Publicidad
Investigación 3 Dic 2011 - 9:00 pm

Ecos de una controvertida decisión de la Fiscalía

Guerra judicial en Las Pavas

Una historia que hoy polariza al país, pero que constituye un ejemplo de los enormes apremios para poner en marcha la Ley de Víctimas, la búsqueda de memoria y el mismo logro de la paz.

Por: Norbey Quevedo H.
  • 160Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/investigacion/guerra-judicial-pavas-articulo-314806
    http://www.elespectador.com/noticias/investigacion/guerra-judicial-pavas-articulo-314806
  • 0
insertar
En agosto de 1999, el sociólogo y periodista Alfredo Molano visitó la hacienda Las Pavas para conocer lo que estaba pasando con los campesinos. / Archivo particular

La polémica desatada a raíz de la decisión de una fiscal de Cartagena, que concluyó que no hubo desplazamiento en la hacienda Las Pavas en el sur de Bolívar y que todo fue un montaje de un grupo de campesinos y una ONG de la región, constituye una evidencia de los enormes obstáculos que enfrentan el Estado y la sociedad para resolver las secuelas que ha dejado un conflicto armado de cinco décadas, y de qué manera avances como la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras como aportes de justicia, paz y reparación afrontarán muchos más.

Como lo resaltó en su declaración el sacerdote Francisco de Roux, la decisión es apenas el comienzo de un proceso al que le falta mucha controversia judicial. No obstante, deja ver una polarización extrema entre las partes enfrentadas, con múltiples ingredientes políticos y empresariales, así como un vacío histórico en la presencia del Estado, que ahora se ve sujeto a los fallos de la justicia. Sin espacios de distensión a la vista y el cruce de acusaciones y demandas, el caso Las Pavas representa un ejemplo de cómo se libra la otra guerra, la jurídica.

El predio Las Pavas, situado en el corregimiento de Papayal, en el municipio de San Martín de Loba (Bolívar), formó parte de varias adjudicaciones entregadas en los tiempos de la reforma agraria de Lleras Restrepo, que no tuvieron continuidad en otros gobiernos. Y así como el Estado dejó pasar una vez más este ideal aplazado, a lo largo de los años permitió también que los terratenientes recobraran su pleno dominio, mientras las organizaciones ilegales iban quedándose con las mejores tierras producto de sus dineros ilícitos o la fuerza.

Es así como en 1983 apareció en la zona Jesús Emilio Escobar, y de manera legítima no sólo compró a los adjudicatarios del antiguo Incora la finca Las Pavas, sino también otros terrenos anexos y extensiones de tierra colindante. Fueron pasando los años, y de la misma manera como la extensa propiedad fue destinada a la agricultura y la ganadería, los campesinos de la región siguieron aferrados a sus cultivos de maíz, arroz, yuca o plátano. Sólo faltaba que la guerrilla o el paramilitarismo llegara a provocar el caos donde el Estado hacía falta.

Aunque el robo de ganado empezó a ser notorio desde mediados de los años 90, lo claro es que a partir de 1997 Las Pavas empezó a convertirse en un terreno sin uso, aunque su propietario sostiene que nunca perdió su dominio. Sin embargo, los campesinos comenzaron a asentarse en estas tierras con sus cultivos agrícolas, y para consolidar su modelo de trabajo asociado, se agruparon en la Asociación de Campesinos de Buenos Aires (Asocab), llamada así porque procedían de la vereda del mismo nombre, a orillas del río Magdalena.

Fueron años difíciles. La guerra pasó por el corregimiento de Papayal dejando estragos. Como lo resaltó esta semana el asesor regional del Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio, José Augusto Páez, “los grupos armados ilegales quemaron caseríos enteros. No lo leímos en informes, sino que lo vivimos cuando hicimos trabajo comunitario en la zona”. La Fiscalía dice que no hubo desplazados. Acción Social dijo que sí y años después admitió que los campesinos de la región fueron víctimas del desplazamiento forzado.

Lo cierto es que en 2003 los campesinos retornaron a Las Pavas, y ante el creciente rumor de que la extensa propiedad iba a ser producto de un millonario negocio, tres años después, al amparo de la Ley 160 de 1994, solicitaron al Incoder la declaratoria de extinción de dominio de la hacienda por inexplotación económica. Ese mismo año, durante una inspección ocular, el organismo oficial constató que desde seis años atrás 116 campesinos estaban cultivando esas tierras. Por eso accedió a iniciar el trámite requerido por los agremiados.

Entonces reapareció el propietario con personal armado, recobró el predio y un año después lo vendió por $1.000 millones a dos sociedades dedicadas a la producción de palma africana. En la Notaría Novena de Barranquilla, según la Escritura número 619 del 10 de marzo de 2007, quedó formalizada la venta de 1.717 hectáreas de los predios Si Dios Quiere, El Recreo, Peñaloza, Estrella de Belén y Las Pavas a las empresas Aportes San Isidro S. A., de propiedad de José Macías, y C. I. Tequendama S. A., del grupo industrial Daabón.

Desde ese mismo momento la pelea por Las Pavas se puso al rojo vivo. Al tiempo que el Incoder expidió resolución de apertura de extinción de dominio del predio, las comunidades retomaron la ocupación. Los nuevos dueños apelaron a la acción policiva a través de la figura del “amparo de la posesión”, y la Asociación de Campesinos de Buenos Aires respondió con una tutela reclamando su derecho a la vida, la igualdad ante la ley, el trabajo y el libre desarrollo de la personalidad. El asunto terminó saldándose con victorias de cada lado.

El 14 de julio de 2009, en cumplimiento de la orden de un juzgado de Mompox, un inspector de Policía desalojó a los campesinos de Las Pavas. Diez meses después la Corte Constitucional ordenó al Incoder reiniciar el proceso de extinción de dominio sobre el predio. En esta especie de empate técnico judicial sólo faltaba que llegara la Fiscalía. Lo hizo para corresponder a una denuncia por supuestas irregularidades en el desalojo. Pero mientras el ente investigador indagaba, las partes se movían.

Como quiera que la problemática de Las Pavas trascendió las fronteras y la organización no gubernamental de origen británico Christian Aid emprendió una campaña internacional en favor de los campesinos y en contra del grupo Daabón, compañía proveedora de la multinacional The Body Shop, el dilema derivó en la conformación de una comisión independiente para aportar soluciones. Su informe no aportó conclusiones sobre la legalidad de la posesión de la tierra, pero sí reflexiones importantes sobre la forma de resolver el asunto.

Integrada por los especialistas Ricardo Vargas, June Marie Mow, Mario Pérez y Ángela Rivas, la comisión independiente admitió que el fondo de la disputa era una pelea entre la producción de minifundios y el cultivo de palma; que la polarización había agudizado el conflicto invisibilizando la ausencia recurrente del Estado a través de los años, y que en una pelea tan desigual entre los campesinos y los empresarios, la única fórmula viable era buscar espacios de distensión para buscar acuerdos, en vez de persistir en la confrontación pública.

Al margen de las recomendaciones de la comisión independiente, los efectos de la pugna no se hicieron esperar. Para proteger su marca, los directivos de The Body Shop terminaron su contrato con el grupo Daabón, y éste a su vez optó por vender su parte en Las Pavas al segundo propietario. Entre tanto, la investigación de la Fiscalía siguió su curso y el pasado 11 de noviembre aportó el diagnóstico que hoy tiene dividido al país entre quienes creen que se afectó el derecho de las víctimas y los que piensan que se desenmascaró a las ONG.

La fiscal de Cartagena Myriam Martínez concluyó que nunca hubo desplazamiento forzado en Las Pavas y en cambio se fraguó un alto montaje entre campesinos y ONG, por lo cual dispuso que se investigue un presunto fraude procesal. La fiscal general, Viviane Morales, respaldó la decisión y agregó que varias entidades oficiales fueron engañadas. En contraste, el padre Francisco de Roux alertó sobre el error de desvirtuar la legitimidad de las demandas de las víctimas. Una visión opuesta sobre un dilema eternamente aplazado.

El de la posesión de las tierras en un país con desiguales niveles de acceso a las mismas. Con un agravante que sigue gravitando alrededor del país: la existencia de un conflicto armado sin solución a la vista, que además del ruido de los fusiles, la perversión del narcotráfico, el antagonismo político o la mirada internacional de soslayo a la crisis humanitaria, también se libra en los estrados judiciales, donde la guerra protagoniza en las acusaciones cruzadas, mientras la sociedad sigue debatiéndose entre la ausencia de verdad y la intolerancia.

Una retractación determinante

El origen de la polémica en Las Pavas tiene nombre propio: Pedro Moreno Redondo. Inicialmente, en marzo de 2009 ante la Personería de El Peñón, y en representación de 130 familias, denunció el desplazamiento masivo de la comunidad de Buenos Aires. Directamente culpó a las autodefensas en su objetivo de sembrar palma.

El pasado 15 de junio, Moreno volvió a El Peñón, esta vez a su notaría única, pero para declarar que la denuncia del desplazamiento en Las Pavas fue una farsa y que incurrió en falso testimonio. Moreno añadió que la única manera de presionar al Estado para acceder a las tierras era declarándose desplazado. Su testimonio está en el ojo del huracán.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 50
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

50
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

PARCERILLO

Sab, 12/10/2011 - 15:19
mucho CAMPESINO MAL VENDIO sus tierras y se fueron a jugar billar a los pueblos y mamando ron y ahora estan viendo el papayaso con la ayuda de unas ONGS que de lo unico que vivenj es dela plata del porsentaje que les toca!!! las platas que prestaron en las cajas agrarias se las bebieron y con hijos por todos lados y ahora se las tiran de victimas!!!!
Opinión por:

baffles

Mie, 01/04/2012 - 11:11
tienes razon estos alumnos de las narcoguerrillas estan especializados en joder al estado, pues es un buen negocio en el que estan estos araganes.
Opinión por:

elcensuradorpuntocom

Sab, 12/10/2011 - 22:46
Claro que" traquetillo" tiene que dar su versión.
Opinión por:

elcensuradorpuntocom

Jue, 12/08/2011 - 22:01
Capítulo IX, el astuto hardwarero, apela a una estigmatización provechosa, insertada en la cultura colombiana, que no es ni mucho menos un criterio objetivo, para hablar de “buenos y malos”: los “malos, en esta nueva perspectiva, son los que “maman ron”, es decir, quienes no cooperan lealmente, los que “esperan q que les regalen todo”; fórmulas que han ido afianzándose gracias a una cultura que termina beneficiando a los más pudientes por medio del poder político, como es el caso AIS, disque porque son ellos los que generan trabajo (creencia compartida por los representantes de la izquierda como el señor digo-all, y su compañero falso positivo), cosa para nada verdadera sin más, sin contrastes. Y supongo que dice todo esto, para que el “terrateniente bueno”, (que entonces, sería el hombre con la ética capitalista verdadera, el hombre trabajador y leal –lo que no es una verdad autoevidente ni mucho menos-), deje de tener relación con el paramilitarismo. Nadie dice que de pronto no sea así, pero denigrando de otro actor social legítimo, no hace más que confirmar la desconfianza de la versión terrateniente. (Eso mismo pasa con el caso del general Uscátegui).
Opinión por:

HARWARDERO

Jue, 12/08/2011 - 09:54
Capitulo VIII.- "Los Malos Buenos".- Vender las tierras que habian recibido del Incora en adjudicación, para evitar que la CAJA AGRARIA se las rematara, y gastarse la poca platica MAMANDO RON, para convertirse en "trabajadores" del nuevo propietario Jesus Emilio, y luego, cuando este sale huyendo de los paracos, aprovecharse de esas tierras para "retomar lo que ya habian vendido", convierte a los campesinos en "Los Malos Buenos" del Paseo.
Opinión por:

HARWARDERO

Jue, 12/08/2011 - 09:51
Capítulo VII.- "El bueno Malo".- Antes de vender "voluntariamente" sus tierras, JESUS EMILIO, las dejó abandonadas durante algun tiempo, transcurrido el cual se las vendió a "ciertas sociedades". Para entregarlas a sus compradores se acudió al Inspector de Policia, el cual desalojó legalmente a los ocupantes para hacer la entrega del tradente a las sociedades adquirentes. Esto convierte a JESUS EMILIO en "el bueno malo del paseo".
Opinión por:

HARWARDERO

Jue, 12/08/2011 - 09:45
Capitulo V.- "Los terratenientes Buenos".- Jesus Emilio y otros que en EL PAPAYAL aprovecharon la angustia de los campesinos embargados por Caja Agraria para liberarlos del remate comprándoles las tierras, en la medida en que le daban trabajo a las familias campesinas, califican como "terratenientes buenos". El problema surge cuando esos "terratenientes buenos" empiezan a ser acosados por los paracos con la inquietante pregunta: "Me vende esas tierras, o prefiere que lo haga su viuda"?- Termina vendiendo "voluntariamente".
Opinión por:

HARWARDERO

Jue, 12/08/2011 - 09:09
Capitulo IV.- Vease Capitulo II . La diferencia es que los deudores de la Caja Agraria ya no eran los campesinos adjudicarios iniciales, sino pequeños empresarios agricolas de la region acorralados por embargos. Se ven obligados a venderle al mejor postor. y el mejor postor resultó ser JESUS EMILIO ESCOBAR 1983 -Gobierno de Belisario-. Este JESUS EMILIO, dejemos quieto el ESCOBAR, pacientemente como persona natural, compró LEGITIMAMENTE, uno a uno, cada predio que la CAJA AGRARIA se disponia a rematar.
Opinión por:

HARWARDERO

Jue, 12/08/2011 - 08:58
Capítulo III.- La Culpa la tuvo OLD PARR.- Embargada cada parcelita por la Caja Agraria el campesino encuentra a algun vecino que se la compra, pero el precio es para pagar el embargo de la Caja Agraria. Le quedan unos pocos pesitos que no le alcanzan para nada. Desilusionado dedica esos pesitos a MAMAR RON. Pero como el OLD PAR de contrabando es mas barato que el ron, lo dedica a mamar Old Par , mientras la familia se se desintegra: Unos hijos e hijas se quedan en la zona como asalariados, otros se van pa Cartagena, pero no de turistas, sino a rebuscarse "en lo que sea", expresión de contenido amplio.
Opinión por:

HARWARDERO

Jue, 12/08/2011 - 08:52
Capítulo II.- La culpa la tuvo la Caja Agraria.- Esta entidad le hizo préstamos a los propietarios de pequeñas parcelas para que cultivaran. Los cultivos sin asistencia técnica y sin mercados, no produjeron lo necesario para pagarle a la Caja Agraria y ésta embargó los premios para REMATARLOS por falta de pago de la deuda.
Opinión por:

HARWARDERO

Jue, 12/08/2011 - 08:49
Capítulo I.- La culpa la tuvo CARLOS LLERAS RESTREPO cuando por intermedio del INCORA adjudicó la pequeña Parcela LAS PAVAS, al igual que otras de EL PAPAYAL, Municipio de San Martin de Loba. Cada pequeña parcela se la adjudicó no a "familias, en plural", sino a adjudicatarios en singular. Les adjudicó pequeñas parcelas pero no les suministró asistencia tecnica,financiación alguna, ni les hizo seguimiento para asegurarse de que cada parcela fuese debidamente APROVECHADA por el adjudicatario y su familia.
Opinión por:

alfonsanta

Jue, 12/08/2011 - 08:41
Todo este tejemaneje en las Pavas no es mas que otra de las tanta s persecusiones sistemáticas que en Colombia los terratenientes en complicidad con las autoridades desatan contra la clase campesina para arrebatarles sus tierras. Es bastante sospechosa la actuación dela fiscal Martinez ,y no es la primera vez que fiscales distorsionan el curso de investigaciones en contra de los perjudicados para favorecer a la parte demandada.Muy reciente está el asunto del fiscasl Pabón favorecedor de los delincuentes Nule.Si se quiere tener éxito en la aplicación de la ley de víctimas se debe tener mucho cuidado para casos como el que nos ocupa pues es una clara demostración sobre cuales serán las tácticas dela ultraderecha terrateniente para impedir la restitución de tierras a los despojados. MANO NEGR
Opinión por:

PARCERILLO

Sab, 12/10/2011 - 15:22
TERRATENIENTES???? jajajajaja palabras de un chavestia, llaman terrateniente a un campesino que ahorro y compro lo qie los campesinos vagos y flojos mal vendieron y ahora encuentran una puerta para darselas de victimas, claro ya se bebieron la plata y hay esta la PAPAYA
Opinión por:

POLLO DEMOCRATICO

Jue, 12/08/2011 - 03:27
AHY ESTAN PINTADAS LAS RATAS MAMERTAS QUE QUIEREN VIVIR A COSTILLAS DE PAPA ESTADO!!!!!!
Opinión por:

Luznegra

Mar, 12/06/2011 - 20:18
Está muy chospechosa la actuación de la fiscal, empezar de cero significa que el proceso no reflejará la magnitud del problema, me imagino que varios de los implicados ya no existen o simplemente no se encuantran en el lugar, así como varios de ellos trabajan para los empresarios que los desplazó, significa que el material probatorio perderá mucho valor en el juicio. Me pregunto la fiscal a quien beneficia?
Opinión por:

La Paz y la Justicia

Mar, 12/06/2011 - 12:02
Señor Presidente Dr. Juan Manuel Santos, de la Republica de Colombia........Con todo el respeto, le solicito se considere la gestion por parte del Gobierno Nacional, ..........de la siguiente Reforma normativa Agraria, en la cual las tierras del Estado incluyendo las que pasen a ser propiedad del Estado por procesos juridicos: remates, etc o por considerar que no cumplen eficientemente su funcion social ..................y las cuales pueden ser destinadas la produccion de productos Agricolas y/o Ganado (Bovino, psicultura, etc.), sean entregadas en Comodato a Termino Indefinido a los Señores Campesinos o a Asociaciones de estos y en las cuales tambien pudan participar los Señores Empresarios del Sector Agropecuario del Pais...........Las cuales contarian con el apoyo del Gobierno Nacional
Opinión por:

La Paz y la Justicia

Mar, 12/06/2011 - 12:05
a traves de sus instituciones orientadas a apoyar el Sector Agropecuario del Pais (Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, SENA, CORPOICA, etc.) y bajo la supervicion del Estado..............Muchas gracias, por la atencion prestada a esta.
Opinión por:

raefamo

Dom, 12/04/2011 - 22:04
Y como este caso se caerán 100 mas que fueron orquestados por el SEÑOR OSCURO y su séquito de ABOGADOS CORRUPTOS y marrulleros, que haciendose para por Defensores de los DD.HH han venido desangrando y ENCOCHINANDO al estado colombiano. Definitivamente estos sujetos meten MUCHO TERROR.
Opinión por:

MARZUPIAL

Dom, 12/04/2011 - 20:43
LA FERIA DE LAS TIERRAS!!!!!!!!!!!!!!UNA CLOÁCA DE TÓMBOLA ENTRE LAS ENTIDADES DEL ESTADO, EL SECTOR AGRO TAMBIÉN ESTA CAGAAOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!!
Opinión por:

REYESAN

Dom, 12/04/2011 - 20:35
Lo de las pavas es el Comienzo de una serie de irreegularidades que adiario vanj a seguir apareciendo a Proposito de la Ley de Victimas.. Y ojo que sólo voy amenmcionar un sector del catatumbo donde las Guerrillas al amparo de la Ley van a Legalizar grandes fincas o en su efecto van aparecer supuestos dueños (Testaferros de la Guerrilla) amenazados por la misma guerrilla y se presentan como Victimas para que el estado se las pague a precio de Oro Este es un Negocio del que se va lucrar mucho laa Guerrilla, Ojo estado con fincas u8bicadas en Las Veredas San Martin, buenos Aires, La Paz, La Union, Puerto catatumbo, filo Gringo etc del Municipio del Tarra. Norte de samtander
Opinión por:

alfonsanta

Jue, 12/08/2011 - 08:56
Ya salieron los ultraderechistas ultrauribeños a meter la chucharada en contra de la clase campesina víctima secular de terratenientes y bandidos en complicidad de autoridades de todos los pelambres inductores de asesinatos contra defensores de derechos humanos. El gobierno está obligado a proteger con la máxima eficiencia a quienes se encarguen de la ejecucvión de la ley de víctimas y a sus beneficiarios.En cuanto a los defensores de derechos humanos ya están notificados por los esbirros que mediante unas migajas los amenazan desde estos foros.
Opinión por:

elcensuradorpuntocom

Mar, 12/06/2011 - 20:28
Bien par de paracos, no se vayana dejar quitar lo que han robado.
Opinión por:

raefamo

Dom, 12/04/2011 - 22:08
Muy de acuerdo. Por favor siga ilustrando mas casos para que la gente no coma entero con estos PSEUDODEFENSORES de los DD.HH. Recuerde que en Colombia el TERROR se disfraza de ABOGADILLOS CORRUPTILLOS.
Opinión por:

mayoriaspensantes

Dom, 12/04/2011 - 20:21
Que casualidad que el campesino que se retractó, Pedro Moreno Redondo, ahora trabaja para los dueños de cultivos de palma y recibió un lote de tierra, auxilios educativos y de salud y se retiró de la Asociación que lucha por la tierra. ¿Cuánto más recibiría?
Opinión por:

SÌCLISTA

Dom, 12/04/2011 - 19:39
SANTOSdelosfalsospositivos & SUS SECUCES SIGUEN PRIVILEGIANDO & PROTEGIENDO A LOS VICTIMARIOS Y A LAS VÌCTIMAS SOLO VERBO...TRAMPARENTES ARRODILLADOS PITIYANKIS
Opinión por:

Pensador de pensamientos

Dom, 12/04/2011 - 18:02
Hay que desprestigiar a los campesinos y a sus defensores para que los grandes palmicultores se puedan robar legalmente las tierras. Quienes alguna vez trabajamos en ese sector sabemos que es verdad, que los campesinos y los indígenas (sí, por alli aún hay indígenas) fueron sacados por las armas de los paras y narcos (los mismos) algunas veces con la ayuda de ejército y policía.
Opinión por:

Luznegra

Dom, 12/04/2011 - 17:26
Ala fiscal Mirían Martínez y a todos los campesinos que se detractaron y ahora son empleados de los empresarios palmicultores deben investigarlos y meterlos presos.
Opinión por:

Luznegra

Dom, 12/04/2011 - 17:23
No entiendo porqué a los empresarios promotores y cómplices del paramilitarismo no les pasa nada en Colombia, para ellos no hay justicia, todos siguen haciendo negocios y enriqueciendose con la sangre del pueblo.
Opinión por:

nomasparapolitica

Dom, 12/04/2011 - 14:57
EL MALPARIDO SE VENDIO A LOS PALMICULTORES Y TRAICIONO A LOS DEMAS CAMPESINOS, Q CULTURA TAN HP LA DE LOS COLOMBIANOS , LA PLATA MANDA, POR LA PLATA BAILA EL PERRO.
Opinión por:

andrewpant

Dom, 12/04/2011 - 12:03
Mucho mejor la investigación de la Silla Vacía sobre Pavas www.lasillavacia.com/historia/las-pavas-29974
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio