes deseen vivir allí por siempre. Salmos 37:9-11,29. Salmos 72:12-16. Para más información, visite jw.org.
Opinión por:

Ingenieroelectronico

Dom, 01/25/2015 - 09:52
Como así si este es el país de la abundancia y de los estantes llenos en los centros comerciales y aparentemente también el de las neveras vacías.
Opinión por:

shawnee

Dom, 01/25/2015 - 09:50
Es una veguenza que se ven cajas marcadas con las letras UNICEF y USA esa fue la comida que estas organizaciones recolectaron para los infantes y se ve en los pueblos para la venta, gente inescrupulosa vende estos productos.
Opinión por:

rodrigo torres jimenez

Dom, 01/25/2015 - 09:39
La restriccion en la oferta alimenticia se hace con el animo de obtener una mayor utilidad sin tener en cuenta quien podria eventualmente morir por tal razon, por esto seria conveniente estratificar tambien los consumos de alimentos, no deberia pagar lo mismo por una libra de arroz ardila lulle que un anciano indigente.
Opinión por:

rodrigo torres jimenez

Dom, 01/25/2015 - 09:36
la inversion social basica antes de las farsas de salud, educacion y seguridad democratica, es la garantia del minimo vital para todos. Porque esta es un requisito indispensable para las anteriores.
Opinión por:

PARCIDOMIO

Dom, 01/25/2015 - 09:22
SUEÑO CON EL DIA EN QUE LOS COLOMBIANOS NOS INTERESEMOS EN EL HAMBRE DE NUESTROS NIÑOS AL IGUAL QUE NOS INTERESAMOS EN LA SELECCION DE FUTBOL...Muchos colombianos se preocupan por la situación de Venezuela (bueno siguiendo la desinformación de los periódicos), desconociendo que la verdadera hambre la viven nuestros niños y ancianos. MORIR DE HAMBRE ES MUY PERO MUY DOLOROSO.
Opinión por:

Certero.33

Dom, 01/25/2015 - 09:13
La crueldad de pasar hambre en tanto el Desgobierno Central REPARTE MERMELADA A DIESTRA Y SINIESTRA entre sus ultracorruptos secuaces.
Opinión por:

blackcreek

Dom, 01/25/2015 - 09:18
Gracias a todos esos ignorantes que votaron por J. M. Santos, para el primero y segundo periodos de su gobierno, incluidos los "uribistas".
Opinión por:

lapizlasuri

Dom, 01/25/2015 - 09:11
Cuando se habla de hambre solo vienen a mi mente palabras como: políticos politiqueros, corrupción, Indiferencia, poder, injusticia, dinastías y delfines y por sobre todo IRRESPONSABILIDAD de nosotros como sociedad, al permitir el desarrollo y arraigo de los términos descritos.
Opinión por:

Joaquín Pacheco

Dom, 01/25/2015 - 08:55
Señor BLACKCREEK est{a bien que usted sea anticubano pero lea para que se entere que en Cuba a pesar del bloqueo de 50 años del imperio gingo hacia la isla, allá primero la niñez, lo poco de que dispone la isla es para su pueblo y de ahí que no exista analfabetismo, prostitución, mendigos por las calles y avenidas,, narcotráfico, falsos positivos y toda la corrupción que a nosotros nos agobia. Allá los supermercados no están llenos como aquí pero todo mundo come, pero en nuestro país los supermercados llenos pero no hay poder adquisitivo ya que las pocas fuentes de emepleo que existian las estan acabando con los tlc
Opinión por:

blackcreek

Dom, 01/25/2015 - 09:09
Por eso al final escribi, "O estoy equivocado?". Procuro viajar a Cuba en las vacaciones cada ano, a sus hermosos cayos y playas. Cuando visito sus ciudades, veo que existe pobreza pero no miseria como muchos lugares de Colombia, y eso si, mucha seguridad y tranquilidad.
Opinión por:

alex always

Dom, 01/25/2015 - 08:48
Es claro que las medidas que tiene el gobierno para mitigar el hambre y la pobreza en Colombia, es promover otras reformas, el ejemplo claro, es una nueva Reforma Pensional, que ya se está cocinando en el despacho del Min. Cárdenas. Con esto se evita que los más pobres no tengan derecho a morir de viejos sino de hambre, es muy notorio en nuestra incompetente clase dirigente dichas propuestas. Ni los niños ni los viejos, tienen derecho a la dignidad que por sus condiciones deberían ser especiales para el Estado. No olvidemos el informe, cada día mueren 3 niños por hambre en nuestro país, el mismo que aspira a estar en las grandes organizaciones capitalistas mundiales, esa es la más triste paradoja que nos pueda estar pasando.
Opinión por:

QUIRO practico

Dom, 01/25/2015 - 08:35
Pobrecitos los hijos de la india kata en la foto estan hinchaditos de solo comer carton.
Opinión por:

blackcreek

Dom, 01/25/2015 - 07:52
Si eso ocurre aqui en Colombia, donde la economia ha sido siempre boyante, se imaginan cuantos ninos mueren en Cuba y Venezuela por hambre, desnutricion o falta de asistencia medica? O sera que estoy equivocado?.
Opinión por:

usucapion

Jue, 02/19/2015 - 15:36
NO HAY UN SOLO NIÑO QUE MUERA EN CUBA DE HAMBRE NI DE ENFERMEDAD QUE SEA CURABLE, Y PARA SU DOLOR TAMPOCO EN VENEZUELA. EL PROBLEMA DEL HAMBRE SE DEBE A LA PÉSIMA DISTRIBUCIÓN DE LA RIQUEZA QUE EN COLOMBIA ES ANCESTRAL. AQUÏ ESTAMOS MUY ABASTECIDOS DE PRODUCTOS A LOS QUE NO PUEDE ACCEDER LA CLASE DE LOS OLVIDADOS.
Opinión por:

blackcreek

Dom, 01/25/2015 - 08:53
El hijodeputa y malparido Quiropractico, no tiene la culpa de que me haya malinterpretado, ya que debia haber escrito, ...economia "boyante". Gracias hijedeputa-malparido quiropractico por hecerme la correccion.
Opinión por:

QUIRO practico

Dom, 01/25/2015 - 08:34
Boyante ? jajajajajajaja boyante la leche que le escurre por ese culo malparido dique Boyante jajajajajajajajaj
Opinión por:

blackcreek

Dom, 01/25/2015 - 07:49
En la costa hay familias que solo comen carne, cuando en una corraleja un toro cornea de muerte un caballo y este a su vez, es descuartizado vivo por una turba de hambrientos borrachos.
Opinión por:

Capadoxia

Dom, 01/25/2015 - 07:44
La irresponsabilidad y l a ignorancia contribuyen a eso. ¡que gana usted siendo hombre al embarazar un a mujer sin tener como mantenerse usted, ella y para colmo uno, dos o tres bebes? para eso están los condones...pero nooooo...la hijueputa religión los condena y si no es por la religión, es por el hijueputa prejuicio de "si una mujer usa condones es una puta" "mi pipi es muy grande y me aprieta l a chuspita" hijueputas irresponsables deberían aplicar la doctrina FUJIMORI en todo el planeta: Si no tiene como mantener una familia ESTERILICESE, VASECTOMIA para los hombres y LIGADURA para las mujeres...
Opinión por:

Lukaston

Dom, 01/25/2015 - 06:31
La cifra real de niños muertos por física hambre es mucho más trágica que las cifras oficiales. Mientras a los políticos solo les intereza robar y saquear al erario público. Y a los demás colombianos nos invade la indiferencia, la insolidaridad, la ignorancia y sobre todo ese despreciable servilismo para con la clase política ladrona.
Opinión por:

Hunting

Dom, 01/25/2015 - 02:39
DEJA MUCHO Q PENSAR LA FOTO PARA UNA FAMILIA O PARA UNA COMUNIDAD TANTA AYUDA. BUENO SI SE LE PUEDE LLAMAR AYUDA A LAS CAJAS de oil enriquecido con vitaminas, trangenico. POR ESO LO REGALAN Y DICE "USA" cuando el aceite de palma africana se exporta, el mejor cafe se exporta cuando tomamos cafe de vietnam, cuando el aceite q tenemos es de paises asiaticos cuando tenemos q comprar la gasolina a la USA CON nuestro mismo pretroleo q valga la redundancia. Y soñar ser un pais rico?
Opinión por:

3142390942

Dom, 01/25/2015 - 00:17
Alguien que se llama, "Investigación" me acusa de ser cómplice de la muerte de un bebe. Explíqueme Que culpa tengo que su mama no le dio teta?, y que el padre no salió a cazar ratas.?Jajajajajaja En la naturaleza, los animales, la hembra se acuesta con el que le da de comer carne. Los Animales. Leyó bien. Jajajajajaja explíqueme ¿que culpa tengo que la mama sea culi pronta, con el más tacaño,? ¿Qué Culpa tengo que el gobierno tiene los recursos más grandes y las personas más capacitadas, pero no hizo nada..? Todo el mundo paga impuestos... ¿Qué culpa tengo yo que prefieran comprar Colbon y dejarlo podrir? Explíqueme como es que soy cómplice. Jajajajajaja Y después se preguntan porque matan periodistas. Jajajajajajajaja
Opinión por:

3142390942

Sab, 01/24/2015 - 23:15
Tengo un comentario, pero es demasiado cruel. Jajajajajajaja pero es la verdad. Jajajajajajaja
Opinión por:

QUIRO practico

Dom, 01/25/2015 - 08:37
Cruel que yo le meta la verga de un solo arrionazo sin saliva y sin un solo besito a palo seco jajajajajajajajajajajajajajajajajjajajajajajajajajajajajajaj
Opinión por:

bentarron

Dom, 01/25/2015 - 00:10
jajajaja que loca tan cruel jajajajajaja
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$423.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio