En la escena del crimen del caso Manotas

El Espectador revela los 40 hechos determinantes en la investigación y fotografías inéditas del lugar de los hechos.

David Emanuel Manotas Char./ El Espectador.
David Emanuel Manotas Char./ El Espectador.

El pasado lunes 29 de agosto una riña entre dos vecinos terminó con la muerte del comisionista de bolsa agropecuaria, Francisco José Cifuentes Ferreira, de 38 años de edad. Su agresor David Emanuel Manotas Char, un ingeniero barranquillero de 39 años que fue capturado. La Fiscalía le imputó cargos por el delito de homicidio agravado y hoy está recluido en la cárcel La Picota de Bogotá.

Han pasado dos semanas del hecho ocurrido por una petición de Cifuentes a Manotas para que le redujera el volumen de la música y la investigación avanza. Fiscalía, víctimas y allegados a Manotas Char buscan esclarecer con precisión las causas del homicidio. Se estima que a finales del año comience el juicio, entre tanto la familia de Cifuentes espera una condena ejemplar por un acto de intolerancia que terminó en tragedia.

El Espectador accedió a las imágenes de la escena del crimen y conoció 40 nuevos detalles de la investigación. (Vea: La secuencia gráfica del caso Manotas)


Legítima defensa: El imputado y sus allegados van a argumentar ante la justicia que Francisco José Cifuentes entró violentamente al apartamento de Manotas al punto que rompió la puerta y la pared. Por eso, dicen, reaccionó en ejercicio de legítima defensa y buscarán una reducción de la condena.

Video y fotografías: En poder de los investigadores hay un video y cerca de 2.000 fotografías que muestran al detalle los hechos.

Los testimonios: Algunos vecinos ya le contaron a las autoridades que, en al menos cinco ocasiones, le advirtieron a la Policía de los escándalos que propiciaban tanto Manotas como Cifuentes, pero hicieron caso omiso a sus llamados.

El antecedente: Las autoridades han establecido que las diferencias entre Manotas y Cifuentes se iniciaron a comienzos de año. La razón es que Manotas salía frecuentemente desnudo por las zonas comunes del edificio a cantar y bailar con la música a alto volumen.

Historia clínica I: Al momento de su captura Manotas pesó alrededor de 50 kilogramos.

Historia clínica II: Según los registros médicos el imputado es consumidor de drogas desde hace 19 años. Una de las primeras veces que consumió Marihuana fue en un paseo en Barranquilla.

Historia clínica III: Desde los 20 años cuando ingresó en el mundo de las drogas, Manotas ha sido internado varias veces en centros de rehabilitación de Bogotá y Barranquilla, sin embargo pese a los esfuerzos de los médicos lograban periodos de tiempo de tres o cuatro meses, pero volvía a recaer.

Drogas en el apartamento: En el apartaestudio 304 donde se presentó el homicidio se encontró marihuana, cocaína y una pipeta al parecer para consumir heroína.

La familia: La madre de Manotas es Mary Char, hermana del exsenador Fuad Char y era ella quien siempre ayudó y buscó la recuperación de su hijo. La familia Char se ha mostrado respetuosa de la justicia y en apoyo a su familiar.

Los tres hermanos: Una es una destacada médica ginecóloga, otra es una importante ejecutiva de la Organización Olímpica. El tercero es un profesional.

La víctima: Francisco José Cifuentes Ferreira, era de origen bogotano, estudio en el colegio Emilio Valenzuela y luego se graduó en la Universidad Eafit de Medellín como administrador de empresas. Aficionado al fútbol. Era el menor de la familia.

Licor en el apartaestudio: En el apartamento del sindicado de homicidio las autoridades encontraron varias botellas de Ron y Cerveza.

El apartamento de Cifuentes: Allí los investigadores encontraron botellas de aguardiente y bebidas energizantes.

Advertencia en el primer piso: Según vecinos del sector, la primera advertencia que Cifuentes le hizo a Manotas fue por el patio interior del apartamento. Allí Cifuentes se subió por una reja, golpeó la ventana y le pidió a la víctima bajar el volumen a la música.

La rodilla: En la necropsia de Cifuentes además de las cinco heridas que le dejó en su cuerpo y que posteriormente le causaron la muerte, mostró una herida en la rodilla, la razón: se lastimó cuando intentó subirse al apartamento de Manotas por el patio interior.

Un detalle en la boca: En medio del forcejeo, Manotas sacó el cuchillo y le propició una herida en la boca a Cifuentes. El hecho derivo en una fuerte hemorragia que fue factor determinante en el deceso.

La herida de Manotas: Ese mismo forcejeo derivo también en una herida en la cara del agresor. Los médicos le tuvieron que suturar con 15 puntos. Dicha herida no se notaba por su espesa barba.

Grado a gatas: La súplica de la madre de Manotas era frecuente para que este terminara sus estudios universitarios en ingeniería. El imputado le cumplió a su progenitora, pero tardó tres años en terminar los dos últimos semestres de carrera.

El apartamento: La razón por la cual el agresor terminó viviendo en el Edificio Santa Cruz de Los Molinos, es porque su madre lo rentó ya que estaba intentando un nuevo proceso de rehabilitación y en Barranquilla fue imposible.

Tratamiento reciente: El último tratamiento que recibió el procesado fue en Barranquilla, duró tres meses, pero no tuvo ningún efecto.

Semana premonitoria: Ocho días antes del homicidio Manotas había estado en cita con una sicóloga. Allí le reiteró su desazón por no poder superar su adicción.

Madre abnegada: La madre de Manotas Char es una mujer abnegada y entregada a la misión de sacar adelante a su hijo, tiene 70 años y nunca lo abandonó, incluso lo sigue visitando en su sitio de reclusión. Siempre le pagó su educación y vivienda.

Antecedente familiar: Hace unos años falleció el padre de Manotas por efectos derivados del alcoholismo.

Síndrome de abstinencia: En Medicina Legal y en el Inpec, allegados al victimario han manifestado su preocupación porque no se le suministra al imputado drogas, lo cual puede generar síndrome de abstinencia que incluso puede ocasionarle hasta la muerte en el peor de los escenarios.

Versión de Manotas: Le ha asegurado a los investigadores del caso que si bien le propinó varias cuchilladas, Cifuentes se suicidó al tirarse por la ventana.

El debate:
La defensa del imputado está reuniendo las pruebas con el propósito de debatir sobre la proporcionalidad de la agresión y por ende de la pena.

Edificio de personajes: En el edificio Santa Cruz de Los Molinos, de 32 apartamentos en cuatro pisos, viven entre otros un reconocido actor, un sacerdote, varios pensionados y profesionales.

El administrador: Varios investigadores le han solicitado al administrador del edificio que declare en el proceso. Este se ha negado al considerar que tanto a víctima como a victimario los conocía y se relacionaba y por lo tanto es complicado dar su versión. Al igual que al vigilante del edificio la noche de los hechos, será llamado a declarar por la Fiscalía.

Cambio de nombre: El procesado se llamaba originalmente Billy Manotas pero hace cerca de un año se cambió el nombre por David Emanuel. Cuando le preguntaron por la modificación argumentó que porque pensaba que era Dios.

La puerta: En los próximos días será removida del lugar original ya que la defensa argumenta que será fundamental a la hora de demostrar que el agresor inicial fue Cifuentes y no Manotas.

Perdón materno: Cuando fue llevado inicialmente a la Unidad de Reacción Inmediata, luego de su captura, lo primero que Manotas hizo fue pedirle perdón a su madre Mary Char.

La llamada: En medio de la riña con Cifuentes, Manotas tomó su teléfono celular y llamó a su mamá para que se comunicara con la policía para atender la emergencia. El teléfono está en poder de la Fiscalía.

Penalistas consultados: Aseguran que no existe la mínima posibilidad que ante un juez se argumente legítima defensa ya que las pruebas son contundentes, la principal de ellas la reprochable muerte de Gutiérrez.

Las acciones de Manotas: Los vecinos han señalado que a veces salía a la calle y se les tiraba a los carros, otras veces era agresivo con los vigilantes y hasta una aseadora comentó que intentó abusarla.

Inmobiliaria: La encargada de la administración del inmueble la empresa Inmobiliaria Aldana SAS recibió varias quejas de los residentes del edificio pero poco hizo al respecto.

La familia de la víctima: Carolina Cifuentes, prima del joven asesinado denunció que existían varias quejas de los habitantes del conjunto. Explicó que ya se le había solicitado que se fuera, el plazo venció el 30 de agosto.

Estrategia inaceptable: La familia de Francisco José Cifuentes ha expresado su preocupación porque considera que la estrategia jurídica que se está estructurando a fin de lograr beneficios para Manotas es demostrar que tiene problemas mentales.

En la cárcel: En la cárcel La Picota, Manotas tiene vigilancia especial de parte del Inpec. Sin embargo ya ha padecido varias crisis, al parecer, por la ansiedad derivada de no consumir drogas.

La acusación: El próximo 30 de noviembre vencen los términos para que la Fiscalía presente el escrito de acusación contra Manotas.

Condena: Si es condenado por un juez, Manotas pagaría entre 33 y 50 años por el delito de homicidio agravado.

Temas relacionados